Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2008.1 Así nació el ISUM
formats

Así nació el ISUM

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2008.1

Por  M. David Grams

 

 

¿Será posible que el jovencito atlético que da repetidas vueltas por la América Latina esté cumpliendo 40 años?

¡Increíble!  Parece ayer que lo vi nacer en una reunión de educadores de varios países en Lima, Perú.  Decidimos llamarlo ISUM—Instituto de Superación Ministerial.  Mes de enero del año 1968.

El nacimiento no fue repentino ni fácil.  El ISUM no nació de la noche a la mañana.  Su gestación duró ocho años.

¿Cómo comenzó el ISUM?  Estaba yo presente en Santiago de Chile a comienzos del año 1960 cuando los directivos de las Asambleas de Dios de seis países sudamericanos (seis personas por país) se reunieron por invitación del hermano Melvin Hodges, director de misiones para la América Latina.   Además de superintendentes nacionales, algunos de los líderes presentes eran directores y profesores de institutos bíblicos.  Entre los varios temas tratados en aquel histórico intercambio de ideas, se ocuparon dos horas para hablar de los institutos bíblicos y la preparación de líderes.  A mí me tocó dirigir la sesión.

Varios superintendentes nacionales expresaron sus inquietudes:

“¿Cuándo tendremos nosotros la oportunidad para seguir nuestra preparación teológica y ministerial?”

“Sentimos una urgente necesidad de superación en nuestro ministerio.”

“Los tiempos lo demandan.  Personas con mejor preparación están ingresando a nuestras congregaciones.”

“¿Qué planes tiene nuestra organización para la preparación de sus ministros, más allá del nivel de graduación de los actuales institutos bíblicos?”

No había ningún plan, pero algo se tenía que hacer.  Como en los tiempos bíblicos, cuando se presentaron grandes necesidades, Dios levantó a siervos y siervas, dándoles una visión especial inspirada por el Espíritu Santo.  Santiago de Chile, 1960, fue el momento de Dios. Todos lo sentíamos.  Antes de finalizar la semana, se organizó CADSA  (Confraternidad de líderes de las Asambleas de Dios de Sudamérica).  En seguida se nombró una comisión permanente, CIB  de CADSA  (Comisión sobre institutos bíblicos), para seguir los contactos internacionales de toda el área de educación cristiana.  Verne Warner,  flamante director del Instituto Bíblico Río de la Plata en Buenos Aires, fue nombrado presidente.  De entre los cuatro miembros de la comisión se nombró un secretario, el que escribe el presente artículo.

La visión iba marchando, pero lentamente.  Las ideas seguían ventilándose durante el primer seminario internacional para personal de los institutos bíblicos en enero de 1962 en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.  Más de 30 educadores de Argentina, Bolivia, Brazil, Chile y Perú se dedicaron  a tres semanas de estudios intensivos sobre cómo mejorar su ministerio en los institutos bíblicos.  Allí conocimos por primera vez a la educadora Luisa de Walker.

Para mejorar los institutos bíblicos, todo aquello parecía fabuloso, pero…¿qué de la preparación postgrado?   Urgía la preparación avanzada de los líderes   La inquietud

pesaba especialmente sobre el corazón de los miembros de la comisión CIB.  Sentíamos la carga de todo un continente y nos veíamos casi impotentes.  El plan tendría que ser muy especial.  Además…los que se dedicaran a ese ministerio tendrían que preocuparse primero por sus propios estudios a nivel de posgraduado.  Nos pusimos a orar.

Para los años 1964 y 1965 comenzamos unos ensayos de “cursos de capacitación de líderes” con duración de dos semanas en el Perú, Chile y Argentina.  La idea era comprobar la seriedad de los lideres para estudios intensivos.  El entusiasmo fue tal que con más seriedad se comenzó la elaboración de un anteproyecto de estudios para el nivel avanzado bajo la dirección de la primera coordinadora de institutos bíblicos en la América Latín, Luisa de Walker.

Ese anteproyecto se presentó en una sesión plenaria en la ciudad de San Salvador a fines del año 1965.  Allí se habían reunido las dos comisiones CIB (de CADSA y de CELAD) bajo la presidencia del Secretario de Misiones para América Latina.  Entre los varios temas tratados, relacionados con los institutos bíblicos y otras áreas de la educación cristiana, lo trascendental de la ocasión fue la decisión firme de seguir adelante y finalizar los planes para un instituto de superación ministerial para profesores de los institutos bíblicos y dirigentes de la obra, al nivel postgrado de estudios.

