Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1976.Vol.2, No.4 El curso bíblico elemental
formats

El curso bíblico elemental

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1976.Vol.2, No.4

Por Jesús Juárez Ruiz

 

Un grano de azúcar parece sencillo; sin embargo tiene una estructura complicada con tres elementos muy diferentes: carbón, hidrogeno y oxígeno. Así también le parecerá muy sencillo el Curso Bíblico Elemental a uno que lo mira a simple vista. Pero las apariencias engañan. El Curso Bíblico Elemental es una fuente de grandes recursos para cimentar a los creyentes y ayudarles a desarrollar un ministerio efectivo.

Doy gracias a Dios por haber movido a hermanos a formular una obra tan provechosa como es el Curso Bíblico Elemental. No tengo el honor de conocer a tales hermanos; pero mi oración al Señor es que los bendiga y los siga usando en el campo de la enseñanza.

Quien escribe este comentario ha sido grandemente beneficiado con los estudios del Curso Bíblico Elemental. Me ha estimulado para trabajar en la obra del Señor, para enseñar la doctrina cristiana en las iglesias en esta ciudad y para animar a otros hermanos a servir en sus respectivas localidades.

El Curso Bíblico Elemental es un caudal de bendición en la investigación bíblica. A mí me ayuda en la preparación de las clases dominicales que imparto a los hombres en mi iglesia. Otras veces me proporciona alguna idea para ilustrar en el pizarrón el pensamiento central de la lección o para el estudio bíblico que doy en alguna iglesia.

Hace tres años que conozco el Curso Bíblico Elemental, y desde que comencé a leerlo me atrajo su sencillez y lo completo de sus temas. Considero que los principios doctrinales y la forma de enseñarlos son la pulpa colada en el cedazo de la experiencia de la vida cristiana de quienes lo escribieron, documentándose en la fuente insondable de las Sagradas Escrituras. El Curso Bíblico Elemental no se escribió de la noche a la mañana; llevó mucho esfuerzo e investigación bíblica. Refleja larga experiencia en la enseñanza.

Actualmente trabajo enseñando el Curso Bíblico Elemental en cinco iglesias de las Asambleas de Dios en Guadalajara, Jalisco, México, una vez por semana. He sido designado en el honroso cargo de Promotor del Curso Bíblico Elemental en la región de Jalisco y Colima. Me inspira ver como los creyentes son edificados, se desarrollan en la vida cristiana y rompen los moldes de pasividad.

Para más efectividad en la enseñanza del Curso Bíblico Elemental, se debe hacer atractivo el estudio acudiendo a fuentes de información recomendables, enriqueciendo el comentario de los Tomos. También se debe usar el pizarrón para ilustrar con figuras alusivas, con pasajes bíblicos y con registros históricos. El maestro debe tener habilidad para mover a los asistentes a que tomen parte en el comentario, ya sea contestando preguntas, promoviéndolas o exponiendo puntos de vista sobre el estudio.

Es lamentable que existan obreros del Señor que no enseñen el Curso Bíblico Elemental en sus campos respectivos. Estos hermanos menosprecian la eficiencia del curso. Ignoran que es útil para la estabilidad cristiana y la superación de metas en la iglesia. La estabilidad del cristianismo tiene su base en la enseñanza además de la predicación.

Jesús Juárez Ruiz


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


2 × cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>