Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2019.2 Homenaje a Pablo Hoff (1924-2019), misionero educador extraordinario y “hacha afilada”
formats

Homenaje a Pablo Hoff (1924-2019), misionero educador extraordinario y “hacha afilada”

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2019.2

Por Jaime Mazurek

 

 

Conozca comunica a sus lectores que el Rvdo. Pablo Hoff, amado misionero, profesor, escritor prolijo y fundador del Instituto Biblico Nacional en Santiago de Chile, falleció en dicha ciudad el 23 de julio, 2019, a la edad de noventa y cinco años. Conozca se suma a las expresiones de celebración por la vida y ministerio de nuestro hermano con este homenaje que cuenta algo de la historia de su distinguida vida y ministerio. Se agradece la gran ayuda de quienes aportaron información para este artículo: David Ford, M. David Grams, Richard y David Ellis, Mike Files, Juan Vidal y Stuart Allsup.

Pablo Hoff Bieker nació en Chicago, estado de Illinois, EUA, el día 23 de febrero, 1924, el tercer de cuatro hijos del matrimonio Elmer y Alma Hoff. Su padre, de origen canadiense, era agricultor y pastor Pentecostal que celebraba cultos en diversas casas, por falta de un templo propio. Tan reconocido era el ministerio de Elmer Hoff que en una oportunidad al llegar a la oficina de correos local una carta dirigida simplemente “Al hombre que conoce a Dios”, sin demora se la hicieron llegar. A los cinco años de edad Pablo Hoff rindió su vida a Jesucristo como su Señor y Salvador.

Cada noche el pastor Elmer leía la Biblia a su familia, siguiendo el orden canónico de Génesis a Apocalipsis. Al cabo de algunos meses, al llegar al final de Apocalipsis, comenzaba su lectura de nuevo en Génesis. La combinación de ambiente sano, trabajo duro, y devoción piadosa produjo en Pablo una ética de trabajo, disciplina, fe y devoción que eventualmente le llevarían a realizar grandes cosas para el Señor.

Pablo Hoff con su familia (fecha desconocida)

Al completar sus estudios de secundaria (nivel bachiller) recibió una oferta de una beca completa para sus estudios pre y posgrado en ingeniería química a cambio de su compromiso de trabajar cierto tiempo en una gran empresa farmaceútica, con un excelente sueldo. Sin embargo, sintiendo ya el llamado del Señor al ministerio, Pablo descartó la oferta pues quería prepararse para la obra que Dios le tuviera.

Vino la Segunda Guerra Mundial y Pablo tuvo que postergar sus planes. Fue reclutado y sirvió como soldado de infantería en la invasión de Alemania. Se esforzó para brindar apoyo a sus compañeros pero sin matar a ningún soldado enemigo. Al finalizar la guerra en 1945, su servicio militar le trajo beneficios de becas de estudio que le sirvieron para prepararse para el ministerio.

Pablo Hoff con sus padres, durante su servicio militar.

Se matriculó en Taylor University, un seminario teológico evangélico interdenominacional. Al cabo de cuatro años, en 1949 recibió su Licenciatura en Teología. Luego continuó con estudios posgrado en Winona Lake School of Theology, con profesores tan distinguidos como Edward J. Young, Wilbur Smith y Carl F. Henry. Ahí recibió su título de Master of Arts in Theology. Después avanzó aun más en sus estudios en el Seminario Bautista Norteño en Chicago, donde estudió crítica bíblica y consejería pastoral. Las múltiples monografías y ensayos que tuvo que realizar aquellos años luego serían piezas fundamentales para los libros que eventualmente escribiría. En dicho seminario recibió dos títulos más, Bachellor of Divinity y Master of Theology. No está demás decir que encontrar a un Pentecostal con dicho nivel de preparación en aquellos tiempos era toda una rareza.

