Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2021.1 La importancia del varón
formats

La importancia del varón

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2021.1

Por Jamie Kate Mazurek

 

 

Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención de la historia del nacimiento e infancia de Jesús es un personaje que siempre queda en el olvido cuando muchas veces escuchamos la historia o analizamos su significado. Esa persona es José.

María es escogida por Dios en su sabiduría y soberanía para ser la madre de Jesús. Y muchas veces nos enfocamos en la selección de ella, y sus atributos, y sus fuerzas y quizás cuántas cosas más que aportaron a la decisión de Dios de escogerla a ella, de la misma manera en que escogió a personas claves en el Antiguo Testamento.

Pero creo que es importante resaltar que Dios no sólo escogió a María por ser María, sino que escogió a María porque estaría José en la foto. Y creo que esta declaración es asertiva debido a lo que los evangelios nos revelan acerca de él.

Antes de que Dios le revelará su plan, José en ignorancia y con obvia pena y amargura con la supuesta traición que él siente que sucedió por parte de María, aun así, no está en su corazón seguir el procedimiento de divorcio de la manera cruel que habría sido (y que habría tenido derecho de hacer en el contexto de ese tiempo). María habría sido despreciada, humillada y hasta llevada a muerte por apedreamiento. José tenía en su corazón divorciarse de ella de la manera más privada y callada, en donde ella no quedaría con una reputación dañada y ningún riesgo de ser físicamente atacada.

Y cuando Dios le revela sus planes y lo que realmente sucedió con María, la instantánea humildad, dedicación, madurez y perseverancia que nos muestra José es digna de imitación.

Dios usa a José para otorgar cobertura familiar, legal, económica, protectora, y tantas cosas más a María y Jesús, al dejar de lado su propia persona, su orgullo, sus deseos, y asumir un rol extremadamente difícil para un varón en su situación. Sería objeto de burla por la decisión que tomaría, porqué rápidamente las personas se darían cuenta de la fecha del embarazo y parto y las implicaciones de aquello.

Se resiste de tener relaciones sexuales con su esposa, en honor a la llegada del Dios hecho carne, para que NADIE dude de su legítima divinidad. ¡Todos podemos imaginar lo difícil que tiene que haber sido eso!

Dios usa a José, que cuida de María y Jesús en todo momento. Varones que han tenido esposas embarazadas saben cuán difícil y complicado tiene que haber sido esto. Y en un tiempo sin clínicas, sin auto, medicamentos instantáneos, etc.

Por medio de las instrucciones y directrices que Dios le da, José se asegura de proteger a Jesús en el vientre, en su nacimiento y en su crianza, asegurando que ningún daño le llegara. Dios usa a José para mantener a un bebé Jesús vivo, moviéndose de lugar a lugar, escapando de posibles daños.

Él toma toda responsabilidad como protector, esposo, padre, y varón de Dios, obedeciendo, obedeciendo y obedeciendo, ¡sin importar lo difícil, lo cansador, y lo frustrante que tiene que haber sido todo!

Después de los relatos del nacimiento, ya no escuchamos de José. Sin embargo, hay cosas implícitas en los evangelios que nos revelan aun más la dedicación de José a la responsabilidad que Dios le dio. Sabemos que traspasó su oficio de carpintero a Jesús, enseñándole todo lo que él sabía, no sólo en área laboral sino también en las tradiciones judías y sus ceremonias espirituales.

Jesús no comenzó su ministerio terrenal hasta los 30 años. ¿Qué hizo antes de eso? Mantuvo a su madre y hermanos con el oficio que su padre terrenal, José, le enseño: la carpintería. Cuidando de ellos, como José cuido de Él.

Me gusta imaginar que el día de su muerte, al traspasar a esa otra dimensión, a la presencia de Dios, José escucha una voz…una voz familiar, decirle con amor, con orgullo, con gran ternura:

Siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu señor…

Varones de Dios, ustedes son importantes. Nunca olviden el diseño y la voluntad de Dios al crear al varón, y el rol que les ha dado cómo líderes que lideran en obediencia a Dios y en amor al prójimo; en sus hogares, familia, iglesia local, ministerio, comunidad, ciudad, país, y mundo entero.

Miqueas 6:8:

Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


ocho × = 56

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>