Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2003.1 Amós, el pastor profeta
formats

Amós, el pastor profeta

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2003.1

Por Maximiliano Gallardo P.

Durante los días en que el pastor Amós vivió, ya hacía mucho tiempo que el reino de Israel se había desvinculado no sólo de la unidad política con Judá sino también del culto verdadero.  El rey Jeroboam I (931 a.C.) había cambiado la religión mosaica para reemplazarla con la adoración idolátrica de unos becerros de oro en santuarios establecidos en los límites norte y sur del reino.

 

El alejamiento de Dios eventualmente trajo como consecuencia la formación de una nación marcada por asesinatos políticos, conspiraciones, idolatría y apostasía.  Por otro lado, el reino de Israel prosperó económicamente en algunos períodos y este era el caso cuando Amós, el pastor, fue llamado por Dios “de detrás del ganado” (7:15) para denunciar el pecado de Israel y proclamar el juicio de Dios.

 

El gran mérito de Amós es haber obedecido a Dios y dejar por un tiempo su apacible vida pastoril en Judá para anunciar un mensaje de juicio en las ciudades de Israel, especialmente en el centro idolátrico de Bet-el (7:13).  La maldad en Israel era evidente, pero otra cosa era levantarse para confrontar al pueblo y sus gobernantes a dejar sus caminos perversos y volverse a Dios.  Amós no trepidó en cumplir el llamado de Dios aunque no había crecido dentro de una compañía de profetas.

 

A pesar de su trasfondo rural, Amós se muestra como un gran comunicador. Usando un estilo directo y concreto, así como abundancia de lenguaje figurado, el pastor logra llamar la atención, al punto que el rey Jeroboam II es informado sobre las actividades del profeta y su mensaje (6:10-11).

 

Amós no ha perdido su vigencia, los males religiosos, sociales y políticos que él denunció siguen estando presente en nuestros días.  Su profecía sigue siendo un recordatorio sobre la justicia de Dios y su dominio y poder sobre las naciones. Amós también nos recuerda la importancia de reconocer lo que no está bien entre el pueblo de Dios y exhortar a sus hijos a volverse a su Hacedor y vivir como a El le agrada.

Maximiliano Gallardo P.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


siete × = 21

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>