Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2016.2 Los himnos y credos en las cartas pastorales
formats

Los himnos y credos en las cartas pastorales

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2016.2

Por Pablo Kazim

 

El apóstol Pablo recibió del Señor (1Cor 11:23-25) y entregó (1Cor 15:3-4) lo que había recibido. Pero Dios no dictó su palabra a Pablo, sino que le inspiró mientras escribía, y en ese proceso de producir sus epístolas, el apóstol incluyó las tradiciones orales y escritas de la iglesia primitiva. Algunas de estas tradiciones formaban lo que se llamaba kerigma (lo que se predica). Eran verdades teológicas que Pablo recibió, o más bien heredó de las comunidades cristianas con las que él se asociaba. Pablo se congregaba con iglesias que adoraban a Dios y que enseñaban doctrina cristiana. El contacto con los hermanos de las varias iglesias le mostraba las ideas y prácticas que tenían. A veces ese contacto provocaba su corrección, a veces su afirmación y a veces su condenación. Sus viajes lo ponían en contacto con otros grupos de creyentes con los que él repartía la doctrina que había recibido.

En las epístolas de Pablo se puede identificar el kerigma en pasajes que están endeudadas a las tradiciones de la iglesia primitiva. Credos, himnos, expresiones litúrgicas y axiomas (algo evidente y se acepta sin prueba) forman los géneros que los comentaristas usan para describir las fuentes que Pablo incluía en sus cartas.

Uno de los géneros de la literatura del NT es epístola, pero dentro de cada epístola de Pablo se pueden encontrar porciones de texto que representan otro género, por ejemplo, la sabiduría, la poesía, o la ley. El enfoque de este artículo es los himnos y credos que se encuentran en las epístolas pastorales. El caso es que no hay nada en los textos paulinos que declara con seguridad que ciertas palabras formaban parte de un himno. Hay versículos y hasta párrafos que tienen medida poética pero eso no es garantía que se trate de un himno. A pesar de que hay muchos pasajes en las cartas de Pablo que parecen tener medida poética, los eruditos solamente han identificado unos pocos como himnos en verdad, y aún entre los comentaristas no hay unanimidad de opinión acerca de estos.

Se cree que 1Tim 1:17, 2:5-6a y 3:16 son himnos citados por Pablo. Parece que tanto 2Tim 2:11-13 como Tito 3:4-7 también formaban parte de la liturgia de las iglesias que Pablo visitaba. Puede ser que eran himnos, oraciones, o lo que usaban durante los bautismos. En las comunidades antiguas, dentro de las cuales había mucho analfabetismo, era necesario enseñar doctrina por medio de lo que actualmente nosotros conocemos como coros o poesías memorizadas. Por esa razón, sean himnos o no, formaban un aspecto importante en la formación teológica de lo creyentes. Pablo usó la frase introductoria “palabra fiel es esta” cuatro veces en las Pastorales, (3:1; 4:9; 2 Tim. 2:11; Tito 3:8). Ya que no hay manera exacta de identificar lo que es himno o credo, incluiremos a todos en el estudio de los pasajes litúrgicos.

 

1 Timoteo 1

Para entender cualquier epístola es necesario identificar la situación que provocó la necesidad de escribir. En el caso de esta carta la ocasión fue el asunto de los maestros falsos. Eran líderes de la congregación de Éfeso que enseñaban doctrina diferente (1:3). Pablo termina su introducción con un contraste entre los que desviados ancianos que querían ser doctores de la ley (1:7)  y el evangelio (1:11).

La próxima sección (1:12-17) contiene otro contraste. Pablo habla de sí mismo como ejemplo de los que han recibido la gracia. La sección termina con 1:17 que es el punto culminante de la sección. En el primer párrafo Pablo habla de los que mal entienden la ley y que son pecadores.

