Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2011.2 Falso profeta igual a falso maestro
formats

Falso profeta igual a falso maestro

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2011.2

Por Jaime Mazurek


Durante los últimos años me he convertido en un ávido estudiante de las cartas de Pedro. Son fascinantes ventanas abiertas hacia las condiciones difíciles que tuvieron que enfrentar las iglesias durante la segunda mitad del primer siglo, y la poderosa Palabra de Dios que llegó para tales situaciones.

Primera de Pedro es una exposición sobre la teología del sufrimiento que necesita saber una iglesia perseguida. La palabra clave en aquella epístola es, precisamente, “sufrir” (17 instancias).

Por otro lado, Segunda de Pedro es una exposición sobre la necesidad de crecer en el conocimiento de Cristo en medio de falsas enseñanzas. La palabra clave en esa epístola es “conocimiento” (16 instancias). Como educador, me interesa mucho este libro, porque trata con los asuntos de la enseñanza verdadera y falsa. Es un libro que nos puede beneficiar a todos.

En Segunda de Pedro 2:1 hay una declaración impresionante.

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.” (RVR60)

Pedro aquí declara que el equivalente de los falsos profetas del Antiguo Testamento son los falsos maestros de los tiempos finales. Durante el período del Antiguo Testamento los falsos profetas fueron un grave problema para Israel, hombres que reclamaban hablar por Dios pero que solamente hablaban por si mismos. Pedro dice que aun queda esa clase de personas, solo que ahora existen como falsos maestros.

Esta comparación nos impulsa a indagar sobre la naturaleza de los falsos profetas del Antiguo Testamento, para así tener una mejor idea de qué nos advertía Pedro. Un breve estudio del tema revela las siguientes características destacables de los falsos profetas del A.T. ¿Tenía Pedro razón al compararlos a los falsos maestros modernos? ¿Qué piensas tú?

 

1. Los falsos profetas decían a la gente las cosas que quería oír, y no las que necesitaba oír.

“Si alguno andando con espíritu de falsedad mintiere diciendo: Yo te profetizaré de vino y de sidra; este tal será el profeta de este pueblo.” Miqueas 2:11

“Y yo dije: ¡Ah! ¡Ah, Señor Jehová! He aquí que los profetas les dicen: No veréis espada, ni habrá hambre entre vosotros, sino que en este lugar os daré paz verdadera.

Me dijo entonces Jehová: Falsamente profetizan los profetas en mi nombre; no los envié, ni les mandé, ni les hablé; visión mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan.” Jeremías 14:13,14

Los falsos profetas siempre atraían multitudes. Sabían lo que la gente quería y cómo entregárselo. Les sobraba la personalidad y el carisma. No faltaba gente en Israel que prefería oír un mensaje de bendiciones incondicionales, prosperidad y la condonación de sus pecados, en lugar de una denuncia de sus transgresiones, la amenaza de castigo divino y llamadas al arrepentimiento y al cambio radical en su estilo de vida.

 

2. Los falsos profetas usaban sus posiciones como medios de lucro personal más que como medios de ministerio.

“Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros.” Miqueas 3:11.

Los falsos profetas “lo hacían por el dinero”. Veían a su ministerio como un negocio, un medio para quitarle el dinero a la gente. Acumulaban riquezas y las exhibían, siempre confiando que el Señor les respaldaba absolutamente.

 

3. Los falsos profetas vivían vidas marcadas por vicio, licencia y pecado en vez de por santidad.

“Pero también éstos erraron con el vino, y con sidra se entontecieron; el sacerdote y el profeta erraron con sidra, fueron trastornados por el vino; se aturdieron con la sidra, erraron en la visión, tropezaron en el juicio.” Isaías 28:7.

Los falsos profetas no conocían el temor de Jehová. Sus brújulas de la moralidad estaban perdidamente descompuestas. Se habían convencido que podían vivir estilos de vida mundanales y seguir siendo los mensajeros de Dios. Creían que el ministerio era “algo que hacían”, algo que podían encender y apagar a voluntad. Llegaron al extremo de intentar ministrar proféticamente en estado de embriaguez. No creían que una vida de santidad era necesaria para sostener su ministerio.

 

4. Los falsos profetas se robaban las ideas uno del otro, para así mantenerse “al día” con la última palabra de moda, en lugar de sinceramente buscar y declarar la palabra de Jehová.

“Por tanto, he aquí que yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano.” Jeremías 23:30

Los falsos profetas se copiaban los mensajes, en medida que uno u otro inventaba un mensaje más novedoso y popular. Su estado de bancarrota espiritual personal quedaba evidente por sus flagrantes imitaciones unos de otros. Al producirse este fenómeno, sin duda diferentes “palabras de moda” llegaron a existir entre las creencias del pueblo.

