Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2018.1 El instituto bíblico tradicional en la era del avivamiento pentecostal
formats

El instituto bíblico tradicional en la era del avivamiento pentecostal

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2018.1

Por Donna Bustos

 

El día 8 de noviembre de 1996, la autora de este escrito tuvo una experiencia que cambió su vida en el avivamiento de Pensacola, Florida.

Hasta ese entonces, había servido ya por más de dieciocho años en un instituto bíblico en la Ciudad de México, y se encontraba en una crisis física, emocional y espiritual. Como estudiante del Seminario Teológico de las Asambleas de Dios, asistió al avivamiento con un grupo de más de cien personas conformado por administradores, profesores y compañeros del seminario.  Esta experiencia provocó un cambio del profesionalismo y perfeccionismo a la libertad en la adoración y una renovación de fuerzas y visión. Esa noche, ella aprendió que Dios puede hacer lo que él quiera, cuándo quiera, y cómo quiera en quien él quiera.

Ella recibió una visión de la bandera de México en llamas y entendió que Dios tenía en sus planes un avivamiento para esa nación de más de cien millones de personas. La autora de este escrito siempre creyó que la excelencia académica y la unción del Espíritu eran compatibles y estará siempre agradecida con el Seminario que le enseñó y ejemplificó el “conocimiento en fuego”[1].  La combinación y balance de estos dos elementos es la meta de toda educación teológica.

El propósito de este trabajo es explorar el papel histórico del instituto bíblico tradicional durante los avivamientos a lo largo de la historia de la iglesia y sus implicaciones, para proponer un paradigma para la educación teológica con base en la experiencia de Elías en Querit, y para desafiar a cada educador en Latinoamérica a comprometerse a ver un avivamiento en su país.   Este es el tiempo y el lugar para que el avivamiento se extienda.

Fundamentos históricos: 

El rol de los institutos bíblicos tradicionales a través de la historia de la iglesia

            La historia de la iglesia ilustra la importancia de las instituciones teológicas para iniciar, preservar y extender el avivamiento, desde la Reforma Protestante en el siglo XVI, pasando por el avivamiento pentecostal al inicio del siglo XX, hasta el derramamiento más reciente un Día del Padre en Pensacola, Florida en 1995. Los avivamientos surgieron en la atmósfera de los seminarios bíblicos y sirvieron para articular y extender el mensaje de avivamiento a través de sus estudiantes.

Pocos avivamientos en la historia han tenido el impacto trascendental y continuo que tuvo la Reforma Protestante. Cuando Martín Lutero clavó las 95 tesis en la puerta de Wittenberg en 1517, él era profesor habitual de esa universidad. No sería una exageración decir que el avivamiento de la Reforma comenzó en el contexto de la educación teológica con una invitación a conversar y debatir sobre temas teológicos relacionados con las indulgencias.

Para Martín Lutero no había mayor tarea, mayor vocación, que predicar y enseñar el Evangelio de Jesucristo.  Por lo tanto, la formación de teólogos[2] fue un asunto de suma importancia para la reforma de la iglesia y dedicó su vida a este llamado. Sirvió como decano del Seminario Teológico de la Universidad de Wittenberg desde su reorganización en 1535 hasta su muerte en 1546[3].

Lutero esperaba que sus estudiantes se convirtieran en teólogos prácticos de gracia que posibilitaran a las personas escuchar el Evangelio y creyeran en Cristo. En un escrito titulado “La forma correcta de estudiar teología”, Lutero desarrolló una fórmula para el Faciunt Theologum o la formación espiritual del ministro basado en el Salmo 119.  Dicho teólogo enseñaría y viviría una theologia crucis, que se desarrollaría a través de la oratio, meditatio y tentatio.[4]  En ese trabajo, Lutero redefine y modifica la tradición monástica de la lectio divina, un proceso de lectura y meditación de las Sagradas Escrituras que tenía el único propósito de tener un encuentro con Dios. Combina la tarea ardua de oración ferviente con el estudio detallado y sistemático de la Escritura. Reconoce que Dios también trata con el estudiante individualmente mientras este experimenta pruebas y tentaciones o Anfechtung(en). Lutero también pasaba tiempo fuera del salón de clases conversando en la sobremesa con sus estudiantes. El avivamiento de la Reforma se extendió por toda Europa a través de los líderes que él capacitó y mentoreó.

