Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2013.2 El desafío actual de la educación teológica en Latinoamérica
formats

El desafío actual de la educación teológica en Latinoamérica

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2013.2

Por Esteban Pari

 

Los Institutos bíblicos y seminarios teológicos de las Asambleas de Dios en Latinoamérica tienen su importancia por su recorrido histórico desde sus inicios. Los mismos han ayudado a proyectar en la actualidad una educación teológica propositiva y contestataria a las diferentes demandas y problemáticas sociales. Asimismo, responde a la transformación de la iglesia al modelo neotestamentario, siendo que en estos últimos tiempos las falsas enseñanzas como los falsos predicadores han estado creando confusión en la comunidad cristiana.

Se puede destacar tres momentos históricos del desarrollo teológico en Latinoamérica:

Primero, comenzó con la semilla que fue traída por los misioneros americanos, al ser impartida el conocimiento de la Palabra de Dios a los primeros ministros (siervos) eclesiásticos. Estos fueron formados con un fuerte énfasis en las disciplinas espirituales para depender y mantener la relación con el Señor, por medio del Espíritu Santo. Recibieron las enseñanzas de profesores altamente calificados en lo académico, siendo que estos provenían de instituciones educativas reconocidas, que tuvieron fuerte influencia en la educación teológica en toda Latinoamérica. Eso significa que los primeros cristianos y pastores recibieron una “teología importada.”

Segundo, esta labor educativa, después de aproximadamente de veinticinco años de existencia institucional en su mayoría, fue confiada a los pastores nacionales, quienes se dedicaron a preparar obreros en la misma manera como habían sido formados y capacitados, con un fuerte énfasis de “conocer teología.” También, se introdujo el espíritu de servicio en el ministerio del Señor, más que el estímulo a obtener títulos académicos. En la actualidad, los Institutos bíblicos y seminarios teológicos han producido muchos egresados, lo cual constituye la base del liderazgo de la iglesia como el de los pastores en cada país, algunos con alcance internacional. En esta etapa se destaca dos aspectos: una que la teología se mantuvo en una postura ortodoxa, por temor a los vientos de doctrina y otra que su interés fue el servicio.

Tercero, ahora les toca a los Institutos bíblicos y seminarios teológicos cumplir con otro desafío que es el de “hacer teología.” Ha llegado el momento de afilar y reacondicionar las herramientas del ministerio (1 Samuel 13:19-22), mediante el énfasis de la persona y obra del Espíritu Santo y la aplicación de una teología contextualizada. Para que la comunicación del evangelio de Cristo no solamente sea a nuestra cultura sino con mira a los pueblos no alcanzados, porque hemos llegado a la madurez necesaria de no solamente de producir sino reproducir.

Este reto de hacer teología implica aplicar las verdades eternas en la realidad actual como resultado de tener un conocimiento profundo y solido de la Sagrada Escritura, moldear nuestro carácter en la persona de Cristo, manifestar el poder de Dios en nuestras vidas y revivir un espíritu evangelizador y misionero en este mundo postmoderno. Estos aspectos deben primar y afianzar para continuar con la obra de Dios en la   tierra por medio de la formación de ministros y el establecimiento de iglesias locales.

La iglesia actual está rodeada de muchas corrientes teológicas, que tuercen las enseñanzas bíblicas. Sus pastores son más tiranos, superficiales y oportunistas, están alejados del carácter de Cristo. Se ha perdido el espíritu pentecostal y evangelizador, convirtiéndose en un club social mercantilista más que una iglesia del Señor. Ha perdido su propósito y su misión.

Por tanto, la tarea principal de los institutos y seminarios teológicos de las Asambleas de Dios de Latinoamérica son: (1) seguir con el principio bíblico de 2 Timoteo 3:17 “a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente capacitado para toda buena obra”; y (2) evitar caer en el peligro común de la ignorancia, así como ocurrió con los líderes religiosos en la época de Jesús, que ignoraban las Escrituras y el poder de Dios. “¿Acaso no andan ustedes equivocados? ¡Es que no conocen las Escrituras ni el poder de Dios!” Marcos 12:24.

 

¡Hacia la transformación y la excelencia académica!
Apreciando el pasado, logrando el presente y forjando el futuro

 

Esteban Pari


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 2

  1. Allen Martin

    ¡Adelante Esteban!

    Animo hermano, Dios esta utilizandole.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


1 + = ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>