Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2001.4 Editorial: No rasque esa comezón
formats

Editorial: No rasque esa comezón

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2001.4

 

¿Ha sufrido alguna vez una infección en la piel?  ¿Algo que no deja de picar?  En la Biblia existe un versículo que habla de la comezón.  Las palabras griegas son knethomenoi ten akoen, “comezón de oreja” u “orejas cosquillosas”.  Es la expresión – única en el Nuevo Testamento – empleada por Pablo en su última carta a Timoteo 4:3 para describir a los creyentes de los tiempos finales.

William Barclay traduce la expresión como “oidos que necesitan ser constantemente entretenidos con novedades”. La Nueva Versión Internacional reza “se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.” Es una descripción apta para describir la fascinación malsana de muchos creyentes evangélicos y pentecostales de hoy en día.

Vivimos en un tiempo de “orejas cosquillosas”.  Hoy en día, muchos creyentes desconformes con la fe evangélica y pentecostal como ha sido expresada, buscan nuevas “claves a las Escrituras”, corrientes teológicas llamativas, novedosas, que parecieran dar un nuevo paradigma, una nueva explicación de todo. Abundan los cristianos que padecen de una perpetua necesidad de ser entretenidos con novedades doctrinales, y no faltan “maestros” quienes ofrecen la “ultima moda” teológica en sus conferencias y libros.  Hoy se observa toda una cazuela de ideas sobre confesión positiva, herencia espiritual, “judaizantismo”, cartografía espiritual, y apóstoles modernos que luchan para lograr la mayor audiencia en las mentes de los creyentes.

Estas corrientes teológicas a menudo tienen semillas de verdad en sus interiores. Pero esas verdades importantes, que necesitan ser parte de la fe de todo creyente, al sobredimensionarse en contraste con el resto de la verdad cristiana, toman formas grotescas, que distorsionan y aun contradicen al mensaje bíblico.

Esta edición de revista Conozca está dedicada al tema de las corriente teológicas actuales. No se podrá abarcar toda la gama de ideas extrañas y anti-escriturales que hoy se enseñan, pero confiamos que lo que se alcanza a tocar será de ayuda y bendición al cuerpo de Cristo en Latinoamerica.

Cualquier dermatólogo dirá que ante una infección de piel, lo que no se debe hacer es rasgarlo, para evitar el empeoramiento. Esperamos que esta revista sea un buen ungüento, para quitar esa picazón.

 

 

Jaime Mazurek B.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


1 − = cero

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>