            Al pasar el tiempo, el avivamiento de la Reforma se enfrió y Dios envió avivamientos sucesivos e innumerables a otros lugares. William Warren Sweet, notable historiador de la iglesia, sugirió que la dinámica principal detrás del entusiasmo de los cristianos americanos de fundar universidades fue el espíritu de evangelismo y desarrollo misionero en las universidades cristianas[5]. Los evangelistas, reconociendo que tenían una gran lucha con el modernismo por el alma de los Estados Unidos, desarrollaron nuevas instituciones para movilizar recursos en esta guerra santa. En los años1870, D.L Moody y A.B Simpson lanzaron programas intensivos para entrenar obreros para el evangelismo y las misiones. Con la llegada del Instituto Bíblico Moody en Chicago y el Instituto de Capacitación Misionera de Simpson en Nyack, Nueva York, la era del instituto bíblico comenzó. 

Por los últimos doscientos años, Dios ha enviado de tiempo en tiempo un avivamiento del Espíritu Santo a los campus de los institutos bíblicos, universidades cristianas y seminarios teológicos en varias partes del mundo, pero especialmente en los Estados Unidos [6] [7]. La tendencia fue que los avivamientos ocurrieron en escuelas donde era requisito que los estudiantes asistieran a un servicio devocional y en la mayoría de los casos, el avivamiento comenzó en un servicio que se había extendido. En muchas escuelas, los estudiantes tomaron la iniciativa intercediendo intensamente y así prepararon el camino hacia un avivamiento[8].  Entre los avivamientos más conocidos se encuentra la Universidad de Asbury en Wilmore, Kentucky[9], y la Universidad Wheaton en Wheaton, Illinois.[10]  Sin embargo, docenas de otras instituciones grandes y pequeñas han sido visitadas por movimientos de avivamiento del Espíritu[11].  Estas comunidades educativas y teológicas proporcionaron un lugar y un ambiente donde las personas podían buscar a Dios. Los pecadores escuchaban el Evangelio y respondían; los predicadores manejaban kilómetros para refrescarse espiritualmente.

El avivamiento se extendió a lo largo de Estados Unidos a través de los equipos ministeriales estudiantiles. El doctor T.M. Anderson ha estimado que el total de la red de bendición, resultado del avivamiento de Asbury en 1950, vio algo así como cincuenta mil personas que encontraron una nueva experiencia en Cristo[12].  Durante el avivamiento de la Universidad y del Seminario de Asbury en 1970, cerca de dos mil equipos de evangelismo y cientos de otros equipos de otras universidades e iglesias locales que fueron impactados por el avivamiento salieron a predicar[13]. De los avivamientos surgieron miles de voluntarios para el servicio misionero. Durante el avivamiento de la Universidad de Wheaton en 1948, los cinco hombres que luego serían conocidos como los “Mártires de Ecuador” respondieron al desafío de Dios a las misiones[14].

Cuando el avivamiento pentecostal llegó, el mecanismo del instituto bíblico fue rápidamente adoptado como un instrumento útil para proveer un liderazgo capacitado para el avivamiento[15].  De hecho, el avivamiento pentecostal en sí se originó en una antigua mansión, Stone’s Folly que albergaba el Instituto Bíblico Betel en Topeka, Kansas. Es significativo que este avivamiento comenzó en el contexto del estudio bíblico y que su identidad teológica tomó forma aquí. El programa de entrenamiento de Charles Parham era tripartito. Todos los alumnos estudiaban un tema bíblico determinado, explorando juntos lo que la Biblia enseñaba sobre este.  La Biblia era el único libro de texto empleado; el método era un acercamiento inductivo simple.  Además del estudio bíblico, se le daba considerable prioridad a la oración.

