Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2013.2 Homenaje en vida a M. David Grams
formats

Homenaje en vida a M. David Grams

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2013.2

Por Jaime Mazurek B.

 

Maestro, pastor, caballero, humorista, amigo, mentor . . .  faltan palabras para describir de manera completa la gran influencia y el maravilloso legado de M. David Grams, co-fundador y destacado director del Instituto de Superación Ministerial (ISUM) y coordinador del Servicio de Educación Cristiana (SEC).

Las siguientes líneas son un pequeño e insuficiente homenaje en vida a uno que formó y sigue formando ministros de excelencia por toda América Latina.

El hermano David comenzó su vida misionera, junto a su esposa Betty Jane, en La Paz, Bolivia, en el año 1952. Tenía apenas veinticinco años de edad. Entre muchas otras cosas, dos grandes proyectos marcaron su tiempo en la ciudad más alta del mundo: la fundación y edificación del Centro Evangelístico en La Paz, y la creación y el desarrollo del Instituto Bíblico para la formación de pastores aymara en General Pando.

La familia Grams en 1953.

Su pasión por ofrecer una óptima preparación ministerial al alcance de todo latinoamericano llamado por Dios al ministerio encontró su máxima expresión en la creación y el desarrollo del ISUM. A partir de 1960 y las primeras conversaciones sobre la necesidad de un programa de estudios avanzados para ministros ya egresados de los institutos bíblicos, el hermano David, en colaboración con otros destacados líderes educadores como Melvin Hodges, Luisa Jeter de Walker y Verne Warner, desarrolló el proyecto que es el Instituto de Superación Ministerial.

A partir del primer seminario, celebrado en Buenos Aires en febrero de 1968, el hermano David pasó los siguientes cuarenta años recorriendo todas las naciones de la América hispana, llevando una enseñanza amena y alegre y a la vez de una profundidad bíblica y práctica impresionante, a miles de ministros. Celebro que Dios permitió que yo fuese uno de esos afortunados estudiantes. Que inolvidables aquellos momentos cuando de repente, el hermano David sacaba a algún sorprendido alumno de su silla, lo disfrazaba de algún personaje bíblico (¡humano o animal!) y le hacía representar alguna escena. Las risas, todavía no se me quitan… y las enseñanzas jamás se han borrado.

 

Primer seminario ISUM, Buenos Aires, 1968.

La oficina del Director, primer seminario en Cuba, 2001.

Recuerdo la primera vez que conocí su persona y ministerio. No fue en un seminario del ISUM, sino un retiro de misioneros del Cono Sur, en Buenos Aires. Era el año 1970 y yo, presente por ser hijo de misioneros, tenía apenas quince años de edad. Pero esa noche, bajo la ministración de David Grams, Dios me llamó al ministerio. A partir de ese momento, supe que había encontrado un ejemplo, un mentor que podría enriquecer mi potencial para Cristo de una manera singular – y así fue. Doy gracias a Dios que con el pasar de los años pude entrar al ministerio, re-encontrarme con el hermano David, y no sólo ser su alumno, sino su discípulo, y eventualmente, su colaborador. Sinceramente puedo decir que soy quien soy, gracias a la gran influencia de tal mentor.

 

Atesoro los recuerdos de recorrer las calles de tan diversos lugares como Buenos Aires, Managua, Asunción, Santa Cruz, San José, Lima, Santiago, y La Habana con él. Mientras iba en busca de la mejor heladería de la ciudad (su “talón de Aquiles” son los helados), no dejaba de hablarme sobre el ISUM, y cómo Dios usaba ese medio para enriquecer a pastores de toda edad y nivel económico.

Recuerdo una vez haberle preguntado si ISUM no debiera procurar dar una línea académica más formal y de prestigio universitario, aunque eso significara cerrar la puerta a ministros con estudios secundarios incompletos. Con claridad recuerdo su respuesta apasionada, “¿Y decir a muchos pastores del altiplano y de las selvas que ISUM no es para ellos? ¿Qué le decimos a ese pastor que solo tiene estudios de nivel básico y nada de secundaria, pero que es pastor de quinientas personas y además es Presbítero? ¿Que ISUM no es para él? ¡Jamás! Precisamente pensando en aquellos pastores, creamos al ISUM.”

El hermano David no sólo me impresionó como maestro, sino que su ejemplo como esposo y padre de familia ha sido una gran inspiración. Una vez que comencé a dar clases en el ISUM, y con frecuencia ser compañero de viaje y de cuarto con él, me di cuenta como cada día, y sin excepción, le escribía una nota a su esposa, Betty, contándole lo que había pasado con él y con el seminario durante las últimas veinticuatro horas. No existía ni e-mail, Facebook o Skype en esos tiempos, pero eso no impedía que David Grams se comunicara diariamente con su amada familia. Las vidas y los ministerios de sus hijos, Rocky, MonaRé y Raquel, testifican y son fruto de esta realidad.

Unos años después del fallecimiento de la hermana Betty Jane, Dios bendijo al hermano David con otra compañera de vida, Clemencia Brun, de nacionalidad uruguaya. Al verles, cómo disfrutan juntos los años dorados de la vida, uno vuelve a observar en él un gran ejemplo de lo que significa ser un caballero cristiano.

David y Clemencia Grams

A este gran maestro, en nombre de miles y miles de ministros latinoamericanos, decimos a David Grams, ¡gracias, muchísimas gracias! Que Dios le bendiga por todo lo que ha hecho y por el gran legado que nos deja.

 

 

 

 

 

 

 

 

Jaime Mazurek B.


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 2

  1. Me uno al agradecimiento, ya que para mi me fue de gran inspiración en el tiempo que estuve en ISUM en Cd. Juárez Chihuahua. Me impacto tanto su forma tan sencilla y humilde al tratar a sus alumnos de los cuales yo era una de ellas. Los recuerdo con mucho cariño y amo la educación entre los ministros simplemente por tal motivación que recibí de el.

  2. Isay Sánchez

    Estoy estudiando en el Instituto Bíblico IBCI y es un gusto tenerle como maestro,Dios le bendiga y siga usando grandemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− 3 = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>