Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home Uncategorized 2020.2 ¿Quién es la mujer virtuosa de Proverbios 31?
formats

¿Quién es la mujer virtuosa de Proverbios 31?

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2020.2

Por Pablo Kazim

.

¿Ha leído el elogio de la mujer virtuosa? ¿Conoce a esa mujer?

El autor del texto empieza con una pregunta retórica, que no la puede hallar. El caso es que ninguna persona, ni hombre ni mujer, podría cumplir con todo lo que la mujer de esta última sección de los Proverbios hace.

¿Cuántas veces un pastor masculino, desde el púlpito, ha anunciado que la mujer virtuosa es el patrón para la hermana cristiana fiel? ¿Cuántas son las veces que las hermanas de la congregación se sienten inadecuadas a la luz de esta mujer?

La interpretación de esta lista de Proverbios es más matizada y requiere que hagamos un estudio afuera de las limitaciones de las tradiciones machistas. (Añado que a veces las personas más machistas son algunas mujeres tradicionales).

Para empezar, en la lectura de esta lista de proverbios, debemos reconocer que es poesía acróstica. Cada una de las veintídos líneas empieza con una letra consecutiva del alfabeto hebráico. Esto facilitaba la memorización y su uso didáctico. Según el texto, son instrucciones dadas al Rey Lemuel por su madre (Prov. 31:1). Incluír todo el alfabeto implica que es una descripción completa de la mujer virtuosa.

¿Cómo hemos de interpretar Proverbios 31:10-31?

Primero, hay que considerar el contexto cercano. “No des a las mujeres tu fuerza” (Prov. 31:3). La palabra ‘fuerza’ es la traducción de la palabra hebrea hayil. La madre advierte a su hijo que él no debe rendir su fuerza a una mujer. Para este estudio evitamos comentar lo que parece el machismo del v. 3 para no perder la importancia de una buena traducción de hayil.

La interpretación tradicional enfatiza a la mujer en relación con su esposo. El valor del trabajo de ella es lo que podría hacer para ayudar con la casa de él, el trabajo de él y los hijos de él. Ella es modelo para todas las mujeres en todo lugar.

Pero esta mujer se describe con la misma palabra hayil del 31:3. Es una palabra hebrea que se puede usar para describir un ejército, la virtud, el valor, la fuerza, la habilidad, bienes, la potencia, las riquezas. Cada una de las posibilidades arriba enfatizan que la mujer es capaz, digna, fuerte. Y cada otra referencia usa la palabra para describir un guerrero, un dueño de terrenos, la nobleza, o el poder. ¿Qué enfatiza la traducción de la Reina Valera que la describe “virtuosa”?

En segundo lugar, la colección de los proverbios habla mucho de la sabiduría. Así como en el español, en el hebreo, sabiduría es una palabra femenina. En la primera sección de la colección de proverbios (cap. 1-9) se puede notar que el autor usa la personificación cuando habla de la sabiduría. Es una mujer. También se puede notar que hay otra mujer, la adúltera. El autor solamente nos ofrece dos opciones: o mujer hayil, o la ramera.

Lo que sigue (8:12-36) es la personificación perfecta de la sabiduría. Estaba presente durante la creación (22-31). Ella camina en la vereda de justicia para “hacer que los que me aman tengan su heredad y que yo llene sus tesoros” (20, 21).

Con el capítulo 9, la descripción de la mujer llamada ‘Sabiduría’ llega a su punto culminante. Ella camina en el camino de sabiduría. Ella edifica su casa, pone su mesa. Ha preparado un banquete y clama a cualquier simple, ven acá, venid, comed, bebed.

¿Quién la hallará a la eshet hayil (31:10)? (mujer capaz, fuerte o valiente) Según la lectura tradicional pareciera que el autor piensaba que hay muchas mujeres hayil pero la mayoría son frágiles o débiles. ¿Encontrar un eshet hayil es como buscar una aguja en el pajar? En contra de esa idea, vea Prov. 20:6b “pero hombre de verdad, ¿Quién lo hallará? Las dos citas dicen que las personas buenas son escasas. Lo que no hay es hipérbole, ¿pero qué mujer no quiere pensar que ella es especial, única?

Proverbios habla mucho de la búsqueda de la sabiduría. “¿Quién la hallará?” El mensaje desde el principio de los proverbios es, todos deben seguir buscando la sabiduría. “Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría” (Prov. 3:13). “Más preciosa es que las piedras preciosas” (3:15).

¿Qué es lo que necesito hallar?

Note la similitud entre la sabiduría y la mujer de cap. 31

Sabiduría

Mujer

3:13 el hombre que halla la sabiduría 31:10 ¿Quién la hallará
3:15 Más preciosa que piedras preciosas 31:10 Su estima sobrepasa las piedras preciosas
4:6 No la dejes, y ella te guardará; ámala y te conservará 31:12 ella trae bien y no mal todos los días de su vida

Si no consideramos el contexto, la personificación femenina produce interpretaciones que la mujer actual podría tomar como una tarea imposible de cumplir. Si incluimos el mensaje de todo el libro de Proverbios “ella” es la eshet hayil. La mujer y la sabiduría se describe con el mismo vocabulario.

