Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2015.1 Profesor Larry McNeill. In memoriam
formats

Profesor Larry McNeill. In memoriam

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2015.1

Por el Rev. Octavio Ríos Verdecia,  Comisión Nacional de Historia, Las Asambleas de Dios de Cuba

 

Su cuna se meció en los bosques de Arkansas; allí nació el 21 de diciembre de 1942, sin agua, luz, carretera, asistencia médica, en el contexto de la más humilde familia campesina, de la que recibió el doble modelo del trabajo y la fe.

“He ido a la iglesia toda mi vida”, nos dijo poco antes de partir. “Creía que iría al infierno; los predicadores hablaban mucho de él, y aquella experiencia de inseguridad terminó el día que recibí el bautismo del Espíritu Santo, el 17 de septiembre de 1961. Fue un momento muy convincente para mí, y le dije a Dios: “Señor, te voy a servir toda mi  vida”.[1]

En diciembre de 1963 se une en matrimonio a la Profesora Dolores McNeill, a quien llamó: “…regalo de Dios”. Ambos compartieron la preparación ministerial y el llamamiento misionero que les llevó a la difícil España, en 1976. “Eran treinta y siete millones de habitantes contra treinta y tres obras de las Asambleas de Dios; solo dos de ellas contaban con más de cien personas. Hoy tienen más de doscientas congregaciones, algunas con más de mil miembros”, contaría el Profesor.

Vaciaron allí trece años de duro servicio y regresaron a pastorear su terruño, en los Estados Unidos. A pocos años de estar allí, vuelven a sentir el llamado al mundo hispano. “A principios de los años noventa, Dios puso en mi corazón una carga de oración por Cuba. No tenía ninguna idea de la obra que se hacía aquí; solo sabía que eran años difíciles y los hermanos tenían que pasar por muchas dificultades”, supimos a través de él.

En 1994 viene por primera vez a Cuba, en un viaje exploratorio. Ministra con las Asambleas de Dios en el campamento de Los Cedros, Pinar del Río. Su evaluación del terreno espiritual es favorable y sus coordinaciones, desde entonces, se enrumban por cauces crecientes que le llevan, en 1999, a impartir el primer curso de la Licenciatura en Teología (FATES), en Camagüey, a sesenta y cinco pastores.

En el año 2000, es nombrado Rector Internacional de la Facultad de Teología de las Asambleas de Dios de América Latina, y desde su sede, en la bellísima Springfield, MO., mira nuevamente a Cuba. Ahora crece la complejidad del reto: a la insuficiencia económica de la naciente Facultad, creada en 1988, se suma la claudicación de su salud: como consecuencia de un accidente endoscópico, debe sufrir operaciones difíciles y complicadas una y otra vez.

Este hermoso cuado fue pintado por un hermano cubano en celebración del ministerio de Larry y Dee McNeill en Cuba.

“No puedo más”, dijo a su esposa, “ya mi cuerpo no sirve; no puedo”.

Haciendo un supremo esfuerzo que se prolongaba más allá de sus posibilidades físicas y económicas, en 2004 trae a Cuba, con la Maestría en Teología Práctica, el más alto nivel de acreditación teológica internacional para la isla. Veinticinco pastores se incorporan de inmediato, para solo un año después, duplicarse la potencialidad de la matrícula. El Consejo de Dirección de la Facultad de Springfield, asustado, le advirtió: “No tenemos fondos para Cuba”. “Hermanos, Dios proveerá”, contestó. Al año siguiente comenzaron cincuenta alumnos. Con tres sedes y doscientos pastores cubanos recibiendo la Maestría, el trabajo de la Facultad se asoma hoy al escenario latinoamericano como el logro más grande alcanzado en toda su historia. Cuba va a la cabeza en el mundo hispanoparlante.

Unió fuerzas y compartió con las figuras más formidables del movimiento misionero internacional. La numerosa lista deja conocer nombres como Hugh y Luisa Jeter, Floyd Woodworth, George Wood, Richard Nicholson, T. L. Osborn, Jaime Mazurek y Allen Martin —actual Rector—.

En el Profesor McNeill se va, rumbo al cielo, la gran paradoja de mi vida, que consiste en el hecho de que fueran norteamericanos los que me enseñaron a amar a América Latina.

Articulando un español perfecto, de marcado acento peninsular, intuyendo quizás los pródromos de su pronta partida, nos dijo: “Les amamos mucho, que Dios os guarde a todos…”

Fue llamado al descanso eterno de los santos, el lunes 8 de junio de 2015.

 

Hasta la vista, querido profesor; los cubanos le recordaremos siempre; su huella estará en cada uno de los humildes triunfos que ostentemos, en el celo —de rango preciosista— en fijar con respeto la cita de cada referencia, en el ánimo resuelto de empujar adelante el ministerio de los demás, caminando una milla más, cuando ya el cuerpo nos avisó, diciéndonos que no es posible hacerlo, esparciendo con una inigualable combinación de belleza y academicismo, aquello que le oímos llamar: “fuente que nos enriquece”: la Palabra de Dios.

 

“En memoria eterna será el justo”. Sal. 112:6b.

 

 

 



[1]  Datos tomados de la entrevista que le realizó el autor en la sede de la UTPC, el 17 de abril de 2014, 11:00 AM.

 

Octavio Ríos Verdecia


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


seis × = 18

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>