Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
Home 2016.2 Aprobado: 2da Timoteo 2:15 y las cartas pastorales
formats

Aprobado: 2da Timoteo 2:15 y las cartas pastorales

Por publicado originalmente en CONOZCA edición 2016.2

Por Rodney Boyd

 

Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.”  —2 Tim. 2:15 (RVR60 [i])

La globalización del libre comercio ha resultado en una inundación mercantil que crea dudas de la autenticidad de marca y de la verdadera calidad del producto.  Por eso, ahora más que nunca, cualquier fabricante reconoce la importancia de asegurar la calidad de sus productos y comunicar lo mismo a sus consumidores.  El famoso sello de aprobación significa que el producto es auténtico y ha logrado los estándares de calidad que esa marca simboliza.

Hace dos mil años atrás, el apóstol Pablo se enfrentaba con problemas similares.  Existían maestros falsos en las diferentes iglesias, tratando de vender productos inferiores.  Hay una corriente muy fuerte en las cartas pastorales, 1ª y 2ª Timoteo y Tito, de la preocupación de Pablos por la situación y sus consejos y advertencias a Timoteo y Tito, los dos destinarios de las tres cartas.  En medio de estos capítulos, se encuentra el versículo 2ª Tim. 2:15 que capta la solución del problema.  Es un versículo que merece un trato y estudio profundo, aún más para los que ocupan los ministerios pastorales.

 

2 Timoteo 2:15

RVR60 | ‎Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

NVI | ‎Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad.

NTV | ‎Esfuérzate para poder presentarte delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no tiene de qué avergonzarse y que explica correctamente la palabra de verdad.

‎‎

 

Esforzarse.  El apóstol Pablo exhorta a Timoteo, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado.”  La frase procura con diligencia conlleva los conceptos de esfuerzo y diligencia con prisa y prioridad [ii] o hacer algo con fervor persistente[iii].  Por eso, dos traducciones contemporáneas, la Nueva Versión Internacional (NVI)[iv] y la Nueva Traducción Viviente (NTV)[v], utilizan correctamente las expresiones “esfuérzate por presentarte” (NVI) y “esfuérzate para poder presentarte” (NTV).  Cada pastor, cada maestro, cada siervo debe motivarse, esforzarse y dedicarse a lograr y cumplir con todos los criterios que tiene Él que nos llama y que nos califica.  Significa que presentarnos a Dios aprobados no es automático, sino requiere que nosotros hagamos nuestra parte, no dejando todo a Dios.

Aprobado por Dios.  La primera y principal fuente de aprobación es de Dios.  Es Él que nos llama a ser pastores y maestros.  Es Él quien establece los criterios y requisitos para ser parte del ministerio.  La palabra aprobado (δοκιμος|dóquimos) tiene el rico sentido de la comprobación.  Significa, “sujetarse a la comprobación para el propósito de recibir aprobación, y cuando la persona o cosa cumple con las especificaciones indicadas, ponerse su aprobación en la persona o cosa.  Un obrero aprobado es uno que está sujeto a comprobarse, y por cumplir con las normas, gana la aprobación del que la comprobó[vi].”

Para Pablo, sujetarse a la comprobación significaba sufrir para Cristo.  Para él, era lo normal y lo consideraba un honor.  Este no es un concepto único de Pablo.  En ambos testamentos hay otros ejemplos de cómo el sufrimiento funciona para purificar (Is. 48:10) y como resultado se glorifica Dios en su pueblo (Zac. 13:9, Mal. 3:2-3), aun en el individuo ya que la “prueba” produce la “obra completa” (Santiago 1:2-4).

Pablo siempre pensaba que él iba a pasar por pruebas por haber sido perseguidor de la iglesia.  Sin embargo, él pensaba que su sufrimiento era resultado de ser fiel como predicador, apóstol y maestro de los gentiles (2ª Tim. 1:10-12).  En dos otras ocasiones Pablo contrasta su decisión de buscar la aprobación de Dios por dedicarse a la predicación del evangelio con el rumbo más fácil de buscar agradar al hombre (2ª Co. 10:18 en el contexto de los capítulos 10-13, Ga. 1:6-10).  Igualmente el siervo de Cristo debe tomar la misma decisión, venga lo que venga, de esforzarse para poder presentarse aprobado por Dios y rechazar la vía fácil de buscar complacer al hombre.

 

Uso correcto de la palabra.  Para Pablo y los demás de esa época, la Palabra de Dios era los escritos del Antiguo Testamento y las palabras de los apóstoles que luego se convertirían en el Nuevo Testamento.  Un tema sobresaliente de Pablo en las cartas pastorales era enfrentar a los que estaban predicando otro evangelio y la importancia de mantenerse fiel en la Palabra de Dios.  A la vez, Pablo preocupaba que Timoteo iba a involucrarse en discusiones inútiles que iban a distraerse de lo importante.

