Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2011.1 Homenaje en vida al hermano Floyd Woodworth
formats

Homenaje en vida al hermano Floyd Woodworth

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2011.1

Por Judy Bartel de Graner

 

Nos complace mucho rendir homenaje en vida al distinguido editor de la revista CONOZCA, el Hno. Floyd Woodworth.  Celebramos en esta edición las enormes contribuciones a CONOZCA de nuestro amigo, profesor y excelente escritor.  ¿Qué podría yo decir del hermano Floyd?

COMO JEFE

Tenía yo sólo 16 años de edad cuando conocí al que hasta el día de hoy llamo “Tío Floyd”.  Él, la hermana Millie y sus tres hijos, Linda, David y Sandra, recién llegados a Colombia como misioneros,  habían asumido la dirección del naciente Instituto Bíblico Central de las Asambleas de Dios en Bogotá, Colombia.  Como colega misionero de mis padres, en un gesto generoso y gentil, me pidió que trabajara como su secretaria durante los meses de vacaciones que yo pasaba en Bogotá antes de regresar a mis estudios bíblicos en los Estados Unidos. Aprendí de su paciencia, su perfeccionismo, su inteligencia, su don de gentes y su humildad.  Para esa época ya firmaba sus cartas como “el gusano” refiriéndose a la preciosa promesa que el Señor le había dado unos pocos años antes, cuando estuvo encarcelado  en Cuba por su fe en Cristo.  La promesa se encuentra en Isaías 41:13 y 14: ”Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.  No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel  yo soy tu socorro, dice Jehová; el Santo de Israel es tu  Redentor.”

¡Qué jefe tan singular, tan sencillo y comprensivo con quien di mis primeros pasos de aprendiz como una secretaria novata!  Me enseñó a usar la más moderna tecnología de esos días — tal como la máquina de escribir eléctrica con esferas que cambiaban el tipo de fuente; también a picar esténciles,  hacer girar la manija del mimeógrafo y elaborar láminas para el enorme retroproyector.  Aprendí cómo redactar documentos, componer planes de curso, tomar minutas y actas, presidir reuniones de directivas y profesores; en fin, ¡cómo dirigir un instituto bíblico!

 

COMO PROFESOR

A los pocos años, ya como misionera en Colombia, tuve el privilegio de ser pupila del ISUM y el Tío Floyd fue mi primer profesor.  ¡Cómo gozamos su don de enseñanza!  Nos sumergió en el mar del descubrimiento bíblico al estudiar la metodología de “Cómo estudiar la Biblia”.  Nos reímos con los dramas, lloramos de rodillas con los tesoros espirituales que nos compartía y sudamos la gota gorda con las tareas.  Sabíamos que él leería cada palabra y derramaría ríos de tinta roja sobre el papel con sus múltiples correcciones; pero, también nos daría palabras de ánimo para mejorar nuestros intentos literarios. En los ISUM posteriores fue un gran privilegio estudiar con él asignaturas como “Redacción y Composición”  ¡Cuántas riquezas nos regaló!

¡Qué modelo a imitar cuando más adelante tuve el privilegio de seguir sus pasos y también ser profesora del ISUM!  Tanto él, como también el Hermano David Grams, dejaron huella, marcaron la pauta y alzaron la bandera hacia el conocimiento y el fervor.

 

COMO MENTOR

Siempre he admirado la destreza del Tío Floyd para escribir.  Su dedicación lo llevó a ganarse un título de Master of Arts en Literatura Hispanoamericana de USC (University of Southern California).   Sus escritos se han caracterizado por enriquecer, recrear, enseñar y entretener.  Entre las funciones en que desempeñó, está la de  miembro del comité administrativo del SEC.  Como Editor de Materiales Educativos redactó y cotejó el Plan Básico para el SEC, corrigió manuscritos de módulos de estudio, y promovió la publicación de varias obras académicas en español especialmente con Editorial Vida.   Fue un gran honor que en 1994 me pidiera asumir esa responsabilidad como Editora de Materiales Educativos para el SEC.  Acepté con temor y temblor bajo la condición de que él fuese mi mentor.   ¡Cuántas veces me “aproveché de su nobleza” al enviarle documentos que yo había editado pero en donde quería ver qué adicionaría el Maestro!  Fue una tutoría que duró años sin negarse nunca a contestar mis mil preguntas.

Su libro “Hacia el Arte de Escribir”, corto, sencillo, acertado y práctico, fue estudio de rigor para todo escritor en cierne.  Por medio de Talleres de Escritores promovió la composición de tratados de evangelismo, escritos para el contexto latinoamericano.   Con un equipo internacional, erigió mojones que aún hoy en día señalan el camino y conducen al escritor latinoamericano en pro de realizar el sueño de publicar sus propias obras.   Juntamente con mi esposo, Esteban Graner, tuvimos el gran privilegio de viajar con él y celebrar la excelencia latinoamericana en cada taller –ya fuera en países como Méjico, Colombia, República Dominicana, Bolivia u otros.

¡Qué privilegio para mí y para muchos otros en Latinoamérica tenerlo como consejero, instructor, y asesor!