Durante esos años de estudio, Pablo sirvió al Señor como pastor de una iglesia Asambleas de Dios en la pequeña ciudad de Shawano, Wisconsin. Su ministerio pastoral fue exitoso, incluyendo la construcción de un templo nuevo. Una anecdota que refleja bien ese tiempo fue la ocasión cuando un hombre, de nombre Alberto Calis, mató a otro hombre en un bar. Fue arrestado y encarcelado. La prensa informó que él tenía una esposa y seis hijos, y que se encontraban en un estado de pobreza extrema. El pastor de una iglesia de las Asambleas de Dios cercana visitó a la mujer y sus hijos, quienes vivían en una pequeña casa de dos habitaciones, al lado de las vías del ferrocarril. El pastor no les predicó del Señor, ni siquiera les invitó a la iglesia. Simplemente comenzó a llevarles dos cajas de alimentos semanalmente, con la ayuda de hermanos de la congregación. Poco tiempo después la mujer y sus hijos asistieron a la iglesia y todos se entregaron al Señor.

Pablo Hoff con miembros de su familia (fecha desconocida).

 

Alberto Calis fue declarado culpable de homicidio y sentenciado a ocho años en la prisión estatal. Su hijo mayor, Bruce, le visitó fielmente durante su encarcelamiento y eventualmente él también recibió a Cristo como su Salvador. Bruce Calis luego vino a ser el co-pastor de la Primera Iglesia de las Asambleas de Dios en Rochester, Minnesota. El joven pastor que tan generosamente se acercó a la familia Calis en su momento de gran necesidad, y que marcó un antes y un después para sus vidas, fue Pablo Hoff.

Como pastor, Pablo siempre cultivó en la membrecía una pasión por las misiones. Una de las familias misioneras que invitó a ministrar en su iglesia fue M. David y Betty Jane Grams, misioneros en La Paz, Bolivia. Los Grams habían iniciado su labor misionera ahí en 1952, dedicándose a la plantación de iglesias y la fundación de un instituto bíblico para los hermanos Aymara en General Pando, a cien kilómetros al sur de La Paz.

Para el año 1959, Pablo Hoff había dejado el pastorado para enfocarse en la finalización de su segunda maestría. Consciente de su erudición bíblica y pasión por misiones, el Hno. Grams invitó al hno. Pablo a venir a Bolivia en abril, 1960 para predicar en un retiro espiritual para todos los misioneros en el país, en Cochabamba. Al cabo del retiro, fue invitado a predicar en una campaña evangelística, y así decidió alargar su tiempo en Bolivia. Una cosa condujo a otra, y eventualmente Pablo fue a la aerolinea para pedir el reembolso de su boleto de avión de retorno a los Estados Unidos, reconociendo que era más necesaria su presencia en Bolivia que en los Estados Unidos. Abandonó sus planes de buscar el doctorado, viendo que ya tenía las herramientas necesarias para la obra a la cual Dios le llamaba.

Pasó el resto del año 1960 en Cochabamba aprendiendo español, y el año siguiente comenzó labores como pastor asociado en el nuevo Centro Evangelístico de La Paz y como profesor del instituto bíblico.

Una bendición inesperada fue la llegada de Betty Klingman, una misionera norteamericana soltera, a la ciudad de La Paz en junio, 1961. Pablo y Betty ya se habían conocido previamente en unos encuentros de estudiantes cristianos, y entablado una amistad. En poco tiempo floreció el amor y reconocieron cómo el Señor había dirigido sus pasos hacia el matrimonio.

A principios del año 1962, Pablo y Betty se casaron en La Paz, Bolivia, bajo la bendición pastoral de David Grams. Se instalaron en un pequeño departamento y se dedicaron a la enseñanza en el instituto bíblico y los ministerios del Centro Evangelístico, donde Pablo servía al Hno David como su pastor ayudante. En agosto del mismo año, la familia Grams regresó a los Estados Unidos para su año de promoción entre las iglesias, y Pablo Hoff asumió las tareas de Director del Centro Evangelístico, y Vice-Superintendente nacional de las Asambleas de Dios de Bolivia.

Pablo y Betty Hoff en Bolivia con alumnos del instituto biblico.

