Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2017.2 ¿Qué hacer con la predicación alegórica?
formats

¿Qué hacer con la predicación alegórica?

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2017.2

Por Jaime Mazurek

 

¿Alguna vez ha escuchado un sermón parecido a este?

“Entonces, amados hermanos… vemos en Segunda de Reyes 4, que el profeta Eliseo echó harina al potaje envenenado, para que este quedara sano. Esto fue para enseñarnos que, de la misma manera, Dios envía a sus siervos a un mundo lleno de maldad para predicar el evangelio. Pero…¿por qué echó harina y no otra cosa? Porque la harina es el trigo que ha sido molido y refinado. De manera igual, no podemos servir al Señor si no hemos sido molidos y refinados por el trato de Dios en nuestras vidas. ¡Aleluya!”

Es un ejemplo de un sermón alegórico. En este caso el predicador afirma que Dios usó harina para sanar el potaje, para que los seguidores de Eliseo comprendieran que para servir al Señor es necesario ser molido y refinado. Ahora bien, no hay ninguna herejía en eso en si. No cabe duda que el trato de Dios, las pruebas y experiencias que tenemos, nos forman y maduran para hacer mejor la obra del ministerio.

Pero, debemos preguntarnos, ¿fue enseñar eso en verdad la intención de Eliseo en esa ocasión? Si fue así, ¿por qué Eliseo no se los explicó de esa manera directamente? ¿Por qué ni Jesús ni los apóstoles jamás mencionaron al evento con esa aclaración? O, ¿será que esta es simplemente una asociación que inventó el predicador en cuestión? ¿Es correcto usar la Biblia de esta manera? En este artículo procuraré responder a estas y otras interrogantes sobre la predicación alegórica.

 

¿Qué es la predicación alegórica?

La predicación alegórica es aquella donde se maneja el texto bíblico con la convicción que todo el texto seguramente tiene un significado “espiritual”, diferente al sentido literal y que no es mencionado en el texto. Objetos, lugares, personas y acciones descritas en textos narrativos cobran un significado especial – no declarado directamente en el texto ni confirmado en otro lugar de la Biblia. Es la predicación donde todo necesariamente representa a algo.

En este caso, el predicador ve que el potaje representa al mundo, el veneno en el potaje es el pecado, y la harina es la Iglesia de Cristo, los creyentes que predican el evangelio en el mundo lleno de pecado. Pero, el predicador también preguntó por qué el profeta usó harina y no otra cosa. La respuesta – la harina representa al cristiano maduro por que ha pasado por procesos de molimiento y refinería.

Sermones como estos abundan. Por ejemplo, no escasean los que con gran convicción anuncian que las cinco piedras que David tomó del arroyo (1Sam. 17:40) son los dones ministeriales que Pablo menciona en Efesios 4:11 (apóstoles, profetas, evangelistas, y pastores-maestros).

Tampoco faltan los que afirman que en la parábola del Buen Samaritano (Lucas 10), el samaritano representa a Jesús, el aceite es el Espíritu Santo, el mesón es la Iglesia, y el dinero abonado son los diezmos. He oído sermones con ese trato del pasaje, y que fueron recibidos con júbilo – y todo, todo sin una sola palabra sobre el amor al prójimo – lo cual es el verdadero tema de la parábola.

La verdad es que nada hay en la narración de aquella parábola que sugiere que Jesús habló con el doctor de la ley para enseñarle sobre el Espíritu Santo, la Iglesia y los diezmos. No, el problema era que no amaba a su prójimo. Lo sabía y trató de justificarse (Lucas 10:29) alegando una supuesta falta de comprensión del significado de la palabra “prójimo”. De ahí parte la parábola.

El mensaje de la parábola del Buen Samaritano que Cristo comunicó al doctor en la ley era que Dios a menudo encontraba más justicia entre los gentiles que entre los mismos israelitas y sus líderes políticos y religiosos. Era una vergüenza y un escándalo que los judíos, habiendo recibido tanto de Dios, aun no cumplían sus leyes de amor hacia los necesitados. El mensaje para nosotros los cristianos, es también – qué vergüenza, si decimos que somos embajadores de Cristo y no mostramos su amor, si no hacemos sus obras. Es un mensaje similar a lo que aparece en Mateo 25:31-46, la separación de los cabritos de las ovejas.

 

Pero si a la gente le gusta, ¿cuál es el gran problema?

El problema es que la predicación alegórica – a pesar de las buenas intenciones de quienes lo hacen – le roba al pueblo cristiano la comprensión verdadera y profunda de la Palabra de Dios.