Los Proverbios empiezan con la personificación de la sabiduría como una mujer (cap. 1-9) y terminan con la imagen de la mujer hayil.

El corazón del esposo está confiado en ella (Prov. 31:11). Ella es guerrera y lleva a la casa los botines de la guerra (shä·läl). De las setenta y tres veces que esta palabra aparece en el texto del AT, este es el único caso en que no significa botín, saqueo o presa. La palabra “ganancia” en el texto de RV quita el matiz de la victoriosa en la batalla.

La traducción tradicional, mujer virtuosa, toma este texto en manera prescriptivo. Ella representa lo ideal para la mujer, a lo que todas deben aspirar. Hay muchos que enseñan el pasaje así, pero es una meta inalcanzable. También es importante notar que esta enseñanza solamente enfatiza algunas de las características de la mujer ideal. Por ejemplo, la mujer de los proverbios no duerme mucho (vv. 15, 18), se levanta temprano, y su lámpara no se apaga de noche. ¿Es necesario que la mujer cristiana tenga todo lo que describe en este capítulo?

El Libro de Proverbios fue escrito por hombres, y desde la perspectiva de varón. En tiempos antiguos eran muy pocas las mujeres instruidas. Pero el proverbio pinta la imagen de una persona fuerte. Su solidez de carácter no está ocultada. Ciñe de fuerza sus lomos y esfuerza sus brazos (v.17). Ella es trabajadora y parece que no es dependiente de su hombre. Considera la heredad y la compra, y planta viña del fruto con sus manos (v. 16). Es mujer de negocios (v. 18). Está involucrada en la compra y venta de lana, lino, y trae pan de lejos. Es generosa (v.20). En el contexto de la sociedad hebrea, ¿quién es esta mujer?

Entonces la mujer que describe este proverbio es fuerte, independiente, mujer de negocios, y abre su boca con sabiduría. Si revisamos las páginas del AT, no encontramos muchos ejemplos parecidos. El caso es que las mujeres no estudiaban, no tenían derechos legales, el divorcio era por la prerrogativa del esposo, y en pocas ocasiones se menciona que una mujer tenía el derecho de ser dueña de una propiedad. Repito, ¿Quién es esta mujer?

Abre su boca con sabiduría (compara 31:26 con 1:9). Ella encarna toda la enseñanza de los Proverbios.

Muchas mujeres han hecho bien, pero ella sobrepasa a todas. Al contrario de lo que algunos piensan de la pregunta del versículo 10 – de que hay pocas mujeres buenas, el pasaje dice que hay muchas mujeres buenas, pero la eschet hayil es única (31:29).

Sugiero que el pasaje habla del carácter que trasciende género y circunstancias. Ilustra cómo es la sabiduría en acción.

La mujer valiente abre su boca con sabiduría (v. 26). Ella teme a Jehová (v. 30b). Esta frase regresa el lector al principio de los Proverbios y al principio de la sabiduría, el cual es el temor de Jehová (1:7). Lo que sugiero es que la introducción a la sabiduría de los proverbios (Prov. 1-8) prepara al lector para el punto culminante (Prov. 9). La Mujer hayil a sirve como ejemplo específico de todo lo que Prov. 9 presenta. La instrucción de 1:7, que está en forma general, se hace muy particular con la mujer del cap. 31. El autor reta a su hijo a seguir el camino de sabiduría. El hijo al recibir la instrucción quiere saber, “¿y ahora Mami (o Papi), ¿qué hago para caminar con sabiduría?” Eso es lo que podemos aprender de la vida de la mujer hayil.

En conclusión, es fácil leer el capítulo 31 como una lista que obliga a la mujer a ser una super-esposa, super-mamá, negociante de excelencia, que no duerme, y que cuida las posesiones de su esposo. Sin embargo, el contexto de toda la colección de proverbios nos ofrece una respuesta a nuestro deseo de saber cómo vivir bajo el control de la sabiduría. Todo empieza con el temor de Jehová.

Las características de la Sabiduría han estado desde la fundación del mundo. Al leer los Proverbios bien, podemos declarar que el trabajo no es maldición. Es la bendición de Dios. La mujer de Proverbios 31 encarna las cualidades que el libro enseña como lo ideal para todos, hombres, mujeres y niños. Es decir, no es un pasaje solamente para mujeres. Restringirlo a mujeres, y creer que no es necesario que el hombre sea trabajador, que el varón evite la influencia del mundo, que defienda al pobre, que sea generoso con su tiempo, energía y dinero, y teme a Jehová, no producirá niños que “se levantan y llaman a sus papás bienaventurados y mujeres que también alaban a sus maridos” (31:29).

Pablo Kazim Gury


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


2 × = seis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>