Durante el otoño de 1900, los estudiantes del Instituto Bíblico Betel habían estado estudiando los temas de arrepentimiento, conversión, santificación, sanidad divina y la segunda venida de Cristo.  A finales de diciembre, antes de partir para asistir a una serie de reuniones en Kansas City, Parham asignó a todo el cuerpo estudiantil el tema de la evidencia bíblica del bautismo en el Espíritu Santo. Sugirió que exploraran el libro de Hechos. Parham regresó a la escuela la mañana del 31 de diciembre de 1900. A las 10:00 a.m. tocó el timbre para llamar a los estudiantes a la capilla para revisar sus hallazgos sobre el estudio de tres días en el que habían estado comprometidos durante su ausencia. Para su sorpresa, todos los estudiantes habían llegado a la misma conclusión. Si bien ocurrieron varios sucesos cuando el Espíritu Santo cayó en los diferentes episodios registrados en los Hechos, el común denominador en cada ocasión fue que hablaron en otras lenguas. Este debe ser la evidencia bíblica de un bautismo genuino en el Espíritu[16].  El cuerpo estudiantil inmediatamente comenzó a orar y buscar al Señor para tener esta experiencia.

Al siguiente día, Agnes Ozman, una de las estudiantes, experimentó el bautismo en el Espíritu Santo, acompañado del hablar en lenguas. No fue la primera en hablar en lenguas.   Episodios aislados de derramamientos del Espíritu han sido registrados desde 1850, no sólo en los Estados Unidos, sino también en varias partes del mundo. Lo que era único sobre la experiencia de la señorita Ozman es que su experiencia ocurrió dentro de un entendimiento teológico consciente de que el bautismo en el Espíritu, un empoderamiento del Espíritu para el ministerio, una experiencia subsecuente al nuevo nacimiento, estaba marcado por la señal de hablar en otras lenguas. El instituto bíblico de Parham proveyó el ambiente para apreciar la importancia de esta experiencia espiritual a través del desarrollo de la autocomprensión teológica. Este fue el inicio de una historia unida del movimiento moderno pentecostal.

Casi todos los estudiantes de Betel entraron al avivamiento con entusiasmo, convencidos de la autenticidad de la experiencia y la escrituralidad de la doctrina. En un mes, una cruzada evangelística dirigida por los miembros de la familia del Instituto Bíblico Betel comenzó para expandir el mensaje pentecostal en todos los Estados Unidos[17].

Después de una serie de campañas locales de avivamiento en el Medio Oeste, en 1905, Charles Parham abrió un instituto bíblico pentecostal intensivo en Houston, Texas.  Un predicador de raza negra del Movimiento de Santidad, William J. Seymour, se convenció de la verdad de la experiencia pentecostal durante el año escolar de 1905-6. En la primavera de 1906, en respuesta a la invitación de una mujer de color del Movimiento de Santidad en Los Ángeles, Seymour fue a Los Ángeles para unas juntas. En la misión del Movimiento de Santidad, los líderes locales rechazaron su proclamación de la experiencia pentecostal, lo cual llevó a Seymour a buscar un nuevo rumbo para su ministerio[18].  Se estableció en la Misión de la Calle de Azusa en la calle Bray donde miles recibieron el bautismo en el Espíritu Santo con la evidencia de hablar en lenguas.