El gran error que comenten los predicadores alegóricos es que creen que toda la Biblia se debe manejar como una parábola. Piensan que cada persona, objeto o acción necesariamente representa a otra, y que preparar un sermón consiste en pensar creativamente sobre qué cosas uno puede declarar como las representadas por el texto.

Hacer alegorismos es fácil – solo requiere un conocimiento básico de las doctrinas fundamentales de la fe, y una fecunda imaginación que “descubre” o (mejor dicho) inventa las conexiones entre las particularidades del texto – como la harina de Eliseo, las piedras de David o el aceite del samaritano – y las cosas del evangelio y de la Iglesia con que se las quieren relacionar.

Si uno piensa que las cinco piedras son cinco ministerios, otro dirá que son cinco frutos del Espíritu, las cinco columnas en el tabernáculo (Exo. 26:37), los cinco libros del Pentateuco, o los cinco panes de cebada del niño (Juan 6:9). Una vez en una tarea desafié a unos alumnos a hacer un sermón alegórico precisamente en base de las cinco piedras, ¡y un alumno muy creativo dijo que representan a los cinco maridos de la mujer samaritana de Juan 4!

La verdad es que la Biblia no da ninguna explicación sobre la particularidad de las cinco piedras que tomó David. El hecho que en otros pasajes se mencionen cinco cosas no establece una conexión de manera automática. Lo más probable es que David simplemente pensaba, “Ese gigante es muy grande y debo asegurarme de tener suficientes piedras para vencerlo.”  Si uno insiste en que David hizo eso pensando en algo simbólico (cosa que la Biblia no declara en ningún lugar), una teoría más aceptable podría ser el hecho que los filisteos habían constituido su reino en cinco ciudades principales, que eran gobernadas por cinco príncipes (1 Samuel 6:16, 18), y que al tomar cinco piedras David expresaba de manera simbólica su fe en que Israel vencería al reino filisteo.

El alegorismo no tiene límites. Con la predicación alegórica uno puede hacer que la Biblia diga cualquier cosa – lo que uno quiera. El alegorismo no toma en cuenta el contexto de las particularidades que alegoriza, como tampoco la intención original del escritor – cosa que solamente se descubre fehacientemente mediante el trabajo de la exégesis. Por eso, es una pésima manera de manejar las Escrituras.

 

¿Pero acaso no hay alegoría en la Biblia?

Efectivamente, en la Biblia hay mucho uso de la alegoría. Existen muchos textos que efectivamente son alegóricos, pues hablan de cosas que representan a otras. Una alegoría es una sucesión de metáforas que se da en ciertas formas de literatura. En todas las parábolas hay alegoría, pues contienen particularidades que representan a otras realidades.

Por ejemplo, en la parábola del Sembrador se aprecia la alegoría que Jesús hacía de aquella situación agrícola, comparando la semilla con la Palabra de Dios, las aves con el maligno, las espinas con el engaño de las riquezas, etcétera. Cada cosa representa a otra. En este caso, es fácil entender el alegorismo, pues Jesús mismo lo explicó. En otros casos, donde no tenemos tal explicación, uno debe discernir las representaciones en base del contexto en que se dio la parábola, la cultura del lugar, los textos paralelos pertinentes, y los destinatarios del libro en cuestión. Bajo ningún pretexto debemos interpretar una parábola sencillamente en base de nuestros propios intereses.

Otra área de estudio bíblico que tiene similitud con las alegorías es el reconocimieto de tipos y símbolos. Los tipos son realidades establecidas por Dios en el Antiguo Testamento con un fin profético que anunciaba la venida de Cristo y su ministerio. Los tipos tienen varias características esenciales:

1. Son establecidos por Dios y no son accidentes o inventos de la creatividad humana.

2. En cada tipo hay por lo menos una particularidad que tiene analogía con la realidad de Cristo prefigurada.

3. Cada tipo tiene un antitipo en el Nuevo Testamento, y tal conexión es afirmada en el texto neotestamentario.

Un ejemplo de tipología bíblica legítima es el cordero pascual. Cuando Dios instruyó a Moisés sobre las preparaciones para la salida de Egipto, dio instrucciones muy específicas sobre el cordero pascual:

1. Debía ser un animal macho, de un año, sin defecto (Exo. 12:5)

2. Debían poner de la sangre del cordero en los postes y el dintel de la casa (v.7, 22).

3. No se debía romper ningún hueso del cordero (v.46)

Es fácil ver que el cordero pascual es, en verdad, un tipo de Cristo legítimo pues cumple las tres condiciones.