En lo que sigue Pablo da testimonio de la gracia de Dios en su vida. Hablando de sí mismo Pablo reconoce que había sido blasfemo, perseguidor e injuriador. En otras palabras era uno de los que describió (1:9-10), como los ancianos falsos. En esta epístola Pablo hablará vigorosamente en contra de los ancianos desviados, pero antes de atacarlos, él confiesa sus propios pecados. Su corrección no es para declararse mejor que los demás sino para decirles que él ha recibido misericordia y gracia, y por lo tanto, lo que está a punto de declarar es que hay clemencia de parte de Dios (v. 16) para los pecadores. El contraste está entre los que persisten en pecar y el pecador perdonado. Todo esto sirve como la introducción al primer credo de la carta (1:17):

 Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Puesto en el contexto del testimonio de la gracia que él ha recibido de Dios, Pablo termina con el punto culminante de su testimonio.  Da honor y gloria al Rey de los siglos por todo lo que el único y sabio Dios ha hecho en su vida. Su testimonio es que todo es por gracia. Cuando Pablo menciona a los que naufragaron (v.19) y específicamente les nombra (v. 20) no es porque él nunca tenía necesidad de la gracia. Al contrario, era porque él era el primer pecador.

 

1 Timoteo 2

En los capítulos 2 y 3 Pablo corrige algunos de los asuntos que habían emergido como consecuencia de los falsos maestros. En primer lugar toca el tema de la oración y la enseñanza en la congregación. Después habla de las características de un obispo bueno y un diácono bueno. Más adelante en la carta Pablo va a enseñar su método para recibir acusaciones contra un anciano y como corregirlos (cap. 5). Podría ser que Pablo esta enseñando como escoger a los nuevos ancianos que van a tomar el lugar de los que han desviado.

La Reina Valera no tradujo la primera palabra del griego en el capítulo 2. El capítulo debe empezar, “por lo tanto exhorto.” Esto significa que lo que Pablo va a escribir es consecuencia del problema de los maestros falsos, su doctrina y su práctica. Lo que Pablo escribió era para corregir una congregación ya establecida, y no son reglas para el establecimiento de nuevas congregaciones.

El contexto para el segundo credo es que Dios quiere que todos los hombre sean salvos y que vengan al conocimiento de la verdad (2:4). Lo que sigue es la evidencia de Pablo para la idea de que Dios quiere que todos sean salvos (2:5-6a).

Porque hay un solo Dios

Y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre

El cual se dio a sí mismo en rescate por todos.

La palabra “todo” se repite cinco veces en los primeros cuatro versículos de capitulo 2. Pablo pide oración por todos. Su enfoque es la necesidad universal de todos. Por eso empieza con un solo Dios. Todos tienen la necesidad de la reconciliación con el mismo Dios. Todos se han rebelado contra el mismo Dios, quien es el Señor de todos. Ya que hay un solo Dios, todos también necesitan del mismo mediador, porque hay uno solo. Lo que Pablo afirma aquí es que  el único capaz de mediar entre Dios y los hombres es el Hombre Jesucristo. Él se identificó con todos los hombres pero a la vez es el único que puede representarnos al único Dios. Por fin llega Pablo a la clave, y regresa al tema de “todos”. La razón por la cual todos pueden ser salvos es porque Jesucristo dio a sí mismo en rescate por todos.

 

1 Timoteo 3

Aunque Pablo dejó a Timoteo en Éfeso para que tomara su lugar, tenía deseo de verlo pronto (3:14). Pero dijo, si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios. En contra de los maestros falsos, la iglesia de Dios es el baluarte de la verdad (3:15). Pero lo que Pablo quería decir no era instrucciones para el templo. Su enseñanza era para los que son miembros de la casa de Dios. Había una manera en que debían conducirse. Este es el corazón de su mensaje. Ustedes son la iglesia de Dios. Es un organismo viviente. Sus miembros deben vivir con comportamiento correcto (contra las prácticas de los maestros falsos) y la iglesia como la gente encargada de defender y proclamar la verdad.

Lo que sigue es el tercer himno/credo (3:16) que consiste de seis líneas.

  1. Dios fue manifestado en carne,
  2. Justificado en el Espíritu,  (vindicado en el espíritu)
  3. Visto de los ángeles
  4. Predicado a los gentiles,
  5. Creído en el mundo
  6. Recibido arriba en gloria.

 

En un sentido, el himno enseña unos puntos básicos de la doctrina cristiana. El significado de líneas 1, 4, 5 es claro.  Representan la encarnación, y la predicación del evangelio en el mundo y como el mundo respondió.