A fines de 1962, Pablo Hoff y otro misionero, Ray Jones (el entonces Superintendente Nacional), viajaron en un furgón VW desde La Paz a Oruro para visitar a varios pastores y ver el estado de las iglesias. Decidieron regresar a La Paz tarde, esa misma noche, y a medio camino, en una ruta montañosa y en total oscuridad, embistieron a un camión accidentado que se había abandonado en plena via y sin luces. Parecía que el Hno. Ray estaba muerto y Pablo tenía un corte profundo en su muslo. Sacó su cinturón y se hizo un torniquete para detener la hemorragia, mientras rogaba al Señor por sus vidas en medio la intensa oscuridad y frio de la noche altiplánica. Por fin, se aproximó otro camión y fueron llevados hasta el hospital en La Paz. El Hno. Ray milagrosamente sobrevivió pero sus heridas fueron tales que marcaron el fin de su labor misionera y tuvo que regresar a los Estados Unidos. Pablo se quedó en Bolivia, donde con la ayuda de Dios, logró una recuperación total.

Durante sus primeros años de actividad misionera, Pablo trabajó de forma independiente, sin haber pasado por los procesos de formación, aprobación y promoción como misionero oficialmente reconocido por el Departamento de Misiones Mundiales de las Asambleas de Dios EUA. No tardó mucho en darse cuenta de las flaquezas y debilidades de trabajar sin aquella cobertura y en 1967 regularizó esa situación, sumándose a aquella agencia misionera.

En ese mismo año, Pablo y Betty fueron invitados a incorporarse al plantel de profesores del Instituto Bíblico Rio de la Plata (IBRP), en Buenos Aires, Argentina. Sintieron que era la voz del Señor y se trasladaron hasta aquella gran ciudad donde dejarían profundas huellas en las vidas de los centenares de alumnos que les tocó enseñar durante los próximos once años.

Pablo Hoff y el cuerpo docente del IBRP

 

Además de la enseñanza, Pablo y Betty asumieron el pastorado de una iglesia en el barrio Remedios de Escalada. Sin embargo, Pablo siempre insistía que a pesar de amar la obra pastoral, su gran pasión era la formación ministerial por medio de los institutos biblicos.

En 1977 Dios inesperadamente les abrió una gran puerta para dar cumplimiento cabal a ese deseo… pero significaría un último traslado más… ahora a Santiago de Chile.

El movimiento Pentecostal Chileno es un hito histórico de enorme importancia. Cinco años antes de la fundación de las Asambleas de Dios en Hot Springs, Arkansas, Estados Unidos, el Señor derramó su Espiritu Santo de una manera fenomenal entre los hermanos de la Iglesia Metodista Episcopal en Valparaíso, Chile en 1909, dando origen a la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile (IMP). Esa obra creció rápidamente, sin las influencias o la dependencia de misioneros foráneos, produciendo una iglesia pentecostal nacional fuerte, enteramente auto-sostenida y auto-propagadora. El único extranjero involucrado fue el Rvdo. Willis Hoover, pastor de la iglesia en Valparaiso, quien había sido expulsado de la misión norteamericana por su liderazgo en ese fervor Pentecostal donde la gente hablaba en lenguas y profetizaba.

Sin embargo, a pesar de su rápido crecimiento y gran fervor por el evangelismo, el pentecostalismo chileno adolecía de una falta de preparación adecuada de sus obreros y pastores. Por falta de buena hermeneútica abundaba el alegorismo. La falta de buena formación sobre principios de liderazgo condujo a una cultura de caudillismo que produjo una división tras otra, llegando a existir un número insólito de agrupaciones y denominaciones pentecostales, que hoy suman más de cuatro mil. En algunas iglesias se daba mayor peso a las palabras de profecía que a las Escrituras, y todo por falta de una buena preparación bíblica y teológica de los hermanos y sus líderes.

Durante la década 1940, el Departamento de Misiones Mundiales de las Asambleas de Dios en EUA ofreció ayudar a los pentecostales criollos chilenos proveyéndoles un instituto bíblico, pero dicha oferta fue rehusada. Declaraban su actitud predominante en cuanto a los institutos bíblicos, citando fuera de contexto a la frase tomada de 2 Cor. 3:6, “la letra mata”.

Eventualmente las Asambleas de Dios comenzó a enviar misioneros a Chile y la obra AD ahí fue fundada en 1953. Su primer proyecto fue fundar un instituto bíblico propio en Santiago, lugar que ha formado a muchos pastores para las Asambleas de Dios, pero sin tener un atractivo mayor para los miles de líderes pentecostales criollos.

