Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1981.3 El evangelio para la mayoría
formats

El evangelio para la mayoría

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1981.3

Por Esperanza de Brooke

 

Espanto me causó la noticia en el periódico de que dos terceras partes de la población de Latinoamérica tiene menos de 18 años de edad. Solamente una tercera parte de la población trabaja, según este informe, para alimentar y sostener a la mayoría.

La mayoría. ¿Quiere usted alcanzar la mayoría de su país para Cristo? Trabaje, pues, con los niños porque esa mayoría está compuesta principalmente de niños. La salvación de un niño trae la posibilidad de toda una vida dedicada a Cristo. El porvenir de su país será diferente si ahora se alcanzan los niños con la verdad del evangelio y el amor de Dios.

Muchos creen que trabajar con niños no es de gran ventaja porque ellos “no pegan” en el evangelio, según su opinión. El niño, como también el adulto, necesita cultivo espiritual. Los niños son más sinceros y fáciles de ganar para Cristo, pero necesitan alimento y cuidado espiritual mientras llegan a la madurez física.

El hecho de que un niño acompañe a sus padres a la iglesia, no le asegura la salvación. Los niños necesitan una experiencia íntima y personal con Cristo. ¿Qué parte del ministerio de su iglesia se está dedicando a ganar la mayoría? ¿Qué provecho tiene la iglesia, si lleva el evangelio por todo el mundo, y pierde el alma de sus propios hijos?

La mayor parte del ministerio de la iglesia de hoy en América Latina está dedicado a los adultos y jóvenes. ¿Por qué? Esto demuestra falta de conciencia, visión y adiestramiento en técnicas eficaces para alcanzar a la niñez.

Nuestros Institutos Bíblicos deben formar obreros dedicados a la niñez, como evangelistas de niños, directores de Escuelas Bíblicas de Vacaciones, y organizadores de campamentos para niños Los institutos podrán lograr este ideal por medio de estudios y actividades que despierten la visión y los adiestren para alcanzar esta mayoría.

La iglesia nacional debe organizarse, preparar obreros, y coordinar varias clases de actividades con el fin de alcanzar, nutrir espiritualmente y conservar a esa mayoría, logrando así alcanzar a Latinoamérica para Cristo.

Que no seamos culpables de tener la misma actitud de los discípulos de Jesús que se molestaron porque los niños venían al Señor. El Maestro se indignó al ver que su gente tenía semejante espíritu. ¿Cómo reaccionaría al ver nuestra propia actitud para con los niños, que nos rodean?

Esperanza de Brooke


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


tres + 6 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>