Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1967.El Instituto No.17 Preparación del ministerio por el sistema de extensión
formats

Preparación del ministerio por el sistema de extensión

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1967.El Instituto No.17

Por Dr. Raúl Winter

 

Nota de la redacción: El doctor Raúl Winter es misionero presbiteriano en Guatemala y enseña en Fuller Theological Seminary en Pasadena, California. La siguiente condensación describe un sistema que ha dado tan buenos resultados que se está adoptando en otros países.

 

EL FENOMENO DEL LIDERATO LOCAL

El movimiento de la Iglesia se aumenta y produce su propio liderato, formado por hombres que en muchos casos no han recibido la preparación tradicional para el ministerio pero evidentemente poseen dones de liderato dotados y desarrollados por el Espíritu de Dios.

 

LAS DIFICULTADES PARA PREPARAR A TALES HOMBRES

Hay muchas y buenas razones por qué estos líderes locales no se presentan con presteza para asistir a los programas de estudio de residencia. Estos hombres tienen familia y empleo local. Los recursos no alcanzan para dar el subsidio necesario al estudiante que tiene una familia que sostener. Además, tradicionalmente se han cifrado las esperanzas en los hombres jóvenes para ser formados y preparados mejor para el liderato pastoral.

Si el problema se estudia sin ideas preconcebidas, se hace evidente que la mejor manera de preparar a los líderes locales es llevar el programa de entrenamiento a ellos. Si los arrancamos de su situación cultural local, afrontamos no solamente los problemas económicos sino los que se presentan al barajar las subculturas de un país. Podemos dislocar a más personas de lo que podemos preparar adecuadamente para realizar un trabajo efectivo.

Aun en el entrenamiento tradicional de jóvenes en un área determinada, después de estudiar por algunos años en la ciudad, muchos de ellos no están dispuestos a regresar a sus campos y a las condiciones menos agradables que las que han encontrado en la ciudad. Por otra parte, las congregaciones en el campo a veces no desean aceptarlos como sus pastores y no están dispuestas a seguirlos.

Hemos llegado a la conclusión de que el método de extensión es la única manera adecuada de preparar obreros para el trabajo que tenemos delante en muchas áreas del mundo hoy.

 

EL EXPERIMENTO GUATEMALTECO COMO PUNTO DE PARTIDA

Se ha manifestado mucho interés en un experimento de extensión realizado por los presbiterianos en la parte occidental de Guatemala y por los Amigos (de California) más recientemente en la parte oriental del mismo país. Durante los últimos tres años la matricula del seminario presbiteriano ha aumentado desde 10 hasta 140. Y el instituto bíblico Berea, de los Amigos, tiene quince centros regionales con más de 100 alumnos en total. El programa de extensión ha eclipsado totalmente el programa local.

No se sugiere que simplemente reproduzcamos en otro país lo que se está haciendo en Guatemala, pero las lecciones aprendidas allí arrojan luz sobre este tema. La historia del experimento presbiteriano salió el año pasado en la revista Visión Mundial bajo el titulo:”Este seminario va al estudiante.”

Se trata de un instituto bíblico tradicional que llegó a desilusionarse, tanto por la calidad como por la cantidad de los hombres que salían de sus aulas. Situado en la ciudad, resolvió mudarse fuera de ella. Quizás así los estudiantes estarían más dispuestos a regresar a sus campos y las congregaciones les darían mejor acogida. Así también evitarían el problema de estudiantes que venían al instituto sólo por trasladarse a la ciudad.

Se localizó en una zona rural céntrica para la obra en Guatemala, pero esto no fue la solución aún para el problema. Los líderes locales a quienes deseaban alcanzar lo hallaban tan imposible asistir a un seminario a veinticinco kilómetros de su casa como lo era para estar en un seminario a unos 250 kil6metros de distancia. No podían abandonar a sus familias, terrenos y empleos para trasladarse al seminario.

El seminario, pues, dio un segundo paso hacia el estudiante, creando un sistema de extensión,que consistía en diez centros regionales, donde cualquiera que tuviera verdaderos deseos de estudiar podría reunirse una vez por semana para una sesión de tres horas. El seminario pagarla los gastos de viaje, pero el alumno comprarla sus propios libros y pagaría la suma de $2.00 (dólares) por el curso. También todos los alumnos irían al seminario mismo una vez al mes para dos días de clases concentrados.  Así se podría:

 

1. unificar al cuerpo estudiantil

2. ayudar a los alumnos a sentir que eran una parte del seminario

3. administrar los exámenes

4. inspirar a los alumnos por el contacto con los maestros y con otros alumnos en las discusiones de mesa redonda

5. celebrar clases especiales, tales como música coral e inglés que eran difíciles de enseñar en los centros regionales

Aunque algunos estudiantes tengan que viajar tres o cuatro horas semanalmente para llegar a su centro regional, 140 hombres pudieron participar en este programa.