1. Todas las indicaciones fueron dadas por Dios y no fueron simples ideas de Moisés.

2. El cordero pascual tiene varios puntos de analogía con Cristo: ser macho, perfecto sin defecto, su sangre daba protección, no se le rompió ningún hueso.

3. Todas estas particularidades están confirmadas en el Nuevo Testamento: Cristo fue el Cordero de Dios, – el varón perfecto (Juan 1:29), su sangre nos salva (1 Pedro 1:19; Apoc. 1:5; 5:9), y en su crucifixión no se le rompió ningún hueso (Juan 19:36).

Predicar que el cordero pascual anunciaba proféticamente a Jesucristo no es un sermón alegórico, sino un sermón absolutamente bíblico, que expone el texto perfectamente.

Predicar que la harina que echó Eliseo al potaje es la vida de un creyente que ha pasado por pruebas y perfeccionamiento es alegorismo puro – pues no cumple con los tres requisitos para ser un tipo.

 

¿Cómo acabar con el problema de la predicación alegórica?

Los sermones alegóricos suelen hablar de temas buenos y válidos, pero que poco o nada tienen que ver con el texto seleccionado.

Volviendo al ejemplo del sermón de la harina que Eliseo echó al potaje venenoso, si el deseo del predicador en verdad era hablar sobre como Dios usa a uno que ha sido refinado y perfeccionado por las pruebas, entonces su texto no debía ser 2 Reyes 4, sino 1 Tesalonicenses 2:1-12. En ese pasaje Pablo habla de como había sido “aprobado por Dios¨ (v.4), empleando el vocablo dokimazo que significa “pasado por el fuego, probado como el oro refinado”. También podría predicar de 2 Corintios 11 (el capítulo entero). Estos pasajes hablan directamente sobre el tema de el rol de las pruebas en el ministerio.

En cambio el pasaje sobre Eliseo realmente habla sobre el tema de la acción milagrosa de Dios para cuidar a los suyos. El potaje, el veneno y la harina no representan a nada en particular. Simplemente son elementos de la narración, y no son ni tipos, símbolos o metáforas – pues el autor no los emplea así, sino como partes de la narración que nos comunica la gran verdad que Dios tiene poder para defender y proteger a sus siervos.

¿Cómo acabar con el alegorismo?, respetando el significado original del texto bíblico, seleccionando pasajes que realmente conciernen el asunto que uno quiere exponer. Hay tanto en la Biblia que dice las cosas con absoluta claridad, que no existe ninguna necesidad de inventar significados que jamás pasaron por la mente del escritor o de sus lectores.

“¡Predica la Palabra!” fue la exhortación de Pablo a Timoteo. Cumplámosla cabalmente nosotros también.

 

 

 

 

 

 

 

 

Jaime Mazurek B.


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 6

  1. Silvio Coronel

    Excelente profe! Cuan necesario es aclarar sobre este error tan común y a la vez tan peligroso.

  2. miguel

    Lo felicito muy buena enseñanza me confronto conmigo mismo sobre esta base debo corregir algunas cosas
    Gracias

  3. Ruben Sanguino

    El artículo publicado me fue de gran aprendizaje y ayuda, gracias hno. Jaime bendiciones.

  4. Moisés Asuaje

    Dios le continúe bendiciendo.

    A decir verdad, me gustado mucho la temática abordada por usted en este artículo. Creo que los estudiantes bíblicos y ministros de la actualidad debemos conocer al detalle todo lo concerniente a la hermeneutica bíblica y a la exégesis. Considero que las distorsiones bíblicas y las confusiones que pudiera existir en muchos cristianos se debe porque nos dedicamos solo a escuchar y repetir lo que el predicador y/o maestro expresa sin examinar el pasaje bíblico en cuestión.

    En ese sentido, si no hay alguien que trate de corregir el pequeño error al momento, con el pasar de los días esa alegoría se volverá una doctrina porque ha sido bien recibida por oyentes que no se preocupan por estudiar la Palabra de Dios y de hacer una sana apología (I P. 3:15). Bendiciones hermano Jim.

  5. Miguel Ángel Linares

    Excelente instrucción para no pecar con el abuso de la predicación alegórica.

  6. Olga Sierra

    Excelente la enseñanza profe, gracias

Responder a Miguel Ángel Linares Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cinco − = 3

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>