Pero Dios tenía un plan, y a mediados de la década 1970 puso una misma visión en varios corazones. El Director de Misiones Mundiales de las Asambleas de Dios EUA, J. Philip Hogan comenzó a inadagar qué se podría hacer para ayudar en la formación de obreros pentecostales criollos chilenos. A la vez, un destacado obispo pentecostal chileno, Francisco Anabalón, se acercó a los misioneros AD residentes en Santiago para preguntarles si no sería posible retomar esa iniciativa de la provisión de un instituto bíblico para los pentecostales que no eran de las Asambleas de Dios. A la misma vez, Pablo y Betty Hoff sentían que Dios tenía algo nuevo para ellos, y pasaron seis meses en oración, buscando la dirección del Señor. Tras varias consultas, la decision fue unánime, la persona indicada para fundar un instituto bíblico para los pentecostales criollos chilenos sería Pablo Hoff.

Y así en 1977 Pablo y Betty Hoff dejaron sus puestos de profesores en Buenos Aires para lanzarse al vacío de una visión sin recursos en una ciudad desconocida. Intencionalmente y con aprobación de los líderes de Misiones Mundiales de las Asambleas de Dios, llegaron a Chile sin pedir credenciales o participación en las Asambleas de Dios de Chile para así mantener un perfil accesible y ganar la confianza de los líderes pentecostales, quienes siempre temían perder a las AD a los jóvenes que mandaban a su instituto bíblico.

Pablo y Betty Hoff, en Santiago de Chile, c. 2009.

En 1978, Pablo y Betty Hoff fundaron el Instituto Bíblico Pentecostal (IBP). Dios honró su fe y lograron comprar un edificio viejo en la Calle Rosas en el centro de Santiago. Rápidamente el nuevo instituto ganó aceptación entre los líderes de diversas corporaciones pentecostales y en menos de diez años la matrícula llegó a aproximadamente mil alumnos. La visión de una buena preparación de líderes y pastores pentecostales criollos motivó a que Pablo abriera una red de extensiones desde el norte hasta el sur de Chile. En 1987 Pablo trasladó las instalaciones centrales del IBP a un nuevo hogar, un hermoso edificio mucho más moderno de seis pisos, en la calle Ejército. En el año 1999, cambió el nombre de la institución a Instituto Bíblico Nacional (IBN) para hacerlo aun más atractivo a diversas corporaciones evangélicas en el país, pero sin dejar su ADN Pentecostal.

Una vez ya establecido en Chile, Pablo se dedicó a la escritura de libros de texto para su nuevo instituto bíblico, libros que en poco tiempo serían leídos y valorados en centenares de institutos bíblicos por todo el mundo de habla hispana. A continuación se da una lista de sus obras más difundidas con su año de publicación:

  • 1978 – El Pentateuco
  • 1980 – Los libros históricos
  • 1981 – El pastor como consejero
  • 1987 – Teología Evangélica I
  • 1989 – Se hizo hombre
  • 1993 – Otros evangelios
  • 1998 – Libros poéticos
  • 2000 – Teología Evangelica II
  • 2003 – Defensa de la Fe

Pablo no alcanzó a concluir su último libro, su propia autobiografía que había titulado “Mi Dios proveerá”, y que estaba desarrollando con la ayuda el hno. Stuart Allsup. Se espera que de forma posthuma se podrá completar aquella obra.

Otra actividad que realizó Pablo Hoff después de llegar a Chile fue la docencia en el Instituto de Superación Ministerial (ISUM). Al iniciar ISUM sus actividades en 1968, Pablo Hoff se había matriculado como alumno, para así alentar y motivar a otros hermanos a aprovechar esa gran oportunidad. Una vez iniciada la obra del Instituto Bíblico Pentecostal en Santiago, Pablo Hoff se dispuso a también invertir sus energias en la docencia ISUMista, dictando clases en dieciseis seminarios distintos, en nueve naciones de América Latina entre los años 1980-1999. Además de eso, animó y facilitó las cosas para que casi todos sus profesores en el Instituto Biblico Pentecostal – sin ser de las Asambleas de Dios – también llegasen a ser licenciados del ISUM.

