Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1999.2 Recorrido turístico por los poéticos
formats

Recorrido turístico por los poéticos

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1999.2

EXQUISITA ESTABA LA tarde como para hacer el recorrido turístico por la ciudad. El clima y el ambiente se unieron para invitarnos a explorar lo que tanto me fascinaba y enorgullecía. Volvería a vivir las historias en compañía de un amigo predicador que me visitaba.

Lo bello de la tarde pronto quedó atrás cuando contemplaba la actitud de mi acompañante. Ni una gota de asombro, ni siquiera una pregunta hacía que demostrara interés por lo que con tanto afán le mostraba. Recorrimos el museo regional, el museo de historia, las ruinas arqueológicas, el mercado de artesanías—y nada. El amigo parecía no conmoverse, ni siquiera interesarse por la rica cultura que ante sus ojos se descubría. ¡Trágame, tierra! El hombre ni se fijó en mi bochorno y desagrado ante semejante desaire. No sé cómo pasó esa tarde, pero pasó. ¡Puf! ¡Gracias a Dios!

Ahora que recuerdo aquella ocasión me doy cuenta que esa misma actitud pasamos muchos creyentes ante los libros poéticos. No investigamos quién los escribió, en qué época ni por qué, mucho menos apreciamos los estilos literarios de aquel tiempo.

¿Quiénes fueron Job, Salomón, David, Moisés, los hijos de Coré y los demás personajes que aparecen como autores o protagonistas de dichos escritos? Job entre los mortales es el más justo. Moisés no tiene entre los hombres quién lo iguale en mansedumbre. David es el hombre conforme al corazón de Dios. A Salomón se le conoce como el hombre más sabio sobre la tierra. Entre los dos llevaron a la nación de Israel a lo que históricamente se conoce como la “Época de oro”.

Los autores de los poéticos no pretendieron presentar un hombre ideal. No pintaron un santo sentimental y apologético. Más bien nos dieron a ver a una persona de carne y hueso, dotado de emociones y sentido común. Hablan de un marido devoto, un amigo verdadero, un consejero sabio, un prójimo caritativo. Vemos a un hombre industrioso, honorable y justo. Sobre todo era sano, normal y movido por su robusta fe en Dios. Sentía un deseo de evidenciar su lealtad al Señor viviente de acuerdo a sus divinos preceptos. Tenemos a una persona feliz y satisfecha.

La literatura sapiencial de Israel nunca profesó haberse desarrollado en un vacío intelectual. La reina de Saba no fue sino una entre muchos que acudían a Israel para escuchar y aprender. Tenemos una vislumbre en 1ª Reyes 4:30-34 del hecho de que el mundo intelectual tenía un centro en Jerusalén, cosa que acaba con la idea común en ciertos círculos de hoy de que el repertorio de sabiduría de Israel en ese tiempo consistía en dichos populares breves que con el tiempo se fueron convirtiendo en unidades más extensas y más religiosas.

Estos libros están en la Biblia, la palabra inspirada de Dios. Estamos frente a un verdadero tesoro al cual hacemos mal al pasarlo inadvertido. No escudriñarlo y no predicarlo ni enseñarlo es tomar la actitud que tomó mi amigo, el predicador turista. ¿Cómo se ha de sentir el Autor de estas obras cuando nos ve indiferentes ante su gran valor? XXX

El isumista Roberto González Peña es superintendente del Distrito Occidente de las Asambleas de Dios de México. Es casado con Estela Jaramillo Martínez.

Roberto González Peña


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 

Una respuesta

  1. josé rivero

    Espero se encuentren gozando de las multiformes bendiciones de nuestro amado Dios y Señor Jesucristo. Los artículos de CONOZCA son de mucha ayuda espiritual, durante muchos años he tenido el privilegio de leer su contenido el cual ha sido de mucha bendición. Tambien la he recomendado a muchas personas quienes tambien han sido edificadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


7 − = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>