Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1981.4 El éxito de no tener éxito
formats

El éxito de no tener éxito

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1981.4

Por Floyd Woodworth

 

El hombre de la calle nunca aclamaría al novio de la virgen María como una persona que obtuvo gran éxito. Fue un hombre de “rígidos principios” según Mateo 1:19, (Biblia Viviente) pero nunca llegó a ser aclamado por las multitudes, nunca alcanzó riquezas, nunca gobernó un pueblo. Más bien su vida era una serie de frustraciones y desilusiones.

Consideremos por ejemplo su casamiento. Para el judío, el día de su boda era uno de los momentos más memorables de la vida. Soñaba con el día. Sabía que se le trataría como a un rey. Anticipaba el júbilo que experimentarían todos los invitados. Pero José no llegó a disfrutar tal delicia al comenzar su vida matrimonial con María.

Posiblemente pensaría que como se le anunció que el hijo de María sería un gran caudillo de Israel que irían a vivir en un palacio en Jerusalén. Pero nunca llegó a tal cosa.

Pensaría también que con el nacimiento del niño podría ver un despliegue espectacular de la majestad y gloria de Jehová de los Ejércitos. Algunos pastores presenciaron un vislumbre del cielo, pero José nada presencio.

Otros pueden viajar para disfrutar sus vacaciones, para visitar a familiares, para conocer lugares diferentes, para cambiar de ambiente. José si viajó en varias ocasiones, pero siempre con apuros y problemas. Tuvo que salir huyendo de Belén de noche. En semejantes circunstancias muchos empezarían a autoconmiserarse. ¿Qué hizo José? Aceptó la responsabilidad por un pequeño que daba poca evidencia de ser omnipotente, pues lloraba en los brazos de una mujer. De estar en la situación de José, hubiera yo preguntado a Dios que por qué no resolvía sus propios problemas sin inmiscuirme a mí. Pero él se marcho a Egipto de la mejor manera que pudo en obediencia a una orden.

Y luego otro viaje. Más problemas. Otra vez la necesidad de establecerse lo más pronto posible para comenzar a trabajar. La eterna necesidad de cuidar de la familia lo empujaba.

¡Qué éxito el de este hombre! Fue fiel. Obedeció. Cumplió con su misión. ¡Qué deseos tengo de verlo en el cielo para darle un abrazo y agradecerle el haberme sido una inspiración tan grande!

f.w.w.

CONOZCA desea a todos sus distinguidos lectores unas felices pascuas y un año de 1982 repleto de las bendiciones de Aquel que estuvo con José.

Floyd Woodworth W.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


6 + = catorce

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>