Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 1979.2 Instituto de Superación Ministerial
formats

Instituto de Superación Ministerial

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 1979.2

(Palabras de H. Ernesto Sandoval G. al recibir de ISUM su título de “Licenciado de Educación Cristiana” el día 9 de febrero de 1979 en la ciudad de Lima, Perú)

 

Muy amados hermanos del cuerpo Docente y Administrativo de ISUM, consiervos y hermanos todos:

Primeramente doy gracias a Dios por haber culminado mis estudios en el Instituto de Superación Ministerial, más conocido como “ISUM.”

Quiero aprovechar también en esta oportunidad para expresar mi profunda gratitud al cuerpo Docente y Administrativo de ISUM, pues reconozco los siguientes hechos evidentes:

1. ISUM es una obra misionera en el campo específico de la educación cristiana ministerial en el nivel superior que ayuda al obrero a desempeñar mejor su trabajo para el Señor. Esto era justamente una urgente necesidad.

2. Es un servicio que implica mucho amor, pues no hay ningún interés material, sino puramente espiritual, pues se busca solo adelantar la obra del Señor.

3. Toda buena obra demanda sacrificios. Los profetas y los apóstoles lo tuvieron. Cristo el Divino Maestro lo tuvo y en un grado máximo: sufrió oposición, incomprensión, desprecio, indiferencia, dureza, envidia, negación y hasta traición y finalmente la muerte. No se puede negar que algún aspecto negativo tiene que haber en el camino difícil del maestro cristiano, que muchas veces puede quebrantar el corazón, pero es seguro que esas lágrimas riegan la delicada semilla del saber.

4. Me he gozado en el precioso ministerio de los maestros, pero también he considerado que ellos han tenido que escalar primero la cumbre de la superación, en otras palabras, han abierto una brecha en el campo del saber para guiar a sus hermanos a superarse en el conocimiento de la Palabra de Dios.

5. El dinero juega un papel importante y este servicio demanda un enorme gasto; pero los resultados no se puede evaluar en dinero, porque son espirituales y eternos. Dios bendiga a todos los que apoyan espiritual y económicamente a este gran esfuerzo de superación ministerial.

6. Entre muchas consideraciones más que podría señalar, puedo mencionar una de ellas. Mientras el maestro ministra en algún lejano país, queda en el hogar la familia. Pienso en el tremendo sacrificio que significa para la esposa y los hijos. Pero pienso también que ellos recibirán su galardón en el día cuando Cristo repartirá las recompensas.

Dios bendiga a todo el cuerpo Docente y Administrativo de ISUM y a todos los hermanos que apoyan este magnífico ministerio de servicio.

 

H. Ernesto Sandoval G.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ dos = 4

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>