Mientras el avivamiento pentecostal ganaba fuerza y números, se hizo evidente que el estudio y la capacitación eran necesarias para preservar, equilibrar y expandir el movimiento.  Había abusos y extremos que necesitaban ser corregidos y equilibrados con la Palabra. William Menzies describe la necesidad de mayor capacitación teológica para pastorear el avivamiento en estas palabras:

Laicos entusiastas dejaron sus aspiraciones seculares para seguir la llama de la pasión evangelística encendida a partir de su experiencia pentecostal. Tenían un testimonio glorioso que compartir.  No obstante, muchos se dieron cuenta que sin mejores herramientas para escudriñar la Biblia, pronto se encontraban en apuros al tener que alimentar un rebaño establecido por un largo tiempo…  Algunos intentaron compensar su falta de conocimiento obteniendo “nuevas revelaciones”, las cuales produjeron confusión y desorden. Los medios para proveer un rumbo cooperativo para una capacitación de obreros más efectiva se convirtió en una necesidad apremiante temprano en el avivamiento[19].

Si bien algunos pentecostales veían la capacitación teológica con desconfianza y sostenían que las denominaciones históricas habían perdido su espiritualidad al hacer énfasis en la educación, la necesidad de una escuela de capacitación bíblica general se hizo evidente y se cita como una de las razones para fundar las Asambleas de Dios en 1914.

El instituto bíblico rápidamente se convirtió en el instrumento principal en el desarrollo veloz de las misiones pentecostales e iglesias indígenas. Las Asambleas de Dios alrededor del mundo dirigen más de trescientos institutos bíblicos, la mayoría bajo el liderazgo local.  Estas escuelas canalizan jóvenes capacitados a la vida de la iglesia para ocupar puestos de liderazgo.   William y Robert Menzies dicen: “Con más frecuencia, las iglesias que hace una generación estaban ‘recibiendo’ iglesias ahora están uniendo esfuerzos con sus contrapartes occidentales para enviar misioneros a nuevas fronteras”[20].

El valor del instituto bíblico al fomentar el crecimiento y desarrollo de las iglesias indígenas ha sido especialmente reconocido en Latinoamérica. El Plan Básico apunta hacia un avivamiento al planear el crecimiento a través del evangelismo y la plantación de iglesias.   Considera los objetivos de su plan multinivel para entrenar un ejército de obreros locales para el evangelismo, para preparar a miles para pastorear nuevas iglesias y para proveer educación especializada para aquellos que están en posiciones de liderazgo.

El avivamiento de Pensacola no comenzó en un instituto bíblico como los avivamientos previamente mencionados. Comenzó un Día del Padre en 1995 en una iglesia local de las Asambleas de Dios de Brownsville. Sin embargo; la Escuela Ministerial del Avivamiento de Brownsville (BRSM, por sus siglas en inglés) nació del mover de Dios en esa iglesia y esa ciudad. Su misión lee así: “La misión del BRSM es impactar toda esta generación con el fuego del avivamiento levantando un ejército de obreros radicales, llenos del Espíritu comprometidos a llevar el evangelio de Jesús a los confines de la tierra con su vida o muerte”[21]. Describen su visión con las siguientes palabras: “A través de un programa de capacitación de dos a tres años, buscamos consolidar creyentes en su relación con el Señor, llamarlos a santidad y pureza, formar en ellos los principios de servicio y sacrificio, sumergirlos en el fuego del avivamiento, enriquecerlos en el conocimiento de Dios y su Palabra, involucrarlos en el ministerio práctico, y luego enviarlos a todo Estados Unidos y las naciones para dar su vida por Jesús, las almas y la iglesia”[22].

Como un modelo para todos los institutos bíblicos interesados en promocionar y extender el avivamiento, el BRSM describe sus objetivos sugiriendo una estrategia práctica para alcanzarlos:

  • Fundamentar a los estudiantes en la Palabra viva de Dios a través de cursos profundos de Biblia y teología.
  • Equipar estudiantes para el ministerio práctico a través de cursos y prácticas estructuradas, supervisadas y experienciales.
  • Inspirar el desarrollo espiritual y un celo evangelístico involucrándolos en devocionales, la iglesia y el avivamiento.
  • Nutrir el desarrollo de cada estudiante como una parte sana e integral del Cuerpo de Cristo.
  • Facilitar que cada estudiante pueda responder al llamado de Dios al ministerio o servicio[23].

