Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1999.2 La música de los Salmos
formats

La música de los Salmos

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1999.2

LA MÚSICA Y la adoración a Dios son inseparables. Cuando uno está en estado de exaltación espiritual, se expresa naturalmente en alabanzas y canciones. Cuando uno está decaído, cargado de penas, problemas y dolor, derrama su alma en canciones, expresando sus ansias y sus esperanzas.

En los Salmos se hallan 14 ocasiones en que se emplea la palabra canción o cantar. En el Nuevo Testamento se mencionan los Salmos. Cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales, Colosenses 3:16.

En la actualidad las partituras tienen indicaciones que ayudan a ejecutar la música. Una “F” quiere decir alto, una doble “FF” indica que se ha de tocar o cantar más alto, o sea, “fortísimo”. Una “P” significa que la música se ha de ejecutar bajo de volumen (piano en italiano), y una doble p, “PP” significa “pianisimo”, o sea, muy bajito. De la misma manera en los Salmos leemos indicaciones que orientaban cómo cantarlos y con qué instrumentos acompañar el canto. Los títulos al principio de muchos de los Salmos parecen referirse a cuatro categorías diferentes:

  1. Salmos relacionados con una ocasión o un evento.

Salmo 3: se relaciona con la huida de David de delante de Absalón.

Salmo 9: Mut-labén. Tiene que ver con la muerte de Goliat.

Salmo 51: Se relaciona con la visita del profeta Natán después que David

llegó a Betsabé.

  1. Títulos que se refieren a la paternidad del salmo. Además de David son autores

los hijos de Coré, Salomón, Moisés, Etán, Asaf y los hijos de Enán.

  1. Títulos que indican la ejecución musical.

Salmos 4, 6, 54, 55: “Sobre Neginot”. Se usan cuerdas y el instrumento se

toca bruscamente.

Salmo 5: “Sobre Nehilot”. Se ha de emplear un instrumento de viento,

como la flauta.

Salmo 6: “Sobre Seminit”. Cantado un octavo más alto, o a dos voces, coro

de varones.

Salmo 7: “Sigaión de David”. Una plegaria pidiendo vindicación. El

mismo término se encuentra en el salmo de Habacuc 3.

Debía cantarse con ritmo apasionado, salvaje, estático.

Salmo 8: “Sobre Gitit”. Puede referirse a un instrumento o a una melodía

procedente de la ciudad de Gat de los filisteos.

Salmo 9: La palabra Higaion sigue después del versículo 16. Indica una

meditación. A continuación se halla el vocablo Selah que sugiere una

pausa para la meditación. Selah no se articula en voz audible.

  1. Títulos descriptivos de la naturaleza del salmo.

Salmos 42, 44, 52, 142: Masquil. Se relaciona con sabiduría en un salmo

didáctico, o sea, de enseñanza.

Salmos 16, 56-60: Mictan. Tiene que ver con la redención o expiación según

algunos estudiosos.

Salmo 145: Tehillah. Alabanza.

Salmo 46: Alamot. Coro de mujeres.

Salmos 113-118: Halel. Esta palabra hebrea está vinculada con la

exclamación ¡Aleluya!, ¡Alabad a Jehová! Se cantaban estos salmos

entre los miembros de la familia en la celebración de la Pascua. Los

numerados 113 y 114 se entonaban para comenzar la cena y los 115-

118 para concluirla. Se cree que eran los himnos que Jesús y sus discípulos cantaron en la última cena, Mateo 26:30.

Salmos 120-134: Cánticos graduales, o de las subidas. Los israelitas que

iban a Jerusalén para las fiestas anuales entonaban estos himnos mientras subían las gradas, o sea, los escalones para llegar a la ciudad que quedaba a 750 metros sobre el nivel del mar.

Entre los instrumentos en los Salmos se encuentra la flauta, hecha de madera o caña. El shofar es instrumento primitivo hecho del cuerno de carnero, de íbice o de antílope. Se soplaba para dar señales. Había dos clases de arpas, la de siete cuerdas y la de doce. El salterio, instrumento de forma triangular o trapezoidal, tenía cuerdas. En cuanto a los instrumentos de percusión, se mencionan el pandero y los címbalos.

Sin número son las anécdotas de las bendiciones que han derramado en la vida de los creyentes estos himnos. Por ejemplo, cuando Martín Lutero se hallaba muy deprimido leía los Salmos y al llegar al capítulo 31 llegó a comprender que sí podía confiar en el Señor. Más tarde compuso el himno Castillo fuerte es nuestro Dios, basándolo en los Salmos 18 y 46.

El Salmo 150 declara que la alabanza se ha de ofrecer a Dios en su santuario con muchos instrumentos: con bocina, con salterio, arpa, pandero, cuerdas, flautas, címbalos…y con el grito ¡Todo lo que respira alabe a Jehová. De este modo terminan los Salmos con un movimiento musical grandioso y en un crescendo [anotación en la partitura que indica que hay que ir aumentando gradualmente la intensidad de los sonidos musicales] magnífico y glorioso. XXX

Betty Jane de Grams ha sido misionera por muchos años en Bolivia, Argentina, y luego como parte del equipo del Servicio de Educación Cristiana junto con su esposo M. David Grams. Es autora del libro Ministrando con Música.

Betty Jane de Grams


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 4

  1. carlos alberto

    Por favor uds. consideran que se debe cambiar la música de los salmos, teniendo en cuenta la tradición que los acompaña y lo que representa para la cultura en si de la iglesia católica, y si en realidad no se desvirtua
    lo que ellos representan al querer imponerles algo que no va con la religiosidad para lo que sus autores escribieron?

  2. martin flores Meza

    dentro de la iglesia o de el santuario avia instrumentos ordenados por david con que se deverian tocar 1decronicas25:2-7

  3. Jose Antonio

    Si DIOS a dado Inteligencia al Hombre para crear estos instrumentos, y ponerlos a su servicio y cantar sus Alabanzas ¿donde esta lo malo? No porque comes el pan sin lavarte las manos te va a contaminar, si no los malos deseos que sale de tu corazón eso te contamina.

  4. Adrián Morales

    Dios ha dejado instrucciones de que y como se debe presentar ante el altar, y el regalo se da en función de lo que al agasajado le gusta, pues si damos algo que solo a nosotros nos “gusta” nos “llena” o nos “da buena “vibra” corremos el riesgo de que a como Cain y los dos hijos de Aaron no le guste lo presentado, por muy buena que sea la intención, pues Dios ve a la persona pero también ve la ofrenda a ver si cumple los requisitos de lo que el pidió.

    Pues al fin y al cabo la ofrenda máxima es la obediencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− dos = 3

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>