Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2019.3 El mensaje escatológico de 2 de Pedro 3
formats

El mensaje escatológico de 2 de Pedro 3

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2019.3

Por Pablo Kazim

La cuestión de la tardanza del regreso de Jesucristo no es nueva. En el primer siglo había ciertos “burladores” los cuales empezaron a negar lo que habían aprendido de los testigos oculares de la ascensión de Jesús y de los que recibieron la enseñanza de los apóstoles. Había consecuencias inesperadas en cuanto a su doctrina. Es por eso que Pedro escribió su segunda epístola y específicamente su capítulo 3.

El contexto inmediato del capítulo 3 declara que había profetas y maestros falsos en la iglesia. Ellos habían conocido al Señor y la verdad, pero por medio de sus acciones demostraban que habían vuelto atrás del santo mandamiento (2:21).

Pedro escribió su epístola para recordarle a la iglesia de las palabras que había recibió de los profetas, del Señor y de sus apóstoles (3:1-2). Los maestros falsos habían olvidado voluntariamente lo que habían creído en el pasado. Pedro defiende la doctrina santa por medio de eventos del AT que ilustran como Dios había trabajado en el pasado.

Podría ser que el versículo más citado de 2 Pedro es el último, que con frecuencia sirve como la bendición pastoral al final del servicio. En el griego la primera palabra de 3:18 es dé. El rango de los significados de la palabra incluye, pero, y, también, sin embargo, ya. puede tener el sentido de continuación o adversativo. La mayoría de las varias traducciones en español escogen “antes bien” o “más bien”. Esto implica que la lectura correcta de 3:18 requiere que sea una continuación que amplía lo que 3:17 dice.

Es en el último versículo de la epístola, donde Pedro reta a la iglesia a “crecer en gracia para que no estén arrastrados, que no caigáis de vuestra firmeza”, donde se puede ver la explicación del propósito de la epístola. Toda la carta describe la ocasión a la que Pedro respondía y la carta es su consejo a la luz del error de los maestros falsos. Pedro explica que era necesario que la iglesia crezca en la gracia y recordar (3:2) qué es lo que habían recibido para hacer una defensa contra los burladores (3:3) los qué tuercen las Escrituras para su propia perdición (3:16). En toda la carta Pedro desafía a la iglesia a hacer firme vuestra vocación y elección (1:10).

Cuatro veces amados

Amados 1 – Acuérdense de lo que ya fue dicho

Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles; sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. 2 Pedro 3:1-4

Son cuatro veces en el capítulo 3, donde Pedro se dirige a la iglesia como “amados” (3:1, 8, 14, 17). Cada uso señala el principio de una sección nueva. La carta sirve para recordarles de la verdad de la Parousia y el juicio final. Dios es el Creador de todo y el que juzga todo. Los maestros falsos se han olvidado el hecho antiguo de que Dios por Su palabra, hizo el cielo y la tierra con Su palabra. La tierra también proviene del agua y que también el mundo pereció por la misma agua (3:5-6).

Pedro quería estimular vuestro limpio entendimiento (3:1), en contraste con los pensamientos de los burladores, los cuales andaban según sus propias concupiscencias. Era necesario que tuvieran memoria de las palabras dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor que sus apóstoles les habían dado (3:2).

¿Qué es lo que tienen que recordar? El contexto describe lo que los burladores enseñan. La presencia de los burladores confirma que la iglesia está en los postreros días (3:3). El término los postreros días describe la época que inició Jesús cuando andaba en la tierra y que no terminará hasta que regrese. La salvación llegó con la primera venida de Cristo y el juicio vendrá cuando Jesús regresa. Es precisamente durante esta época en medio de las dos venidas que los burladores fomentaban su doctrina errónea. Negaban que Cristo regresaría. Según Pedro esta negación de los burladores confirma que él vivía en los postreros días. Sin usar el término teológico, Pedro describe la tensión entre “ya” y “todavía no”. El error de los burladores era que habían olvidado el mensaje que habían recibido. La escatología es más que mapas de los acontecimientos de los últimos días y mensajes del rapto y la bestia. Pedro nos hace recordar que vivimos entre los tiempos y que debemos creer y vivir correctamente mientras esperamos el cumplimiento de lo que debemos tener memoria. Sin embargo, por la demora entre la primera y la segunda venida de Cristo, los burladores hacen una interrogativa. ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Parece que ellos reconocieron la primera venida, pero se cansaron de esperar Su regreso. Su error era que no es correcto separar estos momentos en dos. Su reino ya está aquí, pero todavía no en su plenitud. Esta es la descripción de un solo evento escatológico. Con la venida de Cristo su reino fue inaugurado.

Los burladores continúan diciendo, “porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen, así como desde el principio de la creación”. (3:4) Señalan que, desde el tiempo de los antepasados, mientras todos esperan el día del Señor, el juicio final no ha llegado.

Por medio de su reclamo a Dios desafían el honor de Él. Los burladores voluntariamente olvidan (3:5). El touto refiere a lo que Pedro había escrito anteriormente. El deseo de los burladores era probar que no existía evidencia para la venida del juicio final. Su tesis era que nada había cambiado desde el día de la creación.

2Pedro 3:6: La RV traduce la frase dí ον como si ov fuera genitivo participio singular. No es obvio el por qué siendo que la forma es genitivo plural. El mismo agua y palabra que Dios usó para crear el mundo son los medios para la destrucción de todo. El verbo requiere un sujeto plural.

Una traducción sugerida que incluye la forma plural es: A través del agua y la palabra el mundo fue inundado por agua y fue destruido.

