Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2021.1 Los evangélicos y el judaísmo
formats

Los evangélicos y el judaísmo

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2021.1

Por Aldo Suárez, Misionero

.

Ya el título de este artículo sugiere que hay una brecha entre los Evangélicos y el Judaísmo. Y esa es precisamente la condición en la que nos encontramos casi dos mil años más tarde.

Desde el principio de las Buenas Nuevas, cuando Juan el Bautista y Jesús anunciaron que el Reino de los cielos se había acercado, varias veces la Biblia expresa que el mensaje es primero para “las ovejas perdidas de la casa de Israel”. O sea, que el Evangelio era primeramente para los judíos.

Luego de haber orado toda la noche Jesús elige a sus discípulos y el primer encargo que les da es que lleven el mensaje de la llegada del Mesías a su propio pueblo. Mateo 10:5-6 A estos doce envió Jesús después de instruirlos, diciendo: No vayáis por el camino de los gentiles, y no entréis en ninguna ciudad de los samaritanos. Sino id más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel.…”

Vemos que la intención de Jesús era manifestarse primero a Su pueblo, el pueblo que supuestamente lo estuvo esperando por años. Pero su propio pueblo lo rechazó y se abrió la puerta a los gentiles, que también estaban en la economía de Dios, ya que a Abraham le prometió que a través de él, todas las naciones de la tierra serían bendecidas (Génesis 22:18).

Los discípulos de Jesús debían ser “los evangélicos” que llevarían las buenas nuevas del Mesías al pueblo que supuestamente le esperaba. Sabemos que muchos judíos creyeron, pero la mayoría no, especialmente los religiosos que no querían salirse de su estructura religiosa que habían edificado por varios años.

Lo que sucedió en el día de Pentecostés en Hechos 2 nos indica que el evangelio seria para todas las naciones y que la Gran comisión de Mateo 28:19 expresa que el evangelio que debían predicar los discípulos judíos, enviado por el Rabino judío, Yeshua, sería para todas las naciones. Ese era el propósito eterno de Dios de acuerdo a Romanos 8:29 de tener una familia de hermanos, parecidos a Jesús. Y de que toda la tierra sea salva por El, Hechos 13:47. Que el Evangelio llegase hasta los confines de la tierra.

Ahora sabemos que el primer perseguidor de los judíos y gentiles que creían en el Mesías fue Saulo de Tarso, adiestrado a los pies de Gamaliel, quien más tarde se convierte y a pesar de que es enviado a predicarle a los gentiles, nunca dejó su pasión y deseo por predicarle a su propio pueblo. Romanos 10 expresa claramente el sentir y el mensaje de Pablo, de que el Mesías que él anuncia es tanto para judíos como para gentiles.

Haciendo una breve síntesis de la historia de la Iglesia, durante los tres primeros siglos hubieron persecuciones por parte del imperio romano donde muchos de nuestros hermanos en la fe, judíos y gentiles, perdieron sus vidas por causa del evangelio. La idea del imperio romano era exterminar especialmente a los judíos. A principios del siglo IV cuando comienza a gestarse la Iglesia Católica Romana, la idea de la iglesia imperial era tomar control de la religión. En el Concilio de Nicea del 325 D.C convocado por el emperador Constantino el Grande, se establece que los judíos mataron a Jesús y eso sería el detonador para el comienzo de la brecha entre la iglesia “Cristiana” y los judíos.

Tal posición de la iglesia imperial provoco total rechazo a los judíos. Mas tarde vienen las cruzadas desde 1096 hasta 1291, donde en el intento de retomar Jerusalén para el imperio los ejércitos cruzados arremetieron contra los judíos y musulmanes que estaban en la ciudad. Cuenta la historia que los soldados metían a los judíos dentro de sus sinagogas y mientras cantaban (canciones de alabanzas a Dios) los quemaban vivos.

