Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1962 El Instituto No.3 Con la Coordinadora
formats

Con la Coordinadora

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1962 El Instituto No.3

Por Luisa Jeter de Walker

 

 

De vuelo hacia el Perú después de 16 años de ausencia, Alva y yo nos preguntamos si sería un sueño. Bienvenida calurosa el 11 de diciembre de parte de compañeros de trabajo de días pasados. Luego 10 de estudios provechosos con el profesorado del instituto, examinando los objetivos, el uso de planes de tareas, el sistema de ciclos, y métodos de superar la enseñanza. Fueron días de inolvidable confraternidad (e inolvidable olor a abono de pescado de las fábricas al lado de la calle).

La base sólida para el sostén, mayormente de fondos nacionales, es de admirarse. Ricardo Palmer y su facultad han adaptado los estudios al plan CEIBAL con buenos resultados. En la “clínica” celebrada se entusiasmaron por la posibilidades de un año preparatorio. “Hace tiempo no están pidiendo un cuarto año,” dijo el Hno. Palmer, “ahora veo que podemos meterlo abajo en vez de arriba y alzar el nivel de toda nuestra enseñanza.”

Después de pasar Pascuas muy felices con Enrique y Rosalina Mock, en Arequipa, hicimos el viaje pintoresco por tren a Puno; atravesando el Lago Titicaca en vapor. En un trencito íbamos atravesando el altiplano boliviano hasta llegar a la cuenca donde se encuentra La Paz. La calurosa bienvenida y amistad de los Grams compensaba por el frío que nos tenía tiritando a 4.500 metros sobre el nivel del mar.

Allí compramos la biblioteca modelo provisto para el seminario por el CMF del distrito de Arkansas y más tarde donada al instituto de Santa Cruz, Bolivia. Despedimos el año viejo en el Centro Evangelístico, donde tienen un buen instituto nocturno, e inauguramos el Año Nuevo con interesantísimo viaje de dos días en auto camino a Santa Cruz.

Días febriles de preparación final para el seminario, el cliquiticlac de cuatro máquinas de escribir en la sala de Perla Estep y Flora Shafer, la labor incansable de Betty Kingman y Artio Johnson, y más tarde de Ricardo Palmer y sus ayudantes en la preparación de notas.

Enero 8 a 26 de 1962, días históricos en el programa educacional de las Asambleas de Dios. Muchas personas estaban orando por el seminario y éste sobrepasó toda expectación. Dios hizo algo grande en medio nuestro.

¡Qué esmerada la atención en el bello plantel del instituto! Hermosa confraternidad. ¡El coro matinal de los pájaros, las clases, el trabajo de numerosas comisiones y las resultantes decisiones, recuerdos imborrables!

El 29 de enero empezamos otra etapa de trabajo, una serie de seminarios pequeños con Ray Brock en Buenos Aires, Montevideo, y Asunción, hasta el 12 de febrero. En cada lugar es diferente: clases con Verne Warner y su facultad y directorio en Buenos Aires, reuniones con obreros y maestros de Escuela Dominical en Montevideo, y clases de día con la facultad (los matrimonios Hutsell y Stawinski) en Asunción con cultos especiales de noche. (Continuará.)

 

Luisa Jeter de Walker


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− cuatro = 5

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>