 

Varias implicaciones prácticas para la educación teológica pueden obtenerse de la historia de estos avivamientos.

1.  La educación teológica es un proceso integral que lleva tiempo.

Los avivamientos en los institutos bíblicos demuestran la necesidad de un programa que contribuya al desarrollo integral de cada estudiante, cubriendo el aspecto espiritual, intelectual, emocional y vocacional. Este proceso no puede apresurarse. La mayoría de los movimientos de avivamiento propusieron un mínimo de tres años de preparación.   Debe haber una formación del carácter de Cristo y una preparación académica para todo tipo de ministerio.

2.  Cada generación debe buscar a Dios para experimentar su propio avivamiento.

Esta verdad puede verse en Éxodo, en el contraste entre Josué y Jueces y a través de toda la historia espiritual registrada en 1 y 2 de Crónicas. Gordon Anderson, presidente de la Universidad Central del Norte en Minneapolis, Minnesota, comenta que los avivamientos son temporales debido a la naturaleza caída del hombre, la cual tiende a alejarnos de Dios.  Los múltiples avivamientos registrados tanto en la Universidad de Asbury como en el Seminario y la Universidad de Wheaton ilustran lo difícil que es mantener el fervor del avivamiento de un año escolar a otro. No obstante, cada generación tiene que esforzarse y luchar para experimentar su propio avivamiento.

3.  El ambiente del instituto bíblico es conductivo para promocionar y extender el avivamiento.

El avivamiento siempre es provocado por el regreso a la Palabra de Dios y la predicación de esa Palabra. Esdras preparó su corazón para enseñar la Palabra de Dios en Israel y el pueblo lloró mucho al escucharla. Martín Lutero redescubrió en Romanos la simple pero transformadora verdad de que “el justo por la fe vivirá”. Aprendió a fundamentarse solamente en la autoridad de la Escritura y la proclamó valientemente en la Dieta de Worms. El avivamiento pentecostal en el siglo XX se encendió gracias al estudio del libro de los Hechos. Debido a que el estudio bíblico es la parte central de la educación en un instituto bíblico, es lógico que el avivamiento comience en este contexto. Los institutos bíblicos pentecostales deben seguir enfatizando y ministrando el bautismo en el Espíritu Santo con la evidencia inicial, física de hablar en lenguas. Pueden patrocinar congresos del Espíritu Santo y enviar estudiantes a predicar sobre el pentecostés.

La oración y la búsqueda de Dios son elementos comunes en todos los avivamientos que han ocurrido a través de la historia. Los seminarios teológicos promueven disciplinas espirituales como devocionales diarios y personales, retiros espirituales, ayuno y reuniones sistemáticas de oración.  Normalmente tienen capillas y auditorios que pueden acomodar mucha gente. A través de la historia, los avivamientos comenzaron en servicios que se extendieron durante los servicios devocionales y estaban caracterizados por la confesión de pecados y oración de intercesión intensa. Los institutos bíblicos se convirtieron en lugares donde las personas podían venir y buscar a Dios para salvación o renovación espiritual.  Los institutos bíblicos pueden continuar fomentando el avivamiento organizando congresos de avivamiento, veladas de oración, caminatas de oración y servicios de renovación. Los equipos de ministración conformados por los alumnos pueden salir y predicar avivamiento en las iglesias locales.

4.  El instituto bíblico, como una comunidad académica, puede corregir abusos y proporcionar un balance bíblico para el avivamiento.  

El instituto bíblico tiene que estudiar, investigar y atender  los asuntos controversiales y preguntas difíciles que surjan. Puede proveer enseñanza sólida y balanceada. Puede hacer esto al escribir y publicar estudios. Puede explicar las reacciones físicas provocadas por el poder de Dios. Puede organizar seminarios de adoración y enseñar continuamente cursos sobre temas relacionados con el avivamiento.

