Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1987.3 Editorial: ¿Fué una cosa pequeña el comienzo de CONOZCA?
formats

Editorial: ¿Fué una cosa pequeña el comienzo de CONOZCA?

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1987.3

 

Se hallaba enterrada en un archivador. Quien sabe la última vez que alguien la vio. La primera edición de la revista que hoy se conoce con el nombre de “Conozca” no tiene una presentación ostentosa ni está encuadernada en cuero.

¡Qué pena que nadie se acordara de su aniversario de plata! Uno de los factores que hicieron problemática la recordación de la fecha del primer número es que cuando se le cambio el nombre, se comenzó a numerar de nuevo los años de edición. Así fue que durante el año 1986 la numeración de las ediciones marcaba “Año 12”. Nadie se acordaba que el primer número había salido en el año 1961 con el nombre de “El Instituto”. Constaba de cuatro cuartillas mimeografiadas.

Gracias a Dios y a doña Luisa V. de Walker por el comienzo de un órgano literario para diseminar información, proporcionar explicaciones sobre muchos aspectos de la didáctica y proporcionar inspiración para el que enseña la Palabra. Cuatro cuartillas podrían parecer a algunos como una cosa pequeña. Pero se trataba de un servicio en todo un continente para los interesados en la formación de obreros.

Nosotros tenemos que tener cuidado de no despreciar las cosas pequeñas. En estos años que consuman el siglo veinte, se adolece de una manía de dejarse impresionar por lo que sea grande, macizo, impresionante, lujoso, ruidoso, espectacular, enorme, lo que despliega muchos colores. Confesémoslo. No le damos importancia a lo común y corriente, a lo que no se puede calificar de superlativo. Despreciamos las cosas pequeñas.

Muchas cosas grandes e impresionantes, sin embargo, son pequeñas en el principio de su existencia. La primera vez que me enseñaron, en Cuba semillas de eucalipto. no podía creer que fuera cierto. Me dijeron que esa semilla producía los palos altos, inmensos, impresionantes que conozco como eucaliptos. Se trataba de un polvo demasiado fino, pero cada partícula, más pequeña que la cabeza de un alfiler, tenía el potencial de llegar a ser un árbol sumamente grande.

El ser humano en su comienzo es una cosa pequeña. Me dicen que un cigoto es pequeño en extremo. No es algo que llegara a ser un individuo humano… ya lo es. Hasta un genio o un gobernante sabio que dirige a multitudes comienza como un cigoto.

Parece que no somos los únicos que despreciamos las cosas pequeñas. Cuando el remanente judío salió del exilio babilónico, les tocó vivir en tiempos difíciles. Para ellos era raquítica la posibilidad de que el pueblo escogido de Dios lograra sobrevivir los problemas y escaseces, los números reducidos. Pero de la boca del varón de Dios enviado para esa misma hora prorrumpen estas palabras: “Los que menospreciaron el día de las pequeñeces se alegrarán.”

Si la hermana Luisa de Walker se hubiera negado a comenzar un boletín consagrado al servicio de la educación cristiana en América Latina porque no contaba con recursos para hacer algo estupendo, si le hubiera dado pena principiar con solamente unas cuantas páginas mimeografiadas, no podríamos celebrar con gozo el cumplimiento del año 26 de esta revista.

Y gracias a Dios por todos los demás que han colaborado para mantener esta revista. Son muchos los ofrendadores, los articulistas, los secretarios, los revisores. Ahora son leídas sus páginas en 26 países del mundo. Su tiraje es mayor que al principio. Son varias las cartas que llegan semanalmente testificando que CONOZCA es de ayuda y bendición.

Tenemos el honor de presentar en este número a los tres hermanos que se destacaron como redactores (de aquí en adelante se ha de designar el puesto con el título de editor) hasta que fue nombrado este gusano para seguir en la labor. Con gusto sacamos también tres artículos de ediciones pasadas. Se hace con nostalgia. Los lectores que acaban de añadirse a nuestra familia estarán contentos de recibir beneficios del pasado.

Con esta edición la revista pasa por el umbral del vigésimo séptimo año de su existencia. ¡Qué sea un instrumento cada vez más útil en las manos de la Palabra Eterna!

 

¡Viva CONOZCA!

 

Floyd Woodworth W.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ 8 = nueve

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>