Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1988.2 Haced por los jovencitos lo que quisierais recibir
formats

Haced por los jovencitos lo que quisierais recibir

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1988.2

Por David Salazar F.

 

A los 12 años empecé a tener mis primeros choques con la iglesia. El haber nacido en un hogar cristiano y asistido a la escuela dominical no me habían presentado ningún problema antes. Pero al comenzar a darme cuenta con mucho desagrado que la asistencia a la iglesia era un obstáculo a mis nacientes deseos de aventura, los resentimientos hacia la iglesia se me hacían mayores. Cada vez que mis amigos del barrio iban a la playa, a campamentos, o participaban de campeonatos de fútbol, yo no podía estar con ellos porque tenía que ir a la escuela dominical. Pero ya no solamente era la escuela dominical, sino también el servicio de los jóvenes y otros cultos. Al fin me aparté del camino de Dios y me dediqué a una vida de vicios y desenfrenos.

Hoy dirijo un destacamento de Exploradores del Rey en la iglesia “El Redentor” del Callao, Perú. Es que hace algunos años Dios tuvo misericordia de mí y me trajo nuevamente a su camino. Puso en mi corazón el deseo de fomentar en nuestra iglesia la rama de los Exploradores, niños comprendidos entre los 9 y 16 años. Siendo tan importante esta rama, de ella se preocupan bien pocos.

Al pensar en estos Exploradores, pienso en mí, en mi pasado de hace quince años. (Ahora tengo 27 años) No quiero que a estos jóvenes les pase lo que a mí. Por eso ahora ellos pueden realizar todas y aun más actividades de las que pudieran realizar en la calle, con la salvedad de que son dirigidos y disciplinados en el conocimiento de Dios y en el amor al prójimo. Trabajo con este grupo porque deseo hacer una realidad el texto que dice “Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.” Lucas 6:31.

A estos niños los entrenamos en diferentes disciplinas como son: el estudio de la Palabra de Dios el cual está en primer lugar. Luego nos ocupamos en adiestrarlos en el servicio a los demás, el respeto, el compañerismo, el cuidado personal, la vida al aire libre (camping), juegos, deportes, primeros auxilios. La visión es que sean personas enteramente preparadas para toda buena obra.

Comenzamos nuestro grupo con ocho niños. Ahora son 21, formados en tres patrullas. Trabajaron arduamente en diferentes actividades para conseguir fondos con que comprar sus uniformes que fueron confeccionados por las hermanas del Concilio Misionero Femenil. Lucen orgullosos y hermosos. Se distinguen las patrullas por los colores de sus pañuelos que llevan al cuello: rojo, azul y verde. Completan sus uniformes con sus gorros azules y sus insignias de Explorador.

Cada día tanto ellos como yo experimentamos hermosas vivencias. Vamos desarrollando un gran compañerismo. Los sábados son los días que nos reunimos. Desarrollamos nuestro plan de trabajo. Quedan algunas tareas para la casa. A veces es necesario aplicarles un castigo que consiste en ejercicios físicos. Ellos responden con bastante sencillez y hasta cierto punto con emoción, pero lo importante es que cada vez van entendiendo mejor las cosas.

En las iglesias se nota una carencia de líderes para los niños, lo cual hace que ellos vuelquen sus ojos hacia adolescentes o jóvenes que están igualmente vacíos. Les imitan sus modas y costumbres que en lugar de ayudarles, los corrompen, arrastrándolos a la perdición. No descuidemos la vida espiritual y física de los niños. Son importantes para Dios.

Termino transcribiendo una entrevista que hice a uno de mis Exploradores de modo espontáneo.

Salazar: ¿Cuál es tu nombre?

Explorador: Elí Figueroa.

Salazar: ¿Cuántos años tienes, Elí?

Explorador: Doce.

Salazar: ¿A qué patrulla perteneces?

Explorador: Alfa.

Salazar: ¿Cuál es tu lema?

Explorador: Estar siempre preparado.

Salazar: ¿Qué piensas del grupo de los Exploradores del Rey?

Explorador: Me gusta. Me ayuda a comprender la Biblia. Me ayuda a crecer espiritualmente. Sobre todo me gustan mucho los campamentos que hacemos. Es algo que atrae a los niños. Yo les diría a las iglesias que formen su grupo de Exploradores del Rey.

Su bisabuela, Etelvina Merino de Salazar, perteneció a la primera promoción del Instituto Bíblico de Asambleas de Dios en el Callao. David Salazar Figueroa es Técnico en Motores en la Marina de Guerra del Perú. Ha pasado temporadas en alta mar al servicio de su patria. Recién se casó con María Elena Urbina.
David Salazar F.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


2 − dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>