5.  El instituto bíblico tiene que documentar y registrar la historia del avivamiento en su instituto y su esfera geográfica de influencia. El instituto bíblico puede recolectar información pertinente y testimonios y luego escribir una historia formal del avivamiento. La mayoría de los evangelistas del pasado fueron prolíficos y dejaron a la iglesia narraciones detalladas de lo que Dios hizo.

6.  El instituto bíblico tiene que promover el fervor evangelístico y misionero.   Gordon Anderson identifica tres fases del avivamiento: (1) la fase de búsqueda donde el pueblo de Dios despierta y reconoce su necesidad de avivamiento; (2) la fase “para mí de mí” donde Dios trata y bendice a su pueblo; y (3) la fase “a través de mí para ellos” donde el pueblo de Dios sale para alcanzar al perdido[24].  El objetivo de cualquier avivamiento es alcanzar la tercera fase de evangelismo y misiones. Si el avivamiento se queda en la segunda fase y se vuelve meramente hacia adentro, será abortado y no cumplirá su propósito.

La autora de este trabajo cree firmemente que el instituto bíblico tradicional tiene un papel muy importante en el avivamiento pentecostal de hoy. La historia muestra que los dos están interrelacionados en un ciclo repetitivo: los institutos bíblicos dan a luz a los avivamientos y los avivamientos resultan en institutos bíblicos. Los institutos bíblicos inician, promueven y propagan el avivamiento.

 



[1]ISUM expresa esta misma idea con su lema, “conocimiento y fervor”.

[2]Lutero no veía ninguna diferencia entre un pastor y un teólogo. La persona que había sido llamada a predicar estaba llamada a enseñar, y viceversa.

[3]E.G. Schwiebert, Luther and His Times: The Reformation from a New Perspective (St. Louis, Missouri: Concordia Publishing House, 1950), 256.

[4]Lewis W. Spitz, ed., Career of the Reformer IV, Luther’s Works, Volume 34 (Philadelphia, Pennsylvania: Muhlenberg Press, 1960), 285, 287, 288.

[5]Kenneth O. Gangel.  “Christian Higher Education at the End of the Twentieth Century,” Part 1: Foundations for the Christian College: From Harvard to HEW, Bibliotheca Sacra, Volume 135, Number 537 (January-March, 1978), 6.

[6]Wesley L. Duewel, Revival Fire (Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 1995), 320.

[7]El primer avivamiento en una universidad americana ocurrió en Virginia en la Universidad Hampden Sydney en 1787.

[8]Duewel, Fire, 320.

[9]La universidad de Asbury ha experimentado avivamientos con más frecuencia que cualquier otra institución. Durante una tormenta de nieve en 1905, Dios envió el primero de muchos avivamientos a la Universidad de Asbury. Avivamientos sucesivos se registraron en 1907, 1908, 1915-1916, 1921, 1950, 1958 y 1970.  La frecuencia y repetición de estos avivamientos demuestra la dificultad de mantener un avivamiento de un año escolar a otro.

[10]La Universidad Wheaton fue fundada en 1860 después del avivamiento de 1859. El primer avivamiento comenzó en la capilla de Wheaton el 13 de enero de 1936. Avivamientos sucesivos se registraron en 1943, 1948, 1950 y 1970.

[11]Para información más detallada sobre estos avivamientos en particular véase Wesley L. Duewel, Revival Fire, páginas 319-351.

[12]Duewel, Fire, 339.

[13]Duewel, Fire, 351.

[14]Duewel, Fire, 327.

[15]William W. Menzies and Robert P. Menzies, Spirit and Power: Foundations of Pentecostal Experience (Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 2000), 20.

[16]William W. Menzies, Anointed to Serve: The Story of the Assemblies of God (Springfield, Missouri: Gospel Publishing House, 1971), 36, 37.

[17]Menzies, Anointed, 39.

[18]Menzies and Menzies, Spirit and Power, 16.

