Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1998.2 La iglesia frente al microchip
formats

La iglesia frente al microchip

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1998.2

Por Rafael J. Mendoza V.

 

SE HABLA DE que para el año 2000 la población de la tierra podría alcanzar los seis mil millones y que cincuenta años más tarde se duplicará.  Tal expectativa señala la necesidad de reorganizar la utilización de los recursos del planeta a fin de satisfacer las necesidades más elementales de los habitantes.  Hay quien pronostica que en el futuro cercano desaparecerán las fronteras, los cambios monetarios, los pasaportes, las tarjetas de crédito, las tarjetas de identidad, las cédulas.  Se cree que la informática electrónica llegará a reemplazar estos elementos con el empleo del microchip.

            Los noticieros mexicanos expusieron no hace mucho que automóviles robados en el país se detectaron en Sudamérica, en Asia y hasta en el África.  Los vehículos en cuestión llevaban un chip integrado de seguridad.  Los mismos noticieros anunciaron la existencia de otro microchip programado con un número de identificación.  Dicho circuito se puede implantar en perros y gatos.  Así el dueño puede localizar a su mascota perdida, se podrá informar  de la fecha para nuevas vacunas.  En cuanto a reses y caballos, esta tecnología ha sido de gran ayuda para evitar robos a gran escala .  Con ella se sabe siempre donde se encuentra el animal.

No es nada aventurado pensar que con el tiempo este sistema de identificación se podrá aplicar en seres humanos.  Toda persona en el planeta será identificada con su personal código de barras.

El microchip es la base de la computadora.  Está integrado con miles de circuitos, cada uno de los cuales es un dispositivo de hardware con capacidad de almacenar información como por ejemplo el número de Seguro Social, información fiscal, antecedentes penales, profesión, árbol genealógico, huellas digitales,  y para el colmo, una fotografía con todo y descripción física.  En México ya existe la credencial con fotografía para votar.  Sin ella no se pueden realizar los trámites más sencillos como obtener la licencia de conducción de automóviles.

Se habla de aplicaciones de la ciencia médica.  Puede incluir mensajes a diferentes glándulas para manipular la producción de adrenalina.  Puede usarse para manipular la producción de diferentes hormonas producidas por la glándula pituitaria.

Este microchip presentó cierto problema al principio.  No se sabía cómo mantener constante la batería para no perder los datos implantados.  Se ha solucionado aprovechando los niveles de energía que el mismo cuerpo tiene.  Se hallan dos lugares específicos del cuerpo donde un microchip puede ser implantado para valerse de dichos niveles de energía:  la parte posterior de la mano y la frente.

¿Qué tendrá que ver un microchip implantado en la mano humana con la “marca” que menciona Juan en Apocalipsis?  El imperio mundial del anticristo se va a valer de un sistema de controlar los seres humanos y sus acciones.  A los grupos o personas que no estén de acuerdo con el nuevo sistema les acarrearán serias consecuencias sociales, civiles y penales.

Ante la inminente situación, la comunidad de fe debe enfrentar más que nunca la seria responsabilidad y el reto perenne de anunciar las buenas nuevas al perdido.  Hay que proporcionar una formación teológica en los feligreses.  La ciencia avanza a pasos asombrosos en este rubro y Satanás se vale de ello para menguar las filas de los que serán salvos.  El enemigo ha de manipular a la sociedad mundial.  La iglesia no debe menguar en su empuje.  Tiene que mantener firmes sus proyectos de expansión, usar estrategias pertinentes y los medios correctos para seguir en la labor de la siega.  Se avecina una gran tormenta destructora.  Urge que se sumen brazos al trabajo.  Nuestra responsabilidad es rogarle al Señor de la mies que los envíe .  No olvidemos la bella estrofa del himno de V. Mendoza que dice:

Hay lugar si quieres trabajar,

                                                De Cristo en la labor;

                                    Puedes de su gloria al mundo hablar,

                                                De su bondad y amor.   XXX

 

 

 

Rafael J. Mendoza V.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


3 − = cero

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>