COMO EDITOR

Cuando en 1980 aceptó el puesto como Editor de Materiales Educativos del SEC, también asumió la dirección de la revista CONOZCA, voz oficial del SEC. ¡Cuánto se sacrificó contactando vez tras vez a sus alumnos, colegas, y ejecutivos nacionales para que redactaran y contribuyeran con artículos, ensayos, tratados teológicos, poesías, reseñas y hasta caricaturas!  Fue exigente, insistente pero siempre diplomático.  A veces se demoraba la llegada de los artículos y cada trimestre sufría por cumplir con las fechas topes de entrega a las imprentas.  De él dependía editar, corregir y pulir los artículos que le llegaban y asegurarse de que se formatearan según el requerimiento para su publicación.   Nunca tomaba el crédito por su trabajo de mejorar los artículos, sino que más bien hacía lucir a los autores.  ¡Nos gozábamos tanto al recibir sus cartas de ánimo donde nos hacía saber que un escrito nuestro se publicaría!  ¡Nos sentíamos tan valorados al encontrar un cheque de $25 o $35 dólares como agradecimiento por nuestro esfuerzo!  Lo que no nos imaginábamos era que de las mismas ofrendas que él levantaba en su promoción misionera, sacaba los honorarios para premiar a los escritores y estimularlos a seguir adelante desarrollando ese don.

Al comienzo la revista era sólo para los educadores de Asambleas de Dios.  Los institutos bíblicos recibían los ejemplares y los repartían a sus directivas y profesores.  Durante la “Década de la Cosecha” (los años noventa) CONOZCA se incorporó a la revista AVANCE y su circulación se amplió al pastorado asambleísta de los países de habla hispana en el hemisferio suramericano.  Muchos gozaron de este ministerio.  La ardua y continua labor del Hermano Floyd, elevó la revista a marcar la pauta académica con sus contribuciones andragógicas,  misionológicas, doctrinales y teológicas.  Sirvió como Editor Jefe de la revista CONOZCA hasta el año 2001 cuando le entregó esta labor al destacado Rvdo. Edgardo Muñoz.

¡GRACIAS, HERMANO FLOYD!

El hermano Floyd se ganó la amistad de todos.  Al llegar a algún país como profesor del ISUM, sus amigos competían por un espacio en su agenda, ya fuera para predicar en algún campo lejano, en una  iglesia de la capital o para cenar en casa de sus múltiples amigos.  Su espíritu de compañerismo y solidaridad le ha ganado un nicho permanente en nuestros corazones.  Nos faltan palabras para agradecer su compañerismo, su sencillez, su abnegación y su entrega a la obra que tan cabalmente ha cumplido.  ¡Gracias, hermano Floyd, gracias!  ¡Su vida nos enriquece, nos hace crecer a todos y nos inspira para llegar “Hacia la meta”!

Judy Bartel de Graner


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Comentarios: 7

  1. El Hermano Floyd ha sido de gran bendición, no solo a mi vida, sino a cientos de estudiantes y ministros que tuvimos el gran honor de conocerle y ser sus alumnos. En LABI- La Puente, el hno Floyd y su linda esposa sirvieron con excelencia y gran humildad!!! Les amamos mucho!!

    En Cristo,

    Sergio Navarrete

  2. Pasora Jeannette Vargas Jimenez

    La primera vez que escuche hablar del hermano Floyd fue durante un ISUM o Facultad de Teología que llego a Costa Rica (no preciso bien, tenia poco de convertida)… todos hablaban de el… de su sencillez al decir que su nombre significaba “gusano”… todos querían conocerlo, hablar con el… que ejemplo … que legado de amor al Servicio de la Causa de Jesucristo.. su vida habla mucho mas fuerte que sus palabras… hoy resuenan las palabras bíblicas “al que honra honra… y al que respeto, respeto”… mas que merecido el homenaje a este servidor de Jesucristo… un ejemplo de verdad para todas las personas que nos hemos encontrado personalmente con el o con sus escritos… Para mi es un privilegio dirigir estas pocas palabras a mi hermano… bendiciones se que al llegar al Cielo entonces sabrá el efecto de su trabajo por Causa de la Cruz aquí en la tierra… bendiciones a El y a su estimada familia… En Cristo Jesús,

  3. V. David Jaimes

    Es un honor escribir sobre nuestro amado hermano y profesor Floyd, fui su alumno en varias materias en ISUM, estuvo en mi graduacion en Lima ’88 y me regalo una corbata. Un gran hombre, en su amorosa mirada se podia leer sus consejos. Me animo a que siguiera la maestria para servirle mejor al pueblo de Dios. Llegue a obtener una maestria en divinidades y el estuvo presente en mi graduacion (’97 FTS) en Pasadena. Gran Maestro y gran Amigo, mi familia y yo te amamos.

  4. No hay mejor forma de rendir homenaje a este gran hombre que imitar sus pasos y aplicar sus enseñanzas a nuestra vida..

  5. Henry

    Excelente articulo para este gran hombre que nos ha dejado grandes recuerdos en nuestra vida.Los colombianos todavía no hemos reconocido los aportes extraordinarios de apreciado Hermano Floyd.

  6. Rafael Reyes

    A traves de los años el Instituto Bíblico Hispano del Este a usado algunos de los libros escritos por Floyd Woodworth. No tuve el privilegio de poder conocerlo personalmente pero aprovecho esta oportunidad para honrar a un hombre que fue usado por Dios para edificar a generaciones

    Rafael Reyes
    Superintendente del Distrito Hispano del Este de las A/D

  7. Esteban Pari

    Mi apreciado hermano Floyd, fue una bendición haberle conocido un ejemplo de vida y ministerio, especialmente por su carácter. No olvidaré la bendición que hizo por mi vida al orar y sentir su presencia, en un acto de entrega de certificados después de haber participado de un taller para escitores. Es un legado muy especial que nos ha dejado. Con mucho cariño y parecio le recorderemos siempre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × = 20

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>