Llegó el momento del alumbramiento del ISUM en enero del año 1968 en una reunión prolongada de la comisión del Servicio de Educación Cristiana en Lima, Perú.

Presentes en la reunión estaban:  Melvin L. Hodges, Verne A. Warner, Luisa de Walker, David Grams, Rafael Williams, Floyd Woodworth, Lorenzo Triplett, Lorenzo Olson, Elmer Niles, René Aancibia, Guillermo Fuentes y Ernesto Sandoval.

Me acuerdo lo crítico del momento.  Se tenía que escribir la constitución del ISUM con el preámbulo, su filosofía y aprobar su programa total de estudios.  Mucho me gustó lo que el hermano Guillermo Fuentes, presidente de la comisión de redacción del preámbulo, incluyó para la aprobación del grupo:

“Por cuanto:  para satisfacer esta urgente demanda presentada en numerosas sesiones ministeriales en diversos países, el Comité de Educación Cristiana para la América Latina, convencido de la dirección del Espíritu Santo, ha tomado pasos para crear un Instituto de Superación Ministerial, anhelando que el producto final de este esfuerzo sea dirigentes y profesores dinámicos, fervientemente pentecostales, plenamente preparados para guiar a otros en el evangelismo, siendo administradores eficientes en sus áreas de responsabilidad y en todo, reflejando en su enseñanza y carácter, las virtudes verdaderas del Maestro…”

            Durante toda esa reunión histórica,  los delegados estaban muy conscientes de la dirección del Espíritu Santo.

La pluma de uno de los presentes en ese momento anotó estas muy significativas palabras:

“La opinión firme de los miembros presentes fue que (el ISUM) debía ser lo suficientemente flexible como para que sirviera al mayor número posible de ministros.  Obviamente, el establecimiento de un plantel en un solo punto geográfico no iba a cumplir con tal propósito.  Los miembros, por lo tanto, entusiastamente adoptaron el plan presentado de crear un instituto ambulante que mantendría oficinas y archivos en un punto determinado, pero cuyo profesorado iría por todas partes celebrando seminarios de un mes de duración.”   (El Plan Básico, revisión 1997, página 363)

Así nació el ISUM.  Concebido en la mente de Dios, sentido como urgente necesidad en el corazón latinoamericano. Un programa “hecho a medida” para llenar esa necesidad, un programa único, genuinamente latinoamericano.  Desde el principio pudimos decir con santo orgullo…¡ESTO ES ISUM!

Y apenas nacido, ya comenzó a caminar.  Dentro de un par de meses se celebró el histórico primer seminario del ISUM en Buenos Aires, Argentina.  El programa comenzó sencillo.  Habiendo dividido todo el mapa  latinoamericano en cinco zonas, la idea era ofrecer el mismo seminario para todas las zonas durante dos años .  Así es que se comenzó el Seminario I con sus cinco materias y las dos “vueltas” duraron hasta fines del año 1969.

Y lo mismo para el Seminario II, por otros dos años.  Se tenía que superar el problema de materiales de texto, ya que no existían libros de texto en castellano para un programa “hecho a medida”.  Los escribimos los mismos profesores que en esos primeros años dedicamos nuestras vidas al ISUM.  Me acuerdo que en el año 1970, después que la comisión me había encomendado escribir la materia “Metodología I: Cómo estudiar la Biblia”, que en Matagalpa, Nicaragua estaba yo preparando el curso, capítulo tras capítulo, mientras enseñaba el mismo…sobre la marcha…¡”friendo y sirviendo”!  Y en el año 1972, en Barquisimeto, Venezuela, mientras enseñaba otra materia, estaba preparando las notas inductivas para “Profetas Menores: Hageo y Zacarías” con el asesoramiento de mi colega Floyd Woodworth, porque la “vuelta” del Seminario III comenzaba el año próximo.

Sí, el comienzo fue sencillo.  Dos años con el mismo seminario.  Las  notas, hechas a mimeógrafo, copiadas en el lugar mismo del seminario, llevando desde la oficina en Miami  los esténciles preparados.  Sencillo, pero también problemático.  Como cuando nuestro flamante secretario administrativo, Samuel Balius, tenía que adelantarse casi una semana a la Ciudad de México para mimeografiar las notas en las oficinas nacionales.  Una de las grandes contribuciones de Samuel fue la idea de preparar las notas en las oficinas de Miami e insertar el material para las cinco materias dentro de una sola carpeta.

