Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1961.El Instituto No.2 Plática con el maestro
formats

Plática con el maestro

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1961.El Instituto No.2

Por Luisa Jeter de Walker

 

Ninguna escuela es mejor que sus maestros. Un buen maestro siempre quiere superarse. ¿Ha mejorado Ud. la presentación de sus asignaturas en este año? ¿Qué libros ha leído últimamente sobre el arte de enseñar? ¿Tienen en su biblioteca algunos de los libros de texto sobre la pedagogía que se emplean en las escuelas normales de su país?

El hacer planes detallados para sus asignaturas durante las vacaciones contribuye a mejor enseñanza y días más tranquilos durante el curso. Empiece con los objetivos; escriba lo que espera realizar por medio de esta asignatura. Le ayudara en esto el informe del CEIBAL. Luego planee actividades que le ayudaren a alcanzar sus objetivos.

Calcule la distribución de la materia, apuntando lo que tienen que cubrir cada día. Escoja su material ilustrativo, las ayudas visuales, los proyectos estudiantiles. Haga una bibliografía, o sea una lista de los libros en la biblioteca (o que se deben conseguir para la biblioteca) en los cuales se halla materia para esta asignatura.

Quizás querrá hacer un bosquejo detallado para la presentación de la materia, apuntando las asignaciones diarias o semanales y señalando los repasos y exámenes. Todo esto es su guía para el curso, su plan de tareas. Una copia mimeografiada para cada alumno les ayudaré grandemente a sacar mayor provecho de la asignatura.

Es imposible qua un maestro sobrecargado de trabajo tenga la misma eficiencia que tendría con una carga normal. De l5 a 18 horas semanales se considera el máximo qua uno puede enseñar al nivel del instituto y preparar sus lecciones debidamente. Si tiene responsabilidades fuertes de dirección o supervisión, debe rebajar sus horas de enseñanza.

El maestro sobresaliente, dispuesto a ser mártir: que está enseñando de 2O a 30 horas semanales debe darse cuenta que está sacrificando calidad en favor de cantidad. Un maestro sobresaliente dará enseñanza mediocre si tiene demasiadas clases.

¡Pobres de sus alumnos si Ud. no duerme lo suficiente! La pérdida do suelo le altera a uno los nervios, haciéndole impaciente. Le ofusca la mente. Mina su vitalidad y salad. Le rebaja la eficiencia en la clase. Le pone a uno de mal humor y puede dañar su influencia cristiana y debilitar su Vida espiritual.

Es mala economía de tiempo estudiar y calificar exámenes hasta media noche y tener demasiado suelo para rendir buen trabajo mental al día siguiente. No vaya a hacer caso omiso a las leyes de la naturaleza y luego echarle al diablo la culpa cuando se le quebrante la salad.

Para estudiar o revisar papeles con mayor comodidad, fíjese un tablero apoyado en los brazos de un sillón. En madera enchapada de 2×3 pies recorte una curva domada para su cuerpo. Una moldura evitara que se le caigan los lápices.

 

Su redactora, Luisa Jeter de Walker, solicita sus sugerencias, comentarios, peticiones por oración.

 

Luisa Jeter de Walker


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


1 × = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>