En las cartas pastorales, Pablo les animó continuamente a Timoteo y Tito, sus hijos en la fe (1ª Tim. 1:2, 2ª Tim. 1:2, Tito 1:4), con consejos prácticos a mantenerse fieles en la Palabra y enseñanza de Pablo y en su transmisión.  Además, hay una plenitud de referencias a los que estaban predicando y enseñando otra palabra y de la trampa que podría ser para Timoteo y Tito.  Los siguientes son algunos ejemplos de los consejos y advertencias de Pablo a Timoteo y Tito que tienen que ver con la enseñanza y la sana doctrina:

Consejos…

Advertencias…

1ª Timoteo1:5, “El propósito de mi instrucción es que todos los creyentes sean llenos del amor que brota de un corazón puro, de una conciencia limpia y de una fe sincera”.

 

 

 

 

 

4:6, “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido”.

 

4:11, “Esto manda y enseña”.

 

6:20-21, “Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado…”

 

1:3, “… te rogué… que frenaras a esas personas cuyas enseñanzasson contrarias a la verdad”.1:4, “No dejes que pierdan el tiempo en debates interminables sobre mitos y linajes espirituales. Esto sólo conduce a especulacionessin sentido alguno, que no ayudan a que la gente lleve una vida de fe en Dios”.1:6-7, “Se desviaron de estas cosas y pasan el tiempo en debates sin sentido.  Quieren ser reconocidos como maestrosde la ley de Moisés, pero no tienen ni idea de lo que están diciendo a pesar de que hablan con mucha seguridad”.4:1-2, “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia”.4:7, “Desecha las fábulas profanas y de viejas”. 

 

6:20, “… evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe”.

 

2ª Timoteo1:8, “Así que nunca te avergüences de contarlesa otros acerca de nuestro Señor”.1:13, “Aférrate al modelo de la sana enseñanzaque aprendiste de mí”.1:14, “Mediante el poder del Espíritu Santo, quien vive en nosotros, guarda con sumo cuidado la preciosa verdadque se te confió”.2:2, “Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlasa otros”.2:15, “Esfuérzate para poder presentarte delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no tiene de qué avergonzarse y que explica correctamente la palabra de verdad”.

 

 

 

3:10, “Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, persecuciones, padecimientos…”

3:14, “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido”.

3:16-17, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

4:2, “… prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina”.

 

4:5, “Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio”.

 

 

 

 

 

 

2:14, “Recuérdales estas cosas a todos y ordénales en presencia de Dios que dejen de pelearse por palabras. Esos altercados son inútiles y pueden destruir a los que los oyen”.

2:16-17, “Evita las conversaciones inútiles y necias, que sólo llevan a una conducta cada vez más mundana.  Este tipo de conversaciones se extienden como el cáncer”.

2:23, “Te repito: no te metas en discusiones necias y sin sentido que sólo inician pleitos”.

 

 

3:13, “… mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados”.

 

 

 

 

 

 

 

4:3-4, “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”.

Tito1:9, “Debe tener una fuerte creencia en el mensaje fiel que se le enseñó; entonces podrá animar a otros con la sana enseñanzay demostrar a los que se oponen en qué están equivocados”.1:13-14, “Así que repréndelos con severidad para fortalecerlos en la fe.  Tienen que dejar de prestar atención a mitos judíosy a los mandatos de aquellos que se han apartado de la verdad”.2:1-3, “Tito, en cuanto a ti, fomenta la clase de vida que refleje la sana enseñanza. 2 Enseña a los hombres mayores a ejercitar el control propio, a ser dignos de respeto y a vivir sabiamente. Deben tener una fe sólida y estar llenos de amor y paciencia.  De manera similar, enseñaa las mujeres mayores a vivir de una manera que honre a Dios…”2:6-7, “Del mismo modo, anima a los hombres jóvenes a vivir sabiamente. 7 Y sé tú mismo un ejemplo para ellos al hacer todo tipo de buenas acciones. Que todo lo que hagas refleje la integridad y la seriedad de tu enseñanza”. 1:10, “Pues hay muchos rebeldes que participan en conversaciones inútiles y engañan a otros”.1:11-13, “Hay que callarlos, porque, con su falsa enseñanza, alejan a familias enteras de la verdad, y sólo lo hacen por dinero.  Incluso uno de sus propios hombres, un profeta de Creta, dijo acerca de ellos: «Todos los cretenses son mentirosos, animales crueles y glotones perezosos».  Es la verdad”.