[19]Menzies, Anointed, 84. [Traducido al español]

[20]Menzies and Menzies, Spirit and Power, 28. [Traducido al español]

[21]“About Us: Our Mission and Vision,” The Brownsville School of Ministry Home Page, http://www.revivalschool.org/About_Us/Mission_and_Vision/mission_and_vision.html (Accessed December 6, 2000). [Traducido al español]

[22]Ibid. [Traducido al español]

[23]Ibid.

[24]Gordon L. Anderson, A Theology of Revival (Minneapolis, Minnesota, 1997),

[25]Iain W. Provan, 1 and 2 Kings, New International Bible Commentary Old Testament Series (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, Inc., 1995), 132.

[26]Elmer A.Martens, “(hebreo),” en New International Dictionary of Old Testament Theology and Exegesis (Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 1997), 3:432.

[27]William J. Peterson, Meet Me on the Mountain (Wheaton, Illinois: Victor Books, 1979), 24.

[28]C.F,D, Moule, An Idiom-Book of New Testament Greek, Second Edition, (New York, New York: Cambridge University Press),  177, 178.

[29]El siguiente es un excelente artículo sobre el problema y las consecuencias del pastor paternalista en Latinoamérica, Guillermo Federico Steinfield, “El pastorado paternalista en la iglesia de América Latina” en el Boletín Teológico Año 29, Número 66 (Abril-junio de 1997), páginas 59-71.

[30]W. Phillip Keller, Elijah Prophet of Power (Waco, Texas: Word Books Publishers, 1980), 23.

 

[31]Algunos eruditos han tratado de interpretar la palabra (hebreo) como colonizadores o nómadas en el área, en lugar de la palabra pájaro, y quienes alimentarían a Elías; sin embargo, no hay evidencia real de que este sea el caso.

 

[32]Citado en Duewel, Fire, 327.

 

[33]Keil y Delitsch.  Citado por Mervin Breneman, “El avivamiento espiritual en la Argentina en perspectiva bíblica,” Boletín Teológico Año 29, No.68 (Octubre-diciembre de 1997), 70. [Traducido al español]

 

[34]Kaiser, Revive, 86, 87.

 

[35]Walter C. Kaiser, Jr., Revive Us Again (Nashville, Tennessee: Broadman and Holman, Publishers, 1999), 81.

 

[36]Donald J. Wiseman, 1 and 2 Kings: An Introduction and Commentary, Tyndale Old Testament Commentaries, Volume 9 (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 1993), 169.

[37]Wilf Hildebrandt, An Old Testament Theology of the Spirit of God (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, Inc., 1995), 139.

 

[38]P.A. Verhoef, “Prophecy.” en NIDOTTE, 4:1072, 1073.

 

[39]Citado por Ernest B. Gentle en Your Sons and Your Daughters Shall Prophesy: Prophetic Gifts in Ministry Today (Grand Rapids, Michigan: Chosen Books, 1999), 101.

 

[40]Quoted Gentle, Sons and Daughters, 101.

 

[41]Jones, page 385 citado por Wiseman, 1 and 2 Kings, 195. [Traducido al español]

@font-face { font-family: “Courier New”; }@font-face { font-family: Wingdings; }@font-face { font-family: “Cambria Math”; }@font-face { font-family: Kefa; }@font-face { font-family: Sgreek; }@font-face { font-family: Shebrew; }@font-face { font-family: GraecaII; }@font-face { font-family: OLB; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0in 0in 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: “Times New Roman”; }p.MsoFootnoteText, li.MsoFootnoteText, div.MsoFootnoteText { margin: 0in 0in 0.0001pt; text-indent: 0.5in; font-size: 12pt; font-family: “Times New Roman”; }span.MsoFootnoteReference { font-family: “Times New Roman”; vertical-align: super; }p.Level1, li.Level1, div.Level1 { margin: 0in 0in 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: “Times New Roman”; }span.FootnoteTextChar { }.MsoChpDefault { font-size: 10pt; }div.WordSection1 { }div.WordSection2 { }ol { margin-bottom: 0in; }ul { margin-bottom: 0in; }

Donna Bustos


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ seis = 10

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>