Estudiaban en casa y se reunían con el profesor del seminario en su centro regional para verificar su trabajo.

El programa del seminario para estudiantes residentes era de tres anos. No era de esperarse que los alumnos en el plan de extensión terminaran el mismo curso en tres anos con sólo tres horas de clases semanales y los dos días al mes en el seminario. Sin embargo, al final del cuarto ano dos o tres estudiantes terminaron el curso completo, habiendo recibido por lo general más altas calificaciones sobre las mismas materias que los estudiantes residentes. así disiparon para siempre las dudas que algunas personas tenían sobre la posibilidad de que hubiera estudio serio bajo ese sistema.

Una ventaja inesperada que se ha destacado en este sistema es que se adapta fácilmente a diferentes niveles académicos. Algunas de las sesiones se celebraban entre el pueblo indígena, otras en areas rurales de los ladinos, mientras otras en la ciudad capital se daban entre un grupo de graduados universitarios. Aparecieron cuatro niveles y se acomodaron los cursos para acomodarlos. En algunos casos todos los alumnos empleaban el mismo libro de texto, pero los más adelantados tenían que suplementarlo con estudios adicionales. En otros casos se usaban distintos libros para el mismo curso, según el nivel académico de los estudiantes. De estas dos maneras se pudo vencer el problema tradicional del seminario que une en la misma clase a hombres de antecedentes sociales y educativos tan diferentes.

Se evitó asiduamente el use del término “escuela por correspondencia,” pues ninguna lección se envía por correspondencia; todo contacto es personal.

Uno de los mayores beneficios del sistema de extensión es que le ha proporcionado al seminario la manera de alcanzar a estudiantes de calidad superior. El verdadero líder local tenia dones de liderato ya probados en la iglesia local. Muchos de estos hombres se han demostrado ser excepcionalmente inteligentes y dedicados.

 

EL PROGRAMA PRE-TEOLOGICO POR EXTENSION

El experimento en Guatemala puso en relieve la necesidad que muchos de los alumnos tenían de una educación general preliminar para poder aprovechar los estudios serios en el nivel teológico. Como resultado, se ha desarrollado en Guatemala un programa que podemos llamar PRE-teológico.

Esto no se basa en la posición teol6gica ni de los presbiterianos ni de los amigos, sino se ha diseñado precisamente para preparar a los alumnos para estudiar en cualquier de los dos proyectos.

Este curso consiste en el estudio de cinco libros de texto de trabajos básicos. Cada uno contiene unas 130 páginas. Juntos cubren las materias de la educación primaria de acuerdo con el plan de estudios prescrito por el gobierno. Estos libros llevan sistemáticamente al alumno a través de 700 páginas de lectura con las preguntas correspondientes. Después de terminar esta serie de estudios, la persona esta realmente capacitada para sacar mayor provecho de los cursos que se le ofrecen en el programa del seminario.

En muchos casos, por lo menos en Guatemala, el alumno puede conseguir así un diploma de primaria. Queda para verse si esto es cierto en otros países. Sin embargo, el diploma no es el propósito principal de los estudios.

En Guatemala unos 1.000 estudiantes están matriculados ahora en este programa pre-teológico, que no se limita a los que están preparándose para ingresar en el seminario. Los textos se están imprimiendo por tercera vez con ediciones de 1.500.

Es importante notar que diez iglesias distintas, misiones y agencias cristianas, están cooperando en este proyecto pre-teol6gico. Muchas personas en los varios grupos colaboraron en escribir los libros.

En resumen, este programa pre-teológico no es en si la clase de preparación bíblica y pastoral con la cual estamos mas preocupados, pero proporciona la prepara-ción preliminar esencial para muchos hombres, y demuestra que muchas misiones a iglesias pueden colaborar si están dispuestos a hacerlo. Ha sido una experiencia muy provechosa para los evangélicos de diferentes denominaciones trabajar juntos para resolver un problema común.

Editor


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


5 − cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>