Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2013.2 Valores, tendencias e iniciativas del SEC
formats

Valores, tendencias e iniciativas del SEC

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2013.2

Por Rodney Boyd, Coordinador del SEC

 

 

La buena marcha de las Asambleas de Dios en América Latina y el Caribe requiere dos pasos fundamentales de la iglesia: preparar y enviar.

 

El SEC – Servicio de Educación Cristiana, de parte de nuestras organizaciones gemelas CELAD y CADSA, atiende el primer paso de preparar obreros para tomar sus lugares en los campos asignados por el Señor, sean locales o en el extranjero. Nosotros en el SEC formamos y equipamos para enviar. El MEC – Misiones en Conjunto, atiende el segundo paso, encaminar y enviar los obreros a la cosecha. El SEC prepara a los enviados. El MEC envía a los preparados.

 

La Comisión Administrativa del SEC, en conjunto con todos sus ministerios, escuelas y servicios, estamos en el proceso de afinar nuestra visión en un esfuerzo de planeación estratégica que se llama Visión 2020. Como parte del proceso, afirmamos los propósitos y valores históricos para renovar nuestra misión-visión y definir nuestras metas y planes en dirección al año 2020. El Directorio del SEC, compuesto de los superintendentes, directores nacionales y la Comisión Administrativa, activará este proceso hacia el año 2015 para en su Asamblea Trienal. Para ayudarnos a “ponernos a pensar”, ofrezco las siguientes observaciones sobre nuestros valores, tendencias e iniciativas del SEC.

 

 

Educación con un claro propósito

 

El SEC, como brazo educativo de las Asambleas de Dios en América Latina de habla hispana, reconoce el rol importante de la educación en la formación de los obreros del Señor. Frente una cantidad de presiones e influencias contrarias, nuestro programa se ha mantenido firme en este propósito. La estructura unificadora del SEC Internacional, sus ministerios y escuelas crecientes nos “hacemos uno” con todos los países que forman parte de CELAD Y CADSA con el mismo propósito y compromiso. Contribuimos con los programas locales de educación cristiana dando evidencia de esta prioridad histórica y contemporánea que es la formación ministerial.

 

Existe una correspondencia estrecha entre los requerimientos para cada grado de acreditación ministerial de nuestros concilios y el programa de capacitación según el Plan Básico, compuesto de los institutos-seminarios, el ISUM y la Facultad. Por lo general, las Asambleas de Dios en América Latina y el Caribe ha adoptado el pensum de estudio del Plan Básico como método de formación de los obreros de carrera ministerial, donde los niveles de credencial ministerial requiere cierto nivel de preparación académica. Es una relación simbiótica que es beneficiosa, tanto para los concilios como para las instituciones y escuelas del SEC.

 

El SEC brinda un programa integral que afirma la enseñanza bíblica, teológica y ministerial en todos los niveles. Nos enfocamos en el discipulado y la preparación de obreros en el nivel de la iglesia local en su desarrollo natural de carácter intergeneracional. Capacitamos a obreros en el nivel ministerial en cientos de institutos y seminarios bíblicos, extensiones y centros locales de capacitación en toda América Latina. Facilitamos la educación continua en el Instituto de Superación Ministerial (ISUM), el programa de nivel de licenciatura, y en la Facultad de Teología, el programa de nivel posgrado. La pureza de propósito y secuencia clara son fortalezas clave de nuestro programa de formación ministerial.

 

Educación formativa… pertinente, pentecostal y presencial

 

El SEC brinda una educación formativa. Se pretende mantener el equilibrio deseado entre lo académico y lo práctico. Nuestro propósito no es crear ni académicos ni teólogos solamente, sino ministros que tomen sus lugares en un servicio eficaz adonde el Señor de la Mies los mande. Por lo general, no contamos con profesores “de carrera”, o de tiempo completo, sino con pastores de tiempo completo que incluyen en su agenda apretada un segmento para colaborar en la formación de futuros compañeros en el ministerio. Como pastores, enseñan transmitiendo ambos, conocimiento y experiencia. Estos “ministros en ejercicio” hacen que nuestro programa siga siendo práctico y pertinente.

 

El lema de ISUM – “Conocimiento y fervor” – capta el enfoque pentecostal que sigue como el valor imprescindible de todo nuestro programa. Este enfoque debe de manifestarse en todos los elementos y actividades del programa, dándole al Espíritu Santo el lugar primordial. Es la creencia que dice “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zacarías 4:6), que potencia al siervo de Dios para realizar cosas más grandes que las que hizo el Señor (Jn. 14:12). El Espíritu debe “permear” las aulas, las capillas, las direcciones, los pasillos, los estudiantes y los docentes de todas nuestras instituciones. Somos pentecostales y dirigimos este servicio del SEC que, por consiguiente, es pentecostal.

 

La metodología principal que emplea cada nivel es un programa presencial. Es absurdo pensar que una persona podría formarse desde una habitación en su casa. Como dice el proverbio, “El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre” (Pr. 27:17 NVI). Como creyentes, nos formamos en comunidad, y se aplica aún más para los ministros. No rechazamos las nuevas modalidades de estudios a distancia y por el internet, porque sí queremos aprovechar de las nuevas herramientas. Sin embargo, afirmamos nuestro compromiso con la educación presencial.

 

 

Educación de calidad

 

El SEC está comprometido con la excelencia en sus programas. La Asociación Teológica de América Latina de las Asambleas de Dios (ATAL) nació en el año 2000. Uno de los propósitos principales era y es involucrarnos en procesos que conduzcan a la certificación de nuestras instituciones de educación teológica. Esta certificación es la primera etapa de lo que puede dirigirnos a la acreditación. Y el primer paso en la certificación de ATAL es realizar una extensa autoevaluación. La autoevaluación está basada en las 10 normas que tiene ATAL. El Dr. Jon Dahlager, el nuevo presidente de ATAL, está promoviendo este proceso en todos los países. Actualmente él está facilitando el proceso en Costa Rica.