Una base tanto de los consejos como de las advertencias era el énfasis que puso Pablo en el uso correcto de la Palabra y en contraste del mal uso y las distorsiones de la Palabra de los que estaban predicando y enseñando otro evangelio.   La frase “usa bien” es la palabra griega ὀρθοτομεω (orthotomeo), una palabra compuesta de dos, τεμνω (temno), “cortar”, y ὀρθος (orthos), “recto”.  Juntos significa “cortar rectamente”[vii], una aparente referencia a los albañiles (conteros) que cortaron las piedras grandes.  Para el predicador, pastor y maestro, nuestro “corte recto” es el uso correcto de la Palabra.  No debemos, ni es necesario cambiar la palabra para acomodar a la persona.  El buen obrero conocerá la Palabra, la manejará bien, y la compartirá con claridad.  Un obrero así no tiene de qué avergonzarse.

 

Aprobados como maestros.  Aunque la primera y principal fuente de aprobación es de Dios, no es la única.  Sí, sería posible tratar de conducirme solo, o sea solo con Dios.  Yo podría decir, “solamente es Dios que me aprueba”.  Sin embargo, reconocemos el gran valor que tenemos cuando somos parte de una organización.

Estoy muy agradecido a Dios por el énfasis dado por las Asambleas de Dios en la formación y preparación de sus ministros y por el Servicio de Educación Cristiana que coordina este esfuerzo combinado de educación cristiana que sirve desde el nivel iglesia local (escuela bíblica y discipulado) hasta el nivel de maestría (Facultad de Teología).  Tenemos un programa único que está fuerte y sano para preparar y aprobar a los más de 50,000 ministros acreditados de las Asambleas de Dios.

Actualmente, hay 43,000 estudiantes cursando nuestro programa de formación ministerial en más de 1,000 seminarios e institutos bíblicos, extensiones, y centros de estudio.  Contamos con más de 6,000 pastores y líderes que enseñan y preparan esos obreros de la cosecha.    Doy gracias al Señor por la labor de la Asociación Teológica de América Latina que está acreditando a los profesores y los seminarios e institutos bíblicos donde enseñan.  En los últimos dos años más de 500 profesores se ha unido a la ATAL como miembros.  Reconocemos la importancia de sujetarnos, no solamente a Dios, sino también a nuestra organización que nos acredita.

 

Conclusión

Como maestros, nos llama mucho la atención la característica de usar correctamente la Palabra de Dios.  Tenemos la enorme responsabilidad de estudiar, entender y practicar la Palabra.  Maestro, esfuérzate para presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.  Damos gracias al Señor que no estamos solos.  Contamos con la buena influencia de tantos maestros y otros estudiantes que nos inspiran y nos ayudan en el proceso.  Aún más importante es que el Espíritu Santo nos acompaña y nos ayuda a cumplir con lo debido.  El apóstol Pablo en su carta a los filipenses les acordaba en un solo respiro, “Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” (Fi 2:12.13, RVR60).  Sí, nosotros tenemos que hacer lo mejor en ocuparnos de nuestro desarrollo y crecimiento.  ¡Sin embargo, es su Espíritu que obra en nosotros!

Se cuenta de una madre que estaba enseñando a su hijo a tocar el piano.  Para animarlo, lo llevaba a escuchar un concierto de un maestro pianista.  Llegaron al gran salón y buscaron sus asientos.  La madre vio a una amiga en la próxima fila y comenzó a hablar con ella.  Resulta que cuando se bajaban las luces para comenzar el concierto, la madre se dio cuenta que su hijo no estaba en su asiento.  Fue un susto grande, aún más ver a su hijo sentado en la banca del piano.  Él comenzó a tocar la canción de cuna ¿Estrellita dónde estás?  Entró el maestro y puso sus brazos alrededor del niño y le dijo, “sigue tocando.  Te voy a acompañar”.  Y ese niño con la ayuda del maestro llenó el salón de música de maravilla.

Maestro, esfuérzate.  Haz lo mejor.  Pero, no te olvides que no estás solo.  ¡El Señor cambiará tu “mejor” por lo necesario para cumplir con sus propósitos!

‎‎

 



[i] Reina Valera Revisada (1960). (1998). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[ii] Wuest, K. S. (1997). Wuest’s word studies from the Greek New Testament: for the English reader. Grand Rapids: Eerdmans.  (2 Tim. 2:15).

[iii] Knight, G. W. (1992). The Pastoral Epistles: a commentary on the Greek text (p. 411). Grand Rapids, MI; Carlisle, England: W.B. Eerdmans; Paternoster Press.

[iv] International Bible Society. (1979). Nueva Versión Internacional. East Brunswick, NJ: Sociedad Bı́blica Internacional.

[v] Nueva Traducción Viviente. (2009).  Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, Inc.

[vi] Wuest, (2 Tim. 2:15)

[vii] Ibid.

Save

Save

Save

Rodney Boyd


 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 

Una respuesta

  1. Myrism Silva Hodoy

    Gracias amados hermanos su mensaje llego en el momento justo. Quebranto mi corazon tremenda enseñanza. DIOS LOS BENDIGA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


dos × = 8

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>