Otra preocupación tenía que ver con el equipo ambulante de profesores.  Durante los primeros años, los dos o tres profesores estables éramos misioneros extranjeros.  Estábamos ansiosos de ver a los primeros egresados, para poder invitarlos a enseñar.  Nos dimos cuenta que la única manera de asegurar el éxito futuro del ISUM era la de incorporar al elemento latinoamericano a todo nivel del programa.  Y así se hizo.

Muchísimas cosas han cambiado en estos 40 años.  En el año 1982 se añadió un cuarto seminario.  Las cinco zonas geográficas se dividieron.  Varios países pidieron seminarios anuales.  El entusiasmo para estudiar en el ISUM iba en aumento. Como, por ejemplo, el caso de México, en lugar de un seminario cada dos años como al comienzo, ahora se celebran tres seminarios simultáneos cada año.

Otras cosas permanecen firmes: la misma filosofía, los mismos propósitos, la misma entrega y sacrificio, la misma visión, la misma PASION.

¡El joven caminante cumple 40 años!  De mi parte, un gran abrazo de felicitación.

¿Me permites agarrar tu mano y tomarte el pulso para ver cómo te encuentras?  ¿Cómo marcha el corazón, y los pulmones?  El examen revela que el joven está muy sano.

En estos días me han pasado unas estadísticas muy interesantes desde las oficinas internacionales.  Me informan que en los 40 años del ISUM:

  1. Se han celebrado 275 seminarios en el hemisferio.
  2. Mas de 5.400 ministros han estudiado en sus aulas.
  3. Mas 1,350 ministros de 18 países latinoamericanos se han graduado.
  4. En cuanto al profesorado, 130 latinoamericanos, hombres y mujeres, han enseñado en el ISUM.   Como siempre, un gran equipo.

En lo personal, doy gracias a Dios por el privilegio de haber dedicado 36 años de mi vida a la gran causa de la superación del ministerio latinoamericano.  Pude participar en 135 seminarios como director y profesor, en toda la América Latina.  El ISUM ha sido mi vida.  Y para mis isumistas repito una vez más: UNA VEZ ISUMISTA…SIEMPRE ISUMISTA.

 

 

 

 

M. David Grams


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 7

  1. María del Carmen García

    DIOS BENDIGA EN GRAN MANERA A NUESTRO HERMANO DAVID GRAMS Y A SU FAMILIA. POR SU GRAN LEGADO ISUM Y A CADA UNO DE LOS PROFESORES. ISUM NO ES SOLO CONOCIMIENTO Y FERVOR. TAMBIEN ES EL LUGAR DONDE EL GRAN YO SOY, NOS PERMITE TENER HERMOSOS LAZOS DE AMISTAD. UN ABRAZO A CADA UNO DE LOS ISUMISTAS A LO LARGO DE ESTOS AÑOS. BENDICIONES HNA. MONITA. UNA VEZ ISUMISTA SIEMPRE ISUMISTA.

  2. reinaldo Rivero

    Dios les bendiga, he sido lector desde hace tiempo, cuando la revista llegaba impresa, realmente me fue de mucha ayuda en mi desempeño como ministro del señor y les felicito pues es una excelente revista.

    • conozca_admin

      Nos alegra mucho saberlo, hermano. Sepa que estamos esforzándonos para proveerle toda la colección completa de todas las revistas CONOZCA del pasado, además de seguir produciendo artículos de interés y valor para todo ministro y estudiante de la Palabra de Dios. Que Dios le bendiga. – El editor.

  3. Victo Hugo Santos Gamez

    Cuando me decidi llegar al primer seminario me sentí bastante afligido, pero una vez estuve en el aula con mis compañeros, todo fue diferente a lo que se me habia dicho de dicho ISUM concimiento y fervor, no solo es asi sino que tiene mas: amistad, compañerismo, unidad, y ante todo esto la presencia de Dios en el ambiente. dios bendiga a nuestros directores internacionales, Mona Re y Mike shields, les recuerdo en mis oraciones.

  4. Ruben Rimero

    Excelente, y nuestras oraciones para que sigan dotando de herramientas a ministro del area latinoamericana bendiciones

  5. Ruben Rimero

    nuestras oraciones para que tanto sus directores Monica y Mike Shield y los que Dios disponga poner despues Cachatau, sigan dotando de herramientas a tanto ministro.

  6. Miguel Porras Tanbdazo

    hice el primer seminario en el 97, y volví el 2016, que gran bendición, me alegra seguir preparándome con siervos y siervas de latinoamericanos,
    saludos y abrazos a sus directivos en cada país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


8 − = cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>