Lo que significa línea 2 no es tan obvio. Según Gordon Fee, hay paralelismo entre líneas 1 y 2 y pneuma no debe ser traducido el Espíritu Santo sino el espíritu del hombre manifestado en la carne. La palabra ‘justificado’ significa vindicado. Por lo tanto 1, 2 describen la encarnación y la resurrección.  Línea 3 podría ser una referencia a lo que sucedió después de la resurrección, es decir, su glorificación al cielo.

Lo que sigue en las líneas 4 y 5 describe el ministerio de los apóstoles. Después de la resurrección Jesús fue predicado de entre las naciones y las naciones creyeron. Siguiendo esta interpretación la línea 6 es problemática, porque parece describir la misma ascensión del que habla línea 3. Fee dice que en vez de entenderlo como otra referencia a la glorificación, el enfoque debería ser el climax de todo lo que empezó con la encarnación. Lo que podemos decir es que parece que es un himno de dos estrofas de tres líneas cada uno. El himno empieza con la humildad de Dios y termina con su exaltación.

Hemos visto tres himnos/credos. No sabemos si eran enseñanzas típicas del primer siglo o si son el producto de Pablo mismo, pero podemos decir que él los usó para enseñar a la iglesia, para corregir malas prácticas y doctrinas, y para definir la ortodoxia.

 

2Timoteo

En la segunda carta que Pablo escribe a Timoteo, se puede ver que algunos de los problemas identificadas en la primera carta aun no se habían solucionado. ¿Cuál era la situación que produjo la necesidad de escribir a Timoteo de nuevo?

Pablo empieza la segunda epístola con una exhortación a la fidelidad. Por causa de sus prisiones algunos se han avergonzado de Pablo y del Señor también. Para Pablo su sufrimiento no es una pena, y exhorta a Timoteo que debe de soportar sufrimiento también. Su deseo es que Timoteo guarde la forma de las sanas palabras que él había oído de Pablo.

Entonces la pregunta que surge es, ¿Por qué hace este recordatorio? Lo que sigue (v. 15, 16) es un contraste entre dos (Figelo y Hermóngenes) que habían abandonado a Pablo y un hermano fiel (Onesíforo). Al final de su ministerio y su vida Pablo se preocupa por el Evangelio, la sana doctrina, y la fidelidad de los que han recibido la Palabra de Dios.

Es por eso que Pablo desafía a Timoteo a ser fuerte en la gracia, a que enseñe a hombres fieles y que sufra como buen soldado. Lo que Pablo desea comunicar a Timoteo es, “Hay creyentes que me han abandonado; hay pastores que no se han preparado para el fin de mi época ministerial y hay otros que rechazarán el sufrimiento como si fuera una señal del abandono de Dios.” Pablo incluye tres metáforas para ilustrar la necesidad de ser fiel y disciplinado: el soldado, el atleta, y el labrador. Por fin llega a su punto cúlmine (2:8-10). Explica la razón de todo lo que él pide de Timoteo:

 Acuérdate de Jesucristo, linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor, mas la la palabra de Dios no está presa (2:8, 9).

Pablo usa dos frases para definir su evangelio. Su exhortación es que Timoteo se acuerde de Jesucristo, linaje de David y resucitado de los muertos. El hecho de que Pablo mencione la resurrección no es una sorpresa, ya que eso anuncia la victoria sobre la muerte que sirve como la base del mensaje que Pablo predica. Sin embargo, el mencionar que Jesús es del linaje de David no es lo que esperamos si el deseo de Pablo es definir “su evangelio.” Algunos comentaristas indican que lo que Pablo incluye aquí es una porción de una enseñanza conocida por la iglesia, es decir, un credo. La instrucción afirma que Cristo ha cumplido la promesa que Dios le había dado a Israel. Lo que Pablo sufre actualmente no cambia el plan que Dios había puesto en marcha hace siglos. Una vez más, anima a Timoteo (y a la congregación) a mantener la fe. Ellos pertenecen a algo que es eterno y el cual es el plan de Dios.

En contra de lo que Pablo enseñaba, parece que algunos se habían desviado del evangelio verdadero y acusaban a Pablo por sus prisiones. Ellos se preguntaban, ¿cómo puede ser que el hombre de Dios sufra tanto? Pablo respondió a las acusaciones diciendo que lo que él sufría era para el bien de los escogidos.

Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es in Cristo Jesús (2:10).

Pablo no piensa que el sufrimiento salva. Para Pablo la salvación es obra de Cristo. Pero Pablo es el mensajero y lo que afirma aquí es que él soporta todo para que el propósito de su ministerio se cumpla, y que el pueblo de Dios se salve. Aunque la carta es dirigida a Timoteo, el deseo de Pablo es que su mensaje llegue a toda la congregación.

Esta sección de la carta termina con la última “palabra fiel.” Lo que sigue es una serie de oraciones condicionales. Todas las traducciones lo tienen en la forma, “Si…también”. En cada línea hay una acción de parte de nosotros y una acción o producto de parte de Dios. El “si” es lo que experimenta o hace el creyente. El “también” es lo que hará Cristo en respuesta a lo que hace el creyente. Hay una progresión en los tiempos dentro de las líneas. Ya son muertos. Ahora  sufren. En el futuro podrán negarle a Cristo. Gordon Fee dice que la primera línea describe la conversión. La segunda la perseverancia y la tercera la esperanza escatológica. Para aclarar la línea tres, Pablo dice que nuestra esperanza no depende de nuestra fidelidad. No importa si somos fieles o negamos a Cristo, Él es siempre fiel.

 Palabra fiel es esta:
1. Si somos muertos con él, también viviremos con él;

2. Si sufrimos, también reinaremos con él;
3. Si le negáremos, él también nos negará.

4. Si fuéremos infieles, él permanece fiel;
5. El no puede negarse a sí mismo.

Mientras que “somos muertos con él” se refiere al acto de conversion y el bautismo, Pablo aprovecha el contexto para aplicarlo a la esperanza que tienen en Cristo los que sufren. La muerte bautismal es figurativa. Pablo y otros van a sufrir una muerte verdadera por causa de su fe en Cristo. La vida eterna es su esperanza.

Para Pablo, “si sufrimos” no es algo teorético. Más bien lo que Pablo quiere decir es “cuando sufrimos.” La promesa es, si perseveramos en medio del sufrimiento, reinaremos. Esto es el motivo de lo que hay en los primeros dos capítulos de esta epístola. Lo que instruye la fe de Pablo es su esperanza escatologica. El espera reinar con Cristo para siempre. La promesa de un futuro eterno significa que para Pablo, aguantar el sufrimiento por el benefició del su evangelio, es un precio que él está  dispuesto a pagar.

La línea tres es la advertencia de Pablo y sirve como el contraste con la línea dos. Si los creyentes no aguantan el sufrimiento, si los creyentes niegan al Señor en medio de las acusaciones de los gobiernos paganos, Dios también los negará a ellos. Combinando líneas dos y tres encontramos la razón por el cual Pablo incluye la palabra “fiel.” Desea animar a Timoteo y a la congregación a mantenerse fiel.  El sufrimiento no es razón para rechazar la fe cristiana.

Los comentaristas ofrecen una variedad de interpretaciones para las últimas palabras (línea 5), Siguiendo el argumento de Pablo, parece que termina esta “palabra fiel” diciendo que aunque algunos de la iglesia niegan a Cristo, el plan escatológico de salvar un pueblo no será anulado por la infidelidad de ellos. Es imposible que Dios niegue a sí mismo, a su plan. Él siempre es fiel, llevará a su pueblo a la gloria del cielo. Como Pablo ya dijo, soporta todo para que ellos también obtengan la salvación.

Sea himno o credo, Pablo lo usa para llamar a Timoteo (y la iglesia) a que sean leales a Cristo en medio de la persecución.

 

¿Qué es lo que podemos decir en conclusión?  Primero, Pablo enfatiza ciertas doctrinas en contra de los maestros falsos. Segundo, el uso de coros y poesía por los cuales nuestras iglesias del siglo 21 enseñan doctrina no es algo nuevo, pero seguimos la pauta de Pablo. Y por último, los himnos usados por Pablo en el primer siglo tenían el propósito de enseñar, corregir, y afirmar la doctrina.  La doctrina que nuestros coros enseñan hoy en día deben de reflejar la verdad. Cumplamos el deseo de Pablo de ser baluartes de dicha verdad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Kazim Gury


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− 2 = cero

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>