En el año 2001, con setenta y siete años de edad, Pablo y Betty Hoff jubilaron oficialmente como misioneros enviados por las Asambleas de Dios, pero no regresaron a su tierra natal. Aunque jamás tuvieron hijos biológicos, sentían que sus verdaderos hijos eran sus alumnos en Chile y toda Latinoamérica y ahí permanecerían, gozando aun del sostén de pastores y amigos de norteamérica que respaldaban su ministerio.

La amada hermana Betty Hoff falleció en Santiago el dia 26 de mayo del 2011. A esas alturas, el hermano Pablo ya participaba mucho menos en los asuntos del IBN, pero jamás perdió su pasión y fervor por más y mejor formación teológica para los líderes pentecostales a quienes tanto amaba.

El día 31 de octubre del 2018, Pablo Hoff fue homenajeado en el edificio Palacio La Moneda, el Palacio Presidencial de Chile, por el Presidente Sebastian Piñera, en reconocimiento por sus grandes aportes al pueblo evangélico chileno.

Concluyo este homenaje a nuestro amigo, profesor y mentor, recordando una expresión que oí de sus labios muchas, muchas veces, al describir la importancia del estudio bíblico y teológico.

¡Hacha afilada corta más leña!, hermanos, ¡hacha bien afilada corta más leña!”

Ante los que dudaban de la importancia de la preparación académica para el ministerio, Pablo siempre respondía con ese refrán tan sencillo que cualquier persona podría entender. Que la vida ejemplar de Pablo Hoff nos motive a que todos mantengamos nuestras “hachas afiladas”, que estemos óptimamente preparados para la labor que Dios nos confía.

 

 

Pablo Hoff y Jaime Mazurek, editor de Conozca, almorzando juntos en 2017.

 

 

Jaime Mazurek B.


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 8

  1. Víctor Urrutia Méndez

    Excelente aporte Profesor Jaime.
    Muchas gracias por compartir
    Un tremendo ejemplo nuestro hermano Pablo Hoff.

    Un saludo

  2. Fermina Cross De Hidalgo

    Gran hombre de Dios, no solo fue Maestro biblico en esos institutos y templos ya mencionados, instruyo a muchos alumnos a quienes nunca vio sus rostros, por medio de sus libros que hasta donde conozco circulan en toda latinoamerica…Como olvidar El pentateuco, este manual fue la base para una de las materias en nuestro instituto biblico Asambleas de Dios en RD la cual tenia ése mismo nombre, y El Pentateuco y cuyo desarrollo enfoca los primeros 5 libros de AT..Otros tantos de sus escritos han sido soporte en el ministerio Pastoral personal y si temor a equivocarnos de muchos otros ministros del evangelio…El hermano Pablo Hoff fue sin dudas un gran mentor y formador ministerial para muchos lideres evangélicos.

  3. Recien descubro esta pagina, va , en realidad estudiando Iete y viendo el libro de educación cristiana, me sugirió buscar esta pagina y no me defraudo.Esta muy completa y estimulante.
    Bendiciones para todos

  4. Tuve la posibilidad de estudiar el libro Pentateuco de este autor.
    Me pareció excelente y poder descubrirlo antes de su partida , me hace pensar que Dios permitió este encuentro.
    Bendiciones

  5. Abel Darío PERALTA

    Hola, como Raúl Quisamas tuve mi primer contacto con CONOZCA x IETE libro Educación Cristiana. Todavía no la investigué mucho pero la nota de Pablo Hoff me pareció excelente.
    Espero tener el tiempo suficiente como para incursionar bastante seguido en las páginas de CONOZCA.
    Gracias a todos los que son parte de ella.

  6. Luis Cruz Albornoz

    Una excelente biografía, gracias Pr Jim por compartirla y a todos los que participaron en ella. Sin duda alguna, el Pr Pablo Hoff ha sido y seguirá siendo inspiración para que muchos amen el estudio de la palabra en todo lugar y deseen ser hachas afiladas.
    Gracias también por el ministerio vuestro.
    Bendiciones desde Lota. CHILE

  7. Max Vasquez

    Grna hombre de Dios, me alegra que sea pentecostal pero muy preparado . para mi es un ejemplo de perseverancia y conocimiento biblico…gracias a Dios por la vida del maestro pablo Hoff..saludos de Trujillo Perú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ ocho = 13

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>