Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2017.1 ¡Qué hermosa es nuestra familia educativa!
formats

¡Qué hermosa es nuestra familia educativa!

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2017.1

Por Rodney Boyd

 

Hace pocos días celebramos el Diálogo Internacional de Líderes Educativos en la Ciudad de Panamá, un evento realizado cada dos años y auspiciado por el Centro de Recursos y Asesoría (CRA).  Contamos con la participación de 35 personas de 14 países, entre ellos cinco superintendentes nacionales, 13 directores o representantes nacionales, dos tercios de los miembros de la Comisión Administrativa del SEC y un grupo selecto de asesores del CRA.  Aunque no nos veamos frecuentemente y vivamos lejos el uno del otro, sentimos el mismo calor humano que se disfruta en las mejores reuniones familiares.  Después de pasar tres días juntos, yo puedo proclamar, ¡qué hermosa es nuestra familia educativa!

Como cualquier familia, sí hay desafíos y dificultades.  Sin embargo, hay virtudes que marcan el carácter de nuestra familia educativa, cualidades que contribuyen al desarrollo y cumplimiento de una visión-misión continental, las cuales el Señor aprovecha tanto para la expansión de su reino dentro de nuestra región como para impulsar un mover misionero en todo el mundo.

Respeto.  El formato del Diálogo anima mucho el sentir de igualdad y hermandad entre un grupo de fuertes líderes.  Es un valor que se ha mantenido desde el primer Diálogo en el año 2001.  Todos estamos sentados, en el mismo nivel.  No nos preocupamos por el uso de títulos porque todos somos hermanos y hermanas.  Se busca la activa participación de todos y esperamos que todos sientan libertad para compartir y expresarse.  Se fomenta la apreciación mutua.  En este ambiente, se quita cualquier disfraz, y con corazón sincero, o sea “sin cera”, puro y transparente, alcanzamos el más alto nivel de confianza.

Buena voluntad.  Donde hay respeto y buena confianza, hay buena voluntad.  Es un principio, una constante en las buenas relaciones humanas: Si me escuchas, si valoras mi opinión, y si estoy convencido que he contribuido a en marcar la senda del grupo, tendrás mi buena voluntad para ser parte del plan de ejecución.  En un sentido muy práctico, la buena voluntad de la persona depende de la expectativa que los beneficios sean mutuos.

Compromiso.  En el transcurso del Diálogo, se hizo patente al alto nivel de compromiso que tienen los participantes con la educación cristiana y la formación ministerial.  Los directores y representantes nacionales llegaron a ese puesto por su compromiso y competencia.  Sin embargo, hay otro nivel de compromiso necesario en la familia.  Es el compromiso con los demás miembros de la familia que es más importante en la dinámica del Diálogo y en el mejor rendimiento de evaluar y mejorar el programa educativo.  Es muy simbólico cuando uno se sienta en la mesa de la familia.  Significa que a mí me importan los demás miembros de la familia.  Significa que estoy dispuesto a despojarme de parte de mi individualidad y autonomía, y a sujetarlo a la voluntad del grupo.

Unidad.  ¿Por qué buscamos la unidad?  Es difícil lograr la unidad verdadera y eficaz en un grupo internacional.  Automáticamente, nos encontramos con distintas sedes de autoridad y diferencias en reglamentos nacionales.  Un participante me comentó durante el Diálogo que no estaba muy convencido de la necesidad de lograr la unidad. No obstante, es precisamente la cualidad de la unidad que sirve como base de los cimientos del Servicio de Educación Cristiana.  Si no creemos en la unidad, no que más que desbandar la organización.  Pienso que esa persona me habló así para ayudarme a afirmar lo que creo.  Así me sirvió para fortalecer mi creencia que cuando somos unidos, somos mayores que simplemente la suma de los componentes.

La imagen del cuerpo que usa Pablo en el pasaje Efesios 4:11-16, y el versículo 16 en particular, describe el mismo funcionamiento que debemos tener como familia educativa: “Él hace que todo el cuerpo encaje perfectamente. Y cada parte, al cumplir con su función específica, ayuda a que las demás se desarrollen, y entonces todo el cuerpo crece y está sano y lleno de amor” (NTV).  Las cualidades de respeto, buena voluntad y compromiso son las que contribuyen a la necesaria unidad.  Es el Señor que nos une.  Es nuestra teología y práctica pentecostal que nos marca.  Ahora, para la iglesia pentecostal de los postreros días, la tarea pendiente de ir y hacer discípulos en todo el mundo nos junta.

Como adolescente, me fascinaba la serie original de Viaje a las estrellas (1966-1969). La carrera a las estrellas comenzó en la década de los 60s que culminó cuando Neil Armstrong caminó en la luna.  Todo el mundo estaba enfocado en la carrera y el eminente aterrizado lunar.  Sigo siendo muy fanático de la franquicia de televisión y las películas Viaje a las estrellas.  Además de la atracción de las estrellas, la serie me ha impactado con su constante mensaje: Si trabajamos juntos, podemos vencer cualquier problema.

Sigo creyendo que con Cristo, si trabajamos juntos, podemos vencer cualquier problema y lograr la Gran Comisión.  Nuestra familia educativa, formada hace casi cincuenta y siete años en el año 1960, sigue vigente y relevante.  Conozco sus líderes, su respeto mutuo, su buena voluntad, su mayor compromiso y la unidad que hemos logrado.  ¡Qué hermosa es nuestra familia educativa!

Save

Save

Save

Save

Save

Rodney Boyd


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 

Una respuesta

  1. Luisa Cristina Acuña

    Estimados directivos de Revista Conozca:
    Es un placer saludarlos y felicitarlos por tan importante labor en favor de la Educación Cristiana.Gracias por la valiosa información que comparten. Dios continúe bendiciendo sus vidas!
    Atentamente Luisa Acuña.(Ex alumna IBRP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


× ocho = 56

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>