Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1999.2 Entendamos bien la poesía bíblica
formats

Entendamos bien la poesía bíblica

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1999.2

UN CREYENTE QUE ha estado enfrentando muchas dificultades me comentó que las circunstancias difíciles lo llevaron a “descubrir” el mensaje de los Salmos. Esto se debe sin duda a que los salmos expresan como ningún otro género literario bíblico las experiencias existenciales de su autor. En los salmos se ven reflejadas oraciones que muestran sentimientos de frustración, confianza, angustia, gozo, seguridad, alabanza o fe. Tales emociones forman parte de la vida de todo humano que ha creído en el único y sabio Dios. No es de extrañar que todos nos sintamos identificados con una u otra de las expresiones de los salmistas. De ahí entonces, procede la gran popularidad de los libros poéticos.

Estos escritos son muy realistas. Nacen como producto de la experiencia, como en el caso de Salmos, Cantares y Lamentaciones; de la observación como se ve en Proverbios; o de la reflexión aguda en Job y Eclesiastés.

Aunque la poesía como expresión literaria se encuentra repartida por toda la Biblia, el ordenamiento canónico de los libros nos ha llevado a reconocer como tal los cinco libros que están entre Ester e Isaías. Por otro lado se descuida el hecho que existe otro libro profético que el arreglo canónico ha dejado como parte de los Profetas Mayores. Me refiero a Lamentaciones.

Aunque estos libros son de tremenda bendición cuando se les interpreta y aplica correctamente, son también susceptibles al mal uso. Debido a que su contenido se basa principalmente en la experiencia, se les puede considerar incorrectamente como aplicable a toda circunstancia. En el caso de los Salmos, por ejemplo, es común encontrar lenguaje absoluto, ya sea para dar énfasis a los sentimientos de venganza, Salmo 137:9 o de absoluta inmunidad frente a los desastres, Salmo 91:1-13. En el primer caso, Jesucristo nos enseñó a bendecir a quien nos maldice, Mateo 5:43-44. En el segundo caso mencionado la experiencia de los creyentes en ambos Testamentos nos muestra que el que ha puesto su fe en Dios pasa en ocasiones por sufrimientos, Hebreos 11:36-39.

Los Proverbios, también, deben leerse con cuidado para no adoptar una visión meramente materialista de las bendiciones de Dios. Tal como en el caso de los Salmos, el autor de alguna meditación o proverbio, en oportunidades refleja una sabiduría de parcial teología normativa. Debido a que esta reflexión es fruto de la observación y experiencia, no siempre se puede aplicar a todos los casos. Por ejemplo, se hace notar que la pobreza viene como consecuencia de la pereza en Proverbios 24:33-34. En la vida verdadera esto no es siempre cierto. Hay que ver el caso del desastre económico de Job.

También se asegura que el justo no tendrá problemas económicos y que le irá mal al impío, Proverbios 13:22-25. En ocasiones la situación de la vida verdadera es lo contrario. El justo sufre precisamente por su justicia, 2ª Corintios 11:23-29. En Proverbios 3:1 se enseña que la fidelidad a Dios traerá como resultado “largura de días y años de vida”. Esto puede cumplirse innumerables veces, pero también debemos considerar que algunos han muerto prematuramente por la razón de ser fieles a Dios.

Sin duda los libros poéticos, como todo el resto de la Biblia, son un legado de bendición para la Iglesia de Jesucristo. Pero debemos también rogar que el Señor nos dé sabiduría para otorgarles el correcto lugar en doctrina normativa y estilo de vida. XXX

–mgp

 

David N. Zamora Montero


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 

Una respuesta

  1. como aser poesia de los textos apocalicis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


uno × = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>