Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2015.2 Declaración de Valores Pentecostales: Asociación Teológica de América Latina
formats

Declaración de Valores Pentecostales: Asociación Teológica de América Latina

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2015.2

DECLARACIÓN DE VALORES PENTECOSTALES

Asociación Teológica de América Latina de las Asambleas de Dios

Primera Consulta Teológica, Panamá, Marzo 5-6, 2015

 

La primera Consulta Teológica de la Asociación Teológica se llevó a cabo en la ciudad de Panamá los días 5 y 6 de Marzo del 2015 con la participación de 25 líderes de 15 países. El tema de la consulta enfocaba la definición de la identidad Pentecostal, y después de varias presentaciones de la historia y actualidad del movimiento los participantes trabajaron en grupos para definir una declaración inicial de lo que significa ser pentecostal para las iglesias de las Asambleas de Dios en América Latina. La siguiente declaración de valores pentecostales principales reúne lo más importante acordado en la reunión.

 

DECLARACIÓN DE VALORES PENTECOSTALES

Como miembros de la iglesias de las Asambleas de Dios en América Latina primeramente somos cristianos y evangélicos.

 

La Biblia. Sostenemos la autoridad de la Biblia como palabra de Dios como norma de fe y conducta. Creemos en la inspiración divina de las Sagradas Escrituras, y por consecuencia en su inerrancia y su infalibilidad.

 

La Trinidad. Creemos en la revelación trinitaria de Dios conforme se enseña en la Biblia. El Padre como creador y sustentador del universo, el Hijo como la Palabra divina de Dios encarnada que manifiesta la gloria, la gracia y la verdad del Padre, al vivir y morir por la salvación de la humanidad. El Espíritu Santo como el otro Consolador, que santifica, llena de poder y capacita a los creyentes para cumplir la gran comisión y prepara a la iglesia para el retorno de Jesucristo.

 

La Salvación. Afirmamos que la salvación de la humanidad es posible y efectiva gracias al sacrificio de Cristo, que se adquiere sólo por la gracia mediante la fe en Jesucristo, sin que medie mérito alguno por parte del pecador. No hay salvación fuera de Jesús, quien es el único y suficiente salvador.

 

La Iglesia. Nos declaramos como miembros de la iglesia, pueblo escogido por Dios, para vivir en santidad y consagración. Nuestro compromiso principal es la gloria del Señor, por lo cual somos adoradores primordialmente, pero también servidores entregados a buscar y cumplir la voluntad divina para nuestra vida.

 

Nuestra misión. Somos conscientes del deseo divino de que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Damos prioridad a la gran comisión que el Señor dejó a su iglesia antes de ascender al cielo, la cual consiste en predicar el evangelio, hacer discípulos y testificar de él, a toda criatura, en todas las naciones y hasta lo último de la tierra. Enfocamos la capacitación de obreros a este fin y procuramos para nuestros miembros la investidura del poder de lo alto para cumplir esta misión con máxima efectividad. Creemos que sólo con la llenura del Espíritu Santo podremos cabalmente realizar la tarea de llegar al mundo con el Reporte ATAL – 4

 

mensaje de Jesucristo. El Espíritu Santo da poder a los creyentes para el evangelismo, discipulado, crecimiento de la iglesia y plantación de nuevas obras. El Espíritu Santo provoca la visión, empodera la misión, produce la pasión misionera.

 

El Evangelio es para todos. Creemos que el plan divino de salvación es para todos, y no es exclusivo. Rechazamos la doctrina de la expiación parcial. En su gran amor Dios envió a su Hijo para la salvación de todo aquél que cree; no envío Dios a su Hijo al mundo para condenar, sino para salvar. La gracia de Cristo apunta a la redención de todo el género. El evangelio es para toda criatura. El sacrificio del Señor es la propiciación por el mundo entero y no sólo para algunos escogidos. Entonces la gente que se pierde no es por determinación divina, sino por elección voluntaria de rechazar a Jesús.

 

Dios es activo. Mantenemos la fe, por la doctrina y la experiencia, en una actividad de Dios en la iglesia contemporánea en términos del ministerio del Espíritu Santo; el poder del Espíritu Santo cambiando y empoderando la vida de los creyentes.

 

El bautismo en el Espíritu Santo. Creemos en el bautismo en el Espíritu Santo con la evidencia inicial de hablar en lenguas como una segunda experiencia después de la conversión. Esta es una promesa disponible para todo creyente, y por lo tanto cada uno debe procurarlo fervorosamente. Creemos que es necesaria una actualización constante de la llenura del Espíritu Santo en la vida de cada creyente y de la iglesia.

 

Dependencia del Espiritu Santo. La iglesia pentecostal se caracteriza por el enfoque en la persona del Espíritu Santo, por creer que lo sucedido en el día de Pentecostés de Hechos 2 sigue vigente para la iglesia contemporánea; y que sus derivados en operaciones sobrenaturales en el nombre de Cristo son realidades presentes en este tiempo. Ejercemos la adoración y el ministerio en una dependencia absoluta en el Espíritu Santo. Creemos que es imposible realizar la gran comisión sin una dependencia del Espíritu Santo por parte de creyentes y ministros.

 

Los dones espirituales. Rechazamos la idea cesacionista de los dones espirituales sobrenaturales. El Espíritu Santo sigue obrando milagros, sanidades y manifestaciones proféticas carismáticas para la edificación del cuerpo de Cristo. Afirmamos que el Espíritu Santo está activo y presente en la iglesia y aporta la dinámica de fervor, devoción y aplicación para el servicio a Dios. Creemos que la manifestación de los dones sobrenaturales de 1 Corintios 12 no ha caducado. Fomentamos la experiencia y la búsqueda de la misma con la presencia de Dios.

 

La Próxima Generación. Creemos que es determinante que intencionalmente desafiemos y transmitamos el pentecostalismo bíblico, teológico y experimental a las nuevas generaciones.

 

Redactores: Pbtro. José Manuel Saucedo, Director de Educación Cristiana de las Asambleas de Dios de México, y Jon Dahlager, D.Min., misionero en Costa Rica y presidente de la Asociación Teológica de América Latina.

Jon Mark Dahlager D.Min


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro × = 16

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>