En 1492, la Reina Isabel la Católica, expulsa de España a los judíos y a los moros. También se les había culpado de ser los responsables de la peste negra y de haber envenenado los pozos de agua. Miraban que los judíos no se enfermaban y era porque guardaban las leyes de purificación y limpieza del libro de Levítico.

Mas tarde vemos que aún nuestro Reformador Martin Lutero tenia reminiscencias de antisemitismo, pues venia con la mentalidad Católico Romana. Gracias a Dios más tarde cambio su posición. Pero basado en sus enseñanzas aparece más tarde un tal Adolfo Hitler, que cree que es “un deber cristiano” exterminar a los judíos (Holocausto 1941-1945)

Aunque algunos lideres católicos intentaron defenderles en algunas instancias, ya era demasiado tarde.  Existía un cisma entre la iglesia cristiana y los judíos difícil de solucionar.

Ese cisma sigue existiendo hoy de parte de los judíos hacia los cristianos. En un hogar judío, en lo posible no se debe nombrar a Jesús, pues por causa de él y de sus seguidores “los cristianos” ellos fueron perseguidos, rechazados y matados.

Tal es así que en Israel se cree que solo un 15% cree en Dios y alrededor del mundo solo un 20%. ¿Se imaginan? Un 80% de judíos en nuestros países son ateos. Muchos dicen que Dios murió en el holocausto. Por una larga trayectoria de persecuciones en su contra es que rechazan a Dios y a Cristo.

Y aquí viene en realidad lo más importante que quisiera dejar en el corazón de cada lector. En la actualidad un sector de la iglesia evangélica quiere parecerse a los judíos, practicar sus fiestas, sus danzas, pensando que con ello son más espirituales. Se hacen viajes a Israel, para darnos cuenta que la mayoría es un pueblo secular, lejos de Dios. Muchos están judaizando, en vez de llevar el mensaje del Mesías al pueblo que todavía le espera. El pueblo que nos legó la Tora, la Tanaj (Antiguo Testamento) y el Nuevo Testamento, y al mismo Jesús, se está perdiendo sin su Mesías. Creo que si queremos el gran avivamiento que esperamos, es hora de que el pueblo evangélico vuelva a reavivar el deseo de Pablo, y el primer propósito de Jesucristo, de ir primeramente a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Y ver cómo suceden los milagros y sanidades y provisión cuando damos de gracia lo que de gracia recibimos como lo expresa Mateo 10:6-10. Hemos estado tantos años predicándole al gentil, pensando que los judíos no necesitan ser evangelizados. El resultado, 80% de judíos que no creen en Dios.

Es el deseo de mi corazón que el Espíritu Santo nos mueva a mirar a nuestro alrededor y si tenemos vecinos, compañeros judíos, podamos decirles que creemos en su Mesías para provocarles a celos como dice Romanos 11:11 y mostrarles el amor de Cristo.

Documéntese para saber cómo presentarle el evangelio a los judíos, que términos usar y cuales no utilizar cuando hable con uno de ellos. El tiempo de los gentiles se esta acabando, preparemos el camino para que muchos judíos encuentren a su Mesías.

 

Aldo Suárez


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 7

  1. Aurora M Mares

    Gracias. Excelente enseñansa.

  2. Myrian Monnet

    Muy interesante el articulo.

  3. Mirta Corona

    Gracias por compartir y adelante con la obra misionera. Bendiciones.

  4. Francisco Orellana

    Muy buena enseñanza, Dios les bendiga Pastores Suarez y que el Espíritu Santo los guíe para alcanzar nuevos judíos para Cristo. Shalom, toda ravah

  5. Noemi

    Muy clara la explicación. Y que bueno recordar todo esto.y poder tenerlo presente. Oramos

  6. Pastor Aldo, Excelente tema y un gran desafio para la iglesia cristiana de hoy.

  7. Liliana Menéndez

    Exelente reflexión Pastor Aldo, muy bien detallada la explicación.

Responder a Liliana Menéndez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


uno + = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>