Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1979.2 Los jóvenes en la Escuela Dominical
formats

Los jóvenes en la Escuela Dominical

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1979.2

La disciplina se ha convertido en un gran problema para muchos maestros de jóvenes. Con frecuencia escuchamos comentarios como estos: “En mi clase hay un muchacho que molesta constantemente”; o “Cuando entro a la sala de clase el griterío es tremendo, y no parece que logro calmarlos”; o “Algunos alumnos permanecen siempre al margen de todo y jamás contestan a mis preguntas.”

Es posible que estos comentarios expresen sus frustraciones. No existen respuestas fáciles a los problemas disciplinarios, pero hay algunos principios que afectan la disciplina en la escuela dominical.

LA AUTODISCIPLINA DEL MAESTRO

La disciplina en su clase comienza con usted y su autodisciplina. Su preparación tiene mucho que ver con la disciplina de sus alumnos. Las actividades y las técnicas de enseñanza bien planeadas ayudarán a sus alumnos a participar en la clase y le capacitarán a usted para guiar en forma efectiva el estudio bíblico.

Una de las razones de muchos de los problemas de la disciplina es el aburrimiento. Si sus alumnos se muestran aburridos, usted debe hacer un esfuerzo supremo para que la hora de estudio sea tan amena como le sea posible, para obtener los cambios deseados en la vida de sus alumnos.

LAS CONDICIONES DE LA SALA DE CLASE

En muchos casos, las condiciones de la sala de clase y la atmósfera que en ella reina, contribuyen a los problemas disciplinarios. Si la sala está demasiado llena de cosas y descuidada, ayuda a crear una atmósfera de desorden. Busque la forma de lograr que la atmósfera de su sala de clase ayude en la enseñanza.

Es muy importante que usted esté presente y en la sala de clase por lo menos diez o quince minutos antes de que comience la lección. Su presencia ayudará a dar el tono adecuado a la hora de estudio. Si los alumnos, especialmente los adolescentes, se quedan solos en la clase durante algún tiempo, tienden a ser bulliciosos, y se le hará difícil a usted crear el ambiente apropiado para la clase.

ALUMNOS CON PROBLEMAS ESPECIALES

Es posible que uno o dos alumnos sean los que continuamente interrumpen y le causan problemas en su clase.

Será necesario que usted determine la causa de este comportamiento. ¿Será posible que el alumno se comporte así porque desea la atención y el cariño que le faltan en su hogar? Si es así, será necesario que usted se tome el tiempo necesario para demostrarle cariño y comprensión, aparte del tiempo de la clase, para que de esta forma él no busque su atención durante la hora de estudio.

Lo peor que puede hacer usted es reaccionar a las cosas que el joven hace. Mire más allá y trate de buscar la causa que ocasiona este comportamiento.

Si el joven carece de autodisciplina, sería de mucho beneficio que hablara con él en forma privada fuera del periodo de clase. Haciéndole ver su comportamiento. Ayúdele a que vea su responsabilidad espiritual hacia las otras personas en la sala de clase, lo mismo que la responsabilidad personal propia. Si en su clase hay algún joven con madurez espiritual, pídale que le ayude sentando un buen ejemplo que el muchacho con problemas pueda emular.

Sería muy beneficioso que le pidiera opiniones a la clase en cuanto a maneras de hacer más significativo el estudio bíblico. Esto ayudará a que sus alumnos desarrollen un sentido de responsabilidad personal en cuanto al éxito de la clase.

Editor


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− cuatro = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>