Pedro hace contraste entre el mundo antiguo destruido (3:6), y el cielo y la tierra que existe hasta su día (3:7). Afirma que lo que existía en su día está reservado para el fuego de juicio. Esto demuestra más que lo que los burladores habían olvidado. Hasta a la creación original le faltaba continuidad. Ya que Dios destruyó la creación original con el diluvio en los días de Noé, lo que existe hoy es la segunda época del mundo.

La misma palabra (3:7) que formó y destruyó en el pasado prepara el mundo para su destrucción por el fuego. Pedro dijo que Dios escatimará a los piadosos (2:9). El fuego venidero es para los injustos.

Amados 2 (3:8) El Día del Señor Viene

Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 2 Pedro 3:8

No deben olvidar Salmo 90:4, los tiempos divinos no son iguales a los tiempos humanos. El ser humano vive en la tierra una sola vez, con días numerados. El tiempo de Dios no tiene límites. Otra vez lo que los burladores enseñan desafía el honor de Dios. El ser humano no tiene derecho de juzgar a Dios usando los tiempos humanos con sus limitaciones. Solamente es una tardanza si usamos el reloj humano. El ser humano no tiene idea de lo que intenta explicar. Es imposible, con la perspectiva humana solamente, decir que lo que experimentamos es un retraso. De hecho, Pedro explica que la tardanza es más bien vista como una expresión de la misericordia de Dios. Él es paciente (3:9) queriendo que todos procedan al arrepentimiento. La demora no es un incumplimiento de la promesa sino una demostración de Su bondad y misericordia.

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2 Pedro 3:9

¿Algunos dicen que el Señor tarda? Son las palabras de los burladores

¿Qué ninguno perezca? ¿Todos procedan al arrepentimiento? Hasta los burladores

Pedro dice que la acusación de los burladores acerca de la venida del Día del Señor es falsa. La iglesia en nuestros días repite con frecuencia la frase que “Dios no quiere que ninguno perezca” para mostrar que el Señor es misericordioso hacia los que todavía no conocen a Dios. El contexto original significa que hasta para los burladores hay misericordia disponible. Lo que Dios espera es que todos se arrepienten. Sin embargo, esto no cancela el Día del Señor (3:10). El día final vendrá y la oportunidad de arrepentirse terminará. Esto llegará sin anuncio, como ladrón en la noche.

Cuando el fin llega, los cielos pasarán con gran estruendo. Los elementos serán deshechos por fuego. Son los elementos que serán quemados y no la Tierra (3:12). La Tierra está reservada para ser destruida por el fuego (3:7) pero según el texto son los elementos que quemarán. Según Kazim no es claro si ambos se queman o solamente los elementos y cuál es la relación entre ellos.

Es importante notar la repetición de “la espera”. Tres veces se repita en tres versículos.

  • Esperando la venida del día de Dios v. 12
  • Esperamos cielos nuevos y tierra nueva v. 13
  • Estando en espera…procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz v. 14

Los eventos venideros son esperados por los que conocen a Dios. Hay mucha discusión entre los eruditos de qué significa la destrucción de los elementos. Algunos dicen que describe la destrucción total de la creación. Otros dicen que refiere a la desaparición del cielo y los cuerpos celestes. Una tercera sugerencia es que habla de la destrucción de todos los ángeles rebeldes. Cualquiera de los tres no cambia el mensaje total. Dios regresa para Su pueblo y lo que parece tardanza, no es.

Por fin Pedro llega a su mensaje pastoral. Con la realidad de un juicio final, ¿cómo deben andar? (3:11). Este es el propósito verdadero de la escatología. La escatología no tiene por propósito elaborar mapas y predecir el futuro. La verdad de que el mundo actual se está acabando implica que debemos vivir una vida con valores distintos. Vivimos entre los tiempos. La primera venida de Cristo anunció la llegada del eterno Reino de Dios. No se conforme al sistema que está llegando a su fin. Vivan como personas que pertenecen a lo que es permanente.

Los burladores vivían controlados por sus deseos (Cap. 2). Negando la idea del Día de Señor enseñaban que son libres de vivir como animales irracionales (2:12), inmundos (2:13), con ojos llenos de adulterio, codiciosos (2:14). Habían dejado el camino recto (2:15). La falta de una vida recta era consecuencia de sus creencias falsa. Prometían libertad, pero ellos mismos eran esclavos de la corrupción (2:19).

Al contrario, los que esperan al Día de Señor andarán en una santa y piadosa manera de vivir. La verdad de la venida de Cristo y el fin de este mundo debe producir en nosotros esta manera de vivir. Pedro no pide un pueblo más religioso sino creyentes con una vida de valores y acciones que reflejan el carácter de Dios. Como resultado no temamos el juicio, pero miremos al futuro en espera de un cielo nuevo y una Tierra nueva. Mientras esperamos nos toca vivir la vida del futuro ahora.

Es interesante pensar que parece que podemos adelantar su venida (3:12). Es decir, que la fecha no está fija. Debido a su misericordia y el comportamiento de sus seguidores la fecha puede cambiar. Prepare para la época nueva siendo encontrado sin mancha, irreprensible y en paz.

Amados 3 (3:14) Su Paciencia Significa Salvación

Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. 2 Pedro 3:14

La paz que Pedro menciona (3:14) puede ser con relación a Dios o entre sí. Los santos y piadosos pasarán por el mismo día del Señor que los burladores. Pero, los seguidores de Jesús, salvos y perdonados, terminarán con gozo. Para el creyente, Pedro dice que, los eventos que terminan con el juicio final (3:8-13) no describen un momento atemorizante sino nuestra esperanza.

Y con eso regresamos al principio de este artículo:

Amados 4 (3:17) No caigáis de vuestra firmeza

Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. 2 Pedro 3:17,18.

El futuro ha llegado y su plenitud será cumplida en el Día del Señor.

Pablo Kazim Gury


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


5 − cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>