 

5. Los falsos profetas manipulaban y controlaban a sus seguidores en vez de servirles.

“Así ha dicho Jehová acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, y claman: Paz, cuando tienen algo que comer, y al que no les da de comer, proclaman guerra contra él.” Miqueas 3:5

Los falsos profetas usaban a las personas. Se servían de ellas mediante manipulaciones cautelosas, con el fin de aprovecharse de ellas. El pueblo de Israel no tardó mucho en aprender el sistema. Si cuidaban bien al falso profeta, este siempre declararía paz y prosperidad a su favor. Si no lo cuidaban, arriesgaban caer bajo su ira y enemistad.

 

6. Los falsos profetas alejaban a las personas de Dios, en vez de acercarlas.

“Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma. En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis.” – Deuteronomio 13:1-4.

A los falsos profetas no les interesaba hacer que las personas se acercasen mas a Dios, tanto como hacer que las personas se acercasen a ellos mismos, los falsos profetas, para su propio engrandecimiento, beneficio, y gratificación.

Entonces, ahí tenemos algunas de las características de los falsos profetas del tiempo del Antiguo Testamento. A lo mejor Pedro pensaba en tales cosas al escribir su segunda epístola, advirtiendo a la iglesia sobre la venida de los falsos maestros. ¿Cómo calza el perfil de los falsos profetas con falsos maestros de la actualidad y sus enseñanzas?

En el tercer capítulo de esta carta, Pedro prescribe a varias acciones que la iglesia debe tomar para no caer víctima de los falsos maestros.

 

1. Conozcan las Escrituras – 3:2

“… para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles…” 2 Pedro 3:2

Es de suma importancia que ataquemos el gran problema del analfabetismo bíblico que padece la generación actual. Hay que redoblar los esfuerzos en el fortalecimiento de la educación cristiana en el nivel iglesia local.

 

2. Estén preparados para la venida de Cristo – 3:14

“Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.” 2 Pedro 3:14

Para Pedro este era un asunto de gran importancia, y le dedica la mayor parte del capítulo.

Los falsos maestros no enfatizan la Segunda Venida de Cristo.   Los falsos maestros animaban a sus seguidores a dudar de la Segunda Venida de Cristo y por ende a adoptar un estilo de vida mas mundanal y materialista. La predicación y enseñanza de las Segunda Venida no solo instruye a los creyentes en estas verdades, pero impacta a nuestros estilos de vida. Nos empuja hacia la santidad. Hay que recuperar el mensaje de la Segunda Venida de Cristo en nuestros púlpitos, así como lo hicieron nuestros padres y abuelos.

 

3. Guárdense – 3:17

“Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.”

2 Pedro 3:17

Guardar en griego es PHULASSE, de la misma raiz que la palabra carcel, PHULAKKE.  Ambas tienen la idea de estar en aislamiento, bien vigilado.  El cristiano debe guardarse a si mismo
Los cristianos necesitan estar en guardia contra las falsas enseñanzas. Para que esto suceda, necesitan contar con un marco bíblico-teológico mínimo de creencia ortodoxa, el cual les puede servir como regla de corrección doctrinal. Hoy existen demasiados creyentes que carecen de tal marco, y por ende vagan de una corriente doctrinal a otra, desilusionados y confundidos.

 

4. Crezcan – 3:18

“Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.” 2 Pedro 3:18

Este es el objetivo final. Nuestros alumnos y seguidores no pueden estancarse en su caminar con Cristo. Frente a una creciente amenaza de enseñanzas falsas, los creyentes de hoy necesitan crecer en el conocimiento y la experiencia de toda la bondad de nuestro Señor y Salvador.

Pedro nos ha hecho un gran favor, al motivarnos a reflexionar sobre el prototipo del falso maestro moderno – el falso profeta de los tiempos antiguos, y sobre qué se debe hacer. Que esto sea una fuente de motivación para cada uno de nosotros, que redoblemos nuestros esfuerzos en pos de formar discípulos fuertes y efectivos para el servicio de nuestro Señor.

Jaime Mazurek B.


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 5

  1. Neftali Espinoza

    Un exelente estudio!!!

  2. Pastora Yayi Ruiz

    DIOS Le bendiga lnstructivo estudio

  3. Jose Arturo Regalado

    Un excelente instructivo para enseñanzas en nuestra iglesia,compartir con ellos los riesgos que corremos en la actualidad de caer en falsedades. Dios lo bendiga.

  4. gyselyta

    Es exelente solo que no me ayudo en nada para mi tarea yo quiero los nombres de 2 profetas falsos con su biografia esto no me ayudoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo en nada pero
    GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS X la molestia k tubieron al escribir estoooooooooooooooooooooooooooo

  5. gyselyta

    aunkeeeeeeeeeee estubo muyyyyyyyyyyyyyyy buenaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Laaaaaaaaaaaaaaaaaaa ayudaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa graciassssssss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>