 

La certificación o acreditación representa que la institución ha logrado ciertas normas o criterios. Por cuanto ATAL es miembro del SEC, la certificación es un reconocimiento interno que nos unifica. Es un proceso que involucra sujetarnos a los criterios que nuestra familia educativa ha establecido como normas para una institución teológica, pasar por el proceso de medición y corrección de deficiencias, y luego lograr estos estándares. ¿Cuál institución podría lograr la acreditación externa sin pasar por una autoevaluación y una acreditación interna?

 

Para lograr la certificación de ATAL, es necesario tener docentes capacitados. Esto ha sido un desafío enorme debido a la expansión de las extensiones y otros centros de capacitación ministerial. Frente esta necesidad el Centro de Recursos y Asesoría en el año 2006 propuso al Comité de Educación Cristiana del SEC (ahora llamado el Directorio), compuesto de los superintendentes, directores nacionales y la Comisión Administrativa, la creación de PROCEPA, el Programa Formativo para la Certificación de Profesores y Administrativos. El estreno del programa fue en las dos Cumbres Educativas en el año 2008. Gracias al Señor, podemos reportar que hasta ahora contamos con más de 3.300 docentes y administrativos inscritos en PROCEPA. Esta cifra representa casi dos tercios de los más de 5.000 docentes activos en la actualidad.

 

 

Educación bien equipada

 

Después de tener un cuerpo docente idóneo, el siguiente desafío es poner en sus manos el equipamiento necesario para enseñar. Y no solamente en las manos de los docentes, también los estudiantes necesitan el mismo equipamiento adecuado para poder aprender. Los recursos bibliográficos son las herramientas más valiosas.

 

Sin embargo, nos enfrentamos con nuevas realidades que nos hacen difícil proveer estos recursos importantes, actualizados y accesibles. Ha sido difícil conseguir libros de texto y otros libros de referencia. Son costosos. No hay inventario en las librerías y a veces no se hacen accesibles por parte de las casa publicadoras. Muchos libros no son de nuestro corte pentecostal. Resulta que por estos y otros factores disminuye el énfasis en la lectura y en la investigación hasta que finalmente hay poco uso del libro del texto.

 

¡Necesitamos un renacimiento de la lectura y de recursos bibliográficos! El SEC y todas las instituciones deben insistir en cumplir con el estándar ya aprobado de lecturas mínimas en todas las materias. Debemos animar, cultivar y capacitar a nuevos escritores pentecostales. Debemos facilitar el desarrollo e incorporación de nuevos libros de la serie Fe y Acción. También, debemos aprovechar de nuevas tecnologías emergentes.

 

Estamos viviendo un cambio de paradigma de recursos bibliográficos. Las casas publicadores están luchando por sobrevivir. Estamos pasando del libro impreso al libro electrónico o digitalizado. Mientras que el costo del libro impreso siga aumentando, tanto los libros electrónicos individuales como las bibliotecas electrónicas grandes serán más accesibles para instituciones. Gracias al Señor que el hno. Isaac Smythia, nuevo director del ministerio ABALC – Asistencia Bibliotecaria para América Latina y el Caribe –mantiene el compromiso de buscar y facilitar estos nuevos recursos para nuestros institutos y seminarios bíblicos que incluyan bibliotecas electrónicas locales o virtuales que se acceden a través del internet.

 

Nuevos aparatos de tamaños diferentes están dando accesibilidad a la biblioteca electrónica personal. Ahora uno puede acceder a sus libros desde un teléfono “Smart” o inteligente de 4 pulgadas, desde su “flabeta”—una nueva categoría entre el teléfono y la tableta de 5 ó 6 pulgadas, desde su tableta como la Kindle o el iPad de 7 pulgadas en adelante, o desde su laptop de 10 o más pulgadas .

 

Vemos avances también en el software que se usa para acceder a las bibliotecas electrónicas, desde los aparatos y software básicos que funcionan como sencillos “lectores” de los libros, hasta los más avanzados que facilitan un estudio más profundo por las vinculaciones como concordancia completa con las múltiples versiones de la biblia, enciclopedias, diccionarios, comentarios y otros libros de referencia.

 

El software bíblico más potente con la mayor cantidad de libros es el LOGOS. Hace cinco años comenzamos a conversar con LOGOS sobre la posibilidad de crear nuestra propia colección para el Nivel Ministerial del Plan Básico. Hace dos meses la Comisión Administrativa del SEC aprobó dos colecciones para la plataforma LOGOS. La primera colección Nivel Básico incluirá los libros de texto de los primeros dos años del pensum que representan 64 unidades de crédito. La segunda colección será el Nivel Ministerial Avanzado que incluirá los libros de texto del tercer año más algunos del cuarto año de especialización.

 

Conclusión

 

Las Asambleas de Dios en América Latina y el Caribe tiene una rica tradición de enfatizar la tarea fundamental de preparar obreros. Las organizaciones de CELAD y CADSA cuenta con el Servicio de Educación Cristiana como ente unificador de la educación bíblica, teológica y ministerial. Trabajando juntos, podemos ofrecer para nuestros concilios e iglesia una educación enfocada en la formación de obreros, formativa a través de un programa pertinente, pentecostal y presencial, de calidad reconocida, y bien equipada para estar enteramente preparados para la gran cosecha que se avecina.

